IBEROSTAR TENERIFE

El Iberostar Tenerife no necesita forzar la máquina para dominar

Los aurinegros, con seis hombres con 10 o más puntos anotados, se imponen que facilidad al Telekom Bonn; Pierre-Antoine Gillet debuta como jugador canarista

El Iberostar Tenerife consiguió su primer triunfo de la temporada en la Basketball Champions League por la vía rápida, imponiéndose por 87-68 al Telekom Bonn, que en ningún momento pudo hacer frente a los aurinegros, excelentes en defensa por momentos, algo erráticos en el rebote defensivo, pero demoledores en ataque. A día de hoy, a los alemanes no les da para ganar al actual Canarias y eso quedó muy claro.

Comenzó mandando en el marcador (9-3) el Iberostar Tenerife gracias a su velocidad a la hora de atacar. McFadden e Iverson asumieron responsabilidades para poner a los suyos con 15-6 en la primera renta importante, llevando ya cuatro puntos cada uno. Dobló muy pronto en el marcador el cuadro local al visitante (22-11) en la mejor muestra de lo que era el duelo.

El técnico alemán pidió tiempo muerto a falta de poco más de un minuto para acabar el cuarto porque el duelo corría peligro de romperse (26-11). Al término de este primer cuarto el Canarias ganaba de 16 puntos (29-13), dando la sensación de que el partido podía decidirse muy pronto.

Sacó la cabeza en el inicio de segundo cuarto el cuadro alemán con un buen parcial de 9-12 para el 38-25, pero el Canarias reaccionó reforzando su defensa para el 44-25, nuevamente máxima diferencia en el partido para los de Txus Vidorreta.

James anotó siete tantos seguidos para Bonn y puso las cosas 46-34 antes de que el público tirara de los suyos pero no pudiendo evitar el (46-36) que enfadaba a Vidorreta. El mimo era producto de un parcial 2-11 que volvía a meter a los visitantes en el encuentro.
Al descanso, el Telekom Bonn había cogido 12 rebotes en ataque y era por ahí por donde los alemanes podían meter el miedo en el cuerpo a su oponente.

Volvió el Canarias con una marcha más del vestuario. La pareja McFadden-Iverson funcionó a la perfección, con el pívot siendo protagonista para el 59-43 forzando al banquillo alem-án a pedir un tiempo a falta seis minutos para el final del cuarto. Del 55-43, gracias a un parcial de 7-0, se pasó 62-43 que parecía ser definitivo. La sentencia llegó en el 71-47, con 24 puntos a favor de los aurinegros que llegaban, a falta de un cuarto, con 71-50 en el electrónico.

Los últimos diez minutos tuvieron poca historia, con ambos equipos queriendo que el compromiso acabara lo antes posible y con diferencias medias de 20 puntos a favor de los locales. Con Vidorreta rotando su banquillo, los aurinegros consiguen su primer triunfo de la temporada en Champions (87-68) preparando ya el duelo con el Delteco GBC del próximo domingo, otra plaza que puede ser buena para este Iberostar Tenerife.