SUCESOS

‘Chicharro Style’, el último caído en la “batalla” del vandalismo en Santa Cruz

Las esculturas que se instalaron en la avenida de Anaga fueron ‘Sueño de arco iris’, de Raiber González Hechevarría; ‘Chicharrito reflejo’, de Liseth Rodríguez Figuera; y ‘Chicharro style’, de Pablo Falcón Muñoz.  Estas dos últimas han sido víctimas del vandalismo

Chicharrito style. / DA

Ocurrió la noche del 24 de diciembre. Relata a DIARIO DE AVISOS el concejal de Cultura del Ayuntamiento de Santa Cruz, José Carlos Acha, que “unos desaprensivos que confunden ‘diversión’ con ‘falta de civismo’ se cargaron el Chicharro Style, del artista Pablo Falcón Muñoz”, aquel que lleva tatuado en sus escamas los elementos más representativas del paisaje capitalino. Es la segunda escultura de esa serie que sufre las consecuencias del vandalismo. Antes fue Chicharrito reflejo, el de los espejos, el que secuestraron por unos días el pasado mes de octubre y abandonaron con una carta en la que pedían perdón.

Un “regalo” de Navidad que ha indignado a muchos isleños, entre ellos, al concejal: “Estas esculturas son de todos, junto a ellas podemos retratar a una generación tras otra, verla en el suelo es lamentable. En este caso, alguno que se creyó ‘divertido’ la cogió con el chicharro”, apunta.

La obra de arte, que se inauguraba a principios de febrero, no llegó a cumplir un año antes de que la arrancaran del tubo de hierro que la sostiene y, en el trajín, se rompiera parte de su morro. “Ahora tendremos que restaurarla y pedirle el favor al artista para que reconstruya lo dañado”.

El vandalismo en las esculturas de la ciudad se ha convertido en un hecho cotidiano. “No podemos poner un policía para cada una, a las que atacan con grafitis y hasta ácido, como fue el caso del busto del General O’Donnell del Parque García Sanabria”, señala Acha.  “Son obras de arte que embellecen la ciudad y es una pena verlas de aquella manera”, concluye.

Chicharrito style. / DA

‘Sueño de arco iris’, el único chicharrito que no ha sufrido el vandalismo

Las esculturas que se instalaron en la avenida de Anaga fueron ‘Sueño de arco iris’, de Raiber González Hechevarría; ‘Chicharrito reflejo’, de Liseth Rodríguez Figuera; y ‘Chicharro style’, de Pablo Falcón Muñoz.  Estas dos últimas han sido víctimas del vandalismo, mientras que la de Raiber se mantiene en pie como el primer día.

Las partidas presupuestarias para la reforma y mantenimiento de esculturas en la capital se aproxima a los 50.000 euros, tal y como apunta José Carlos Acha.  Una importante cifra que se podría ahorrar la capital si algunos de sus vecinos, protagonistas de estos hechos lamentables, tomaran un poco de conciencia.

Las esculturas finalistas del certamen ‘Chicharritos’ ya adornan la avenida de Anaga