Educación

Hacienda reclama 2.172,3 euros por alumno del Hispano Inglés

La Agencia Tributaria considera que las aportaciones realizadas a una fundación vinculada al colegio santacrucero no son deducibles en el IRPF y exigirá el reintegro de lo ahorrado

Sede de la Agencia Tributaria (AEAT) en Santa Cruz de Tenerife. DA
Sede de la Agencia Tributaria (AEAT) en Santa Cruz de Tenerife. DA

Los padres y madres de alumnos del Colegio Hispano Inglés de la capital tinerfeña continúan su vía crucis particular por las reclamaciones económicas de la Agencia Tributaria (AT) a cuenta de las deducciones realizadas en su declaración de la renta de 2013 en relación con lo que pagaron a la Fundación Canaria Educación y Enseñanza (Fundeca), vinculada al propio centro. Hacienda también está inspeccionando los años tributarios siguientes.

Cada una de las familias del Colegio, tendrá que abonar, por tanto, 434,46 euros solo por el año 2013, cantidad que habría que multiplicar por cinco, porque son los años que está investigando la AT, con lo cual la cifra alcanzaría los 2.172,3 euros por alumno. Los padres consultados por DIARIO DE AVISOS dicen que el Colegio se ha comprometido a asumir parte de esta sanción, en torno a 120 euros, pero algunos no han recibido en sus cuentas dicho abono.

La AT llevó a cabo una inspección al centro y a la Fundación referente a las cuentas de 2013, llegando a la conclusión de que las aportaciones realizadas por parte de los padres a Fundeca se hacían a cambio “de una contraprestación consistente en la mejora de de la calidad educativa que reciben los alumnos” y que la propia Fundación no realizaba “actividades consideradas de interés general”. Por lo que la Agencia estimaba que las familias que estuvieran realizando dichas donaciones remuneratorias a la citada fundación, no tenían derecho a deducirse el 10% de las mismas.

En el comunicado emitido por Fundeca el pasado 30 de julio, cuando ya los padres comenzaron a recibir las notificaciones de la Agencia Tributaria (AT), se informó a las familias de que “para la resolución de estas alegaciones se abre un plazo de tiempo que, según nos indican, durará algunos meses/años (no se espera de inmediato), confiando pueda ser favorable y revertir esta situación cuestionada”. Además, se insistía en que “la AT no cuestiona la constitución ni los fines educativos de la Fundación”; que “sus fines esenciales son educativos y se han realizado”, y que “se ha inspeccionado las cuentas del colegio con resultado satisfactorio”, algo que choca con la tesis defendida por Hacienda. Es tal el grado de desesperación de muchos de los padres de este centro que algunos han acudido ya a las oficinas del Diputado del Común, Rafael Yanes, para darle a conocer el caso.

El centro asegura que ha recurrido al Tribunal Económico Administrativo

El abogado del Colegio Hispano Inglés, Miguel Cabrera Pérez-Camacho, aseguró ayer a DIARIO DE AVISOS que “hemos recurrido todos estos apercibimientos a los padres del centro educativo al Tribunal Económico Administrativo Regional de Canarias”. Según Pérez Camacho, “Hacienda debería establecer un criterio uniforme” porque “si a los colegios concertados de toda España se les impide recibir este tipo de donaciones remuneratorias por prestar esos servicios, los colegios concertados desaparecerían”. Tal y como defiende la tesis del letrado del citado centro educativo y es el sentido de las alegaciones presentadas, “este tipo de donaciones remuneratorias, al ser voluntarias, siguen siendo donaciones, aunque sea por servicios adicionales”.

Lo que, de momento, ha trascendido es la inspección de la Agencia Tributaria del año 2013, quedando por analizar, los años 2014, 2015, 2016, 2017 y 2018, en el que como supuso Pérez Camacho, “el criterio debe ser el mismo”.