GASTRONOMÍA

La muestra Madrid Fusión se clausura con un éxito de participación de público

Durante tres días, la capital de España se ha convertido en el foco mundial de la gastronomía, que busca también gestionar mejor los plásticos y reducir la huella de carbono

Cocineros de Tenerife elaboran tapas que fueron degustadas por el público asistente a la muestra. J. L. C.

Madrid Fusión 2019, la décimo séptima edición de la muestra gastronómica, cerró sus puertas ayer con éxito de participación de público, aunque todavía no se han dado las cifras, teniendo en cuenta las colas que se formaron para acceder al auditorio, especialmente con las ponencias de chefs como Ferran Adrià, Ángel León o Joan Roca, o cuando en la sala polivalente se restringía el acceso debido a la gran cantidad de visitantes. Salvando estos aspectos, la muestra gastronómica se ha comprometido este año de manera muy especial no solo con la alta cocina, sino también con causas que nos preocupan a todos: la marea de plástico, la huella de carbono o la gestión de los desperdicios… marcando las principales ponencias protagonizadas por Ferran Adrià, Joan Roca o Ángel León, según señaló José Carlos Capel, presidente de Madrid Fusión

Prueba del compromiso de Madrid con la gastronomía, en palabras de la alcaldesa, Manuela Carmena, es que la ciudad persigue alcanzar un objetivo difícil, que no es otra cosa que crear la gran biblioteca de la gastronomía. La capital será la primera del mundo en contar con una biblioteca específica dedicada lo culinario y lo gastronómico. “Un proyecto que llegará y para el que ya está decidida cuál será la sede”, señaló la regidora.

Hay que recordar que en esta edición de Madrid Fusión han participado más de 100 cocineros y se han realizado más de 60 demostraciones técnicas, con 21 talleres formativos y 15 iniciativas diferentes, entre concursos, subastas y premios.

Tenerife ha tenido una presencia muy activa en estas jornadas gastronómicas, con dos estands, uno de ellos integrado en los de Saborea España, en los que se dieron a conocer los productos de la Isla y se degustaron diferentes elaboraciones, como panceta de cochino negro, crema de batata y crujiente de su propia piel y ajoblanco de aguacate con tartar de bonito y pan de sangacho. Ayer la jornada estuvo dedicada a la promoción de los vinos de Tenerife.

Los cocineros asistentes a la cita fueron Samuel Hernández (Restaurante El Lagarto), Isidro Álvarez (San Diego), Jesús Marrero (El Ancla), Diana Marcelino (Hotel Salamanca), Niki Pavanelli (Restaurante Il Bocconcino de Olivia) y Pablo Pastor, presidente de la Asociación de Cocineros y Reposteros de Canarias (Acyre).

El municipio de Arona estuvo presente en la feria también promocionando al chef Diego Schattenhofer, del restaurante 1973 Taste, ubicado en el hotel Europe Villa Cortés. Schattenhofer desgranó en su ponencia las tres líneas de trabajo del restaurante: la exploración de las remotas cocinas guanches y, más tarde, de su cruce con los conquistadores, junto con la reivindicación del producto de proximidad de Arona, todo desde la creación contemporánea y con el apoyo de historiadores, antropólogos y artesanos; la gestión de la creatividad y la dinámica de trabajo en un equipo de alta cocina de vanguardia a través de la psicología, para lo que contó con el psicólogo de su equipo, Rayco Suárez, y su innovador e inédito trabajo, junto al doctor Lucas Iacampo (neurólogo) y la Universidad de La Laguna, sobre las rutas cerebrales del sabor, con el objetivo final de recrear en el comedor experiencias gastronómicas y sensoriales personalizadas. Este restaurante ya se encuentra abierto al público, y la degustación de sus platos es la mejor manera de conocer este proyecto. Por otro lado, Daniel Mesa, del hotel Bitácora de Spring Hoteles, en Arona, no logró ayer imponerse en el IV Concurso de Recetas con Crema de Queso La Casota, con un plato cuyo otro ingrediente fue el atún.

El chef Niki Pavanelli, del Restaurante Il Bocconcino di Olivia, situado en el Royal Hideaway Corales Resort, en el municipio de Adeje, participó en el II Concurso Tapas Negrini de Madrid Fusión 2019. El chef ha llevado a la final la tapa Culurgione Fusión 2019, compuesta por un ravioli con un cierre particular, relleno de stracciatella de burrata y mortadela con trufa y pistacho.