ASOCIACIÓN CULTURAL PINOLERE - Desde la Tronera

Recuperación, defensa y reconocimiento de antiguos hidrotopónimos de Gran Canaria (y II)

En el libro Presa de Soria. Una historia de proyectos, informes y notas informativas. Gran Canaria 1935-1972 recuperamos el topónimo Cruz de Soria

Montañeta del Sifón. Archivo: Jaime J. González Gonzálvez
Montañeta del Sifón. Archivo: Jaime J. González Gonzálvez

Por Jaime J. González Gonzálvez*

En el libro Presa de Soria. Una historia de proyectos, informes y notas informativas. Gran Canaria 1935-1972 recuperamos el topónimo Cruz de Soria. Este nombre, de gran importancia simbólica, fue recogido por el geólogo de presas Jacques Bourcart en su informe sobre la cerrada de la Presa de Soria tras visitar el lugar en septiembre de 1933 en compañía del técnico, el naturalista y el historiador de la Grande Canarie Simón Benítez Padilla.

En algunos de los artículos de expresión personal sobre la Presa de Chira que fueron publicados en iAgua.es entre los años 2015-2017, recopilados posteriormente en el volumen Presa de Chira expresión personal [2017], recuperamos el morfotopónimo Peñones, donde el agua permanece bajo la riqueza caótica y erecta de sus formas. Ante el espectáculo inmediato de los Peñones no cabe otra actitud que la admiración. Este amontonamiento de colosos pétreos en el cauce enigmático del Barranco de Chira [con una ranura longitudinal profunda y estrecha entre los Peñones y el muro de presa] ha tenido siempre una finalidad hidráulica. Dicho de otro modo: Peñones también es un hidrotopónimo.

Es sabido que el Cortijo de Samsó no es un paisaje natural carente de alteraciones humanas, sino una extraordinaria colección de alteraciones antrópicas cuya contemplación mejora la belleza del paisaje. Incluso los depósitos de escombros y las canteras tienen expresión. Resulta extraño que los historiadores académicos de don José Samsó Henríquez (1890–1965) y la Agricultura Canaria no incluyan en sus trabajos de investigación nada sobre la influencia y el espectáculo de las obras hidráulicas creadas por Samsó en lo alto de Tamadaba entre 1939 y 1954 para regar el norte de la Gran Canaria. Cuando el Cortijo de Samsó es una explotación hidráulica de conjunto que se mantiene en forma desde 1942. En el libro Siete presas, nueve estanques y una tubería Cortijo de Samsó-Tamadaba. Gran Canaria 1907-2009 se recuperaron muchos hidrotopónimos, aunque hoy sólo registramos el nombre Barranquillo de las Presas.

Fuera de todo proyecto firmado por los ingenieros ejecutó don José Samsó dos pequeñas presas de embalse en el barranco principal del Cortijo: las presas de Las Lajas y La Laguna. La finalidad de estas dos obras hidráulicas, cuya construcción es anterior a la ejecución con proyecto de las presas de Los Rajones [1942] y Tamadaba [1954], es un hecho, de ahí que un pequeño tramo del Barranco de las Lajas se conociera como Barranquillo de las Presas. He aquí, pues, lo dibujado en 1942.

En el libro Construcción, recrecido e incidente de la Presa de Martinón [San Lorenzo] Gran Canaria 1902-1988 recuperamos el primer nombre de la Presa de Juan León y Castillo: la Presa de San Lorenzo. El muro primitivo de San Lorenzo permanece en el espacio y tiempo de la Gran Canaria, junto al muro recrecido ejecutado posteriormente entre 1965-1972 y su embalse con escombros desde principios de la década de 1990 [siglo XX]. Esta presa es un medio de expresión de lo que puede suceder en cualquier momento: la Naturaleza sale a la superficie.

Por último, existen muchos hidrotopónimos que no fueron recuperados en el estudio toponímico de Gran Canaria [1990], como p.e., Barranco de la Caldera [cauce aguas abajo de la Presa de Cuevas Blancas hasta la Caldera de los Marteles]; Presa de Juan del Río Amor [variante de la Presa de Salvia India]; Canal La Lumbre, El Chalet [de la Presa de Chira]; Pozo Piletas; Tubería de Fermín Monzón; Mina La Federica; Estanque de Sintes; Presa de los González [variante Presa de los Caiderillos]; Tubería Maspalomas [Comunidad Adeje]; Estanque El Maipez, etc. Muchos nombres con historia. Los topónimos de la antigua agricultura de Gran Canaria afirman los notorios valores históricos que tienen nuestras viejas obras hidráulicas.

*GEÓGRAFO