educaciÓn

César Bona pide “compromiso” para luchar contra el acoso escolar en las aulas palmeras

El experto en cómo combatir el 'bullying', comparte con más de 1.000 alumnos palmeros, sus padres, madres y profesores, las claves para no ser cómplice de los que humillan, agreden o aíslan
En el experto en la lucha contra el acoso, César Bona, en uno de los momentos de su charla a más de 1.000 alumnos palmeros. | DA

César Bona es un maestro comprometido con un cambio de actitud de todos los alumnos que, como espectadores o como acosadores, de forma colectiva o individual, son cómplices o autores de los miles de casos de acoso escolar que asolan las aulas donde, todos los días, reciben educación los hijos de familias que ignoran qué papel juegan sus hijos en hechos que condicionan la vida de otras personas y justo en edades claves para su desarrollo emocional. A sus 47 años, Bona decidió tres años atrás abandonar las aulas del instituto de educación secundaria en el que daba clase para dar un paso al frente y decir no al acoso. Tiene la virtud de empatizar y conectar con el complejo mundo emocional de los adolescentes, del peligro que corren por la falta del pensamiento crítico, única herramienta para tomar parte en las situaciones donde se produce el acoso, el aislamiento, la humillación o la agresión a sus compañeros.

Alumnos de secundaria de varios centros de Santa Cruz de La Palma y de Mazo. | DA

En los primeros instantes, frente a un público de 1.200 personas en el Pabellón Roberto Estrello de Santa Cruz de La Palma, de los que la mayoría eran alumnos de entre 12 y 16 años, y bajo un ensordecedor ruido de fondo, los adultos se preguntan cómo logrará hacerse oir. Lo hace. Dice Bona de si mismo que “tuve una madurez tardía” lo que le lleva a empatizar con los asistentes porque su lenguaje corporal y verbal, le acerca a ellos inevitablemente. Se sienten protagonistas los acosados, pero también sus acosadores, todos ellos entre el público adolescente de varios institutos de Santa Cruz de La Palma, de Mazo y de otros municipios de la comarca. Porque lo cierto es que por cada grupo de 10 alumnos, también entre los alumnos palmeros, dos están siendo acosados. El alcalde de Santa Cruz de La Palma, Sergio Matos, pedagogo de profesión y conocedor de la expectación en torno al trabajo de Bona, les dice a los chicos momentos antes de que tome la palabra César que “hay muchos César Bona, están a vuestro lado”. Se refiere a los profesores, a los maestros que todos a diario luchan para conseguir la atención de los alumnos en medio de clases llenas de testosterona y estrógenos, los maestros que a ratos no pueden evitar la impotencia y pese a todo siguen en la lucha por educar, por transmitir conocimientos y valores, por llegar a los pequeños seres humanos que pueden ser héroes o verdugos, simples espectadores o valientes que dan un paso al frente por lograr un cambio. César Bona ayudó a educar al hijo de su ex pareja durante seis años, pero asegura que no hace falta tener hijos para meterse de cabeza en la lucha contra el acoso escolar. Solo hace falta ser parte de la sociedad para promover una actitud frente al acoso, bien desde el escenario y frente a cientos de alumnos, o desde cualquier ámbito y a cualquier edad. Se confiesa tímido pero nadie lo diría.

Los casi 1.000 alumnos, padres y madres y profesores que ayer tuvieron la oportunidad de escuchar a César Bona, tienen ahora la ocasión de promover una lucha silenciosa o activa, desde casa y desde las aulas, en las cafeterías de los institutos palmeros o desde las canchas y en los recreos, contra el acoso escolar.

TE PUEDE INTERESAR