Barlovento

Gallegos, una atalaya para la contemplación de la costa norte

El proyecto del mirador volado sobre el porís de este pago de Barlovento ya está aprobado y cuenta con un centro de interpretación de la historia del barrio y un restaurante

Gallegos se convertirá en una atalaya desde la que contemplar el paisaje imponente de la costa del norte de La Palma, con la creación de un mirador volado sobre el antiguo porís de este singular barrio de Barlovento, en el que se realizará una de las inversiones turísticas más potentes de los próximos años.

Se trata de un proyecto en el que el alcalde de Barlovento, Jacob Qadri, tiene mucha confianza porque defiende que permitirá favorecer no solo el crecimiento de este núcleo del norte de La Palma, sino al conjunto del municipio. “Ponemos en valor un espacio de una gran riqueza natural, patrimonial y paisajística, que es muy desconocido incluso para muchos palmeros”, recalcó. Además destaca que se trata de un punto por el que pasa el sendero más transitado de La Palma.

Qadri asegura que la realización de este proyecto permitirá dinamizar la economía de la zona y generar empleo, además de tratarse de una iniciativa que va a ser sostenible desde el punto de vista de la gestión. La realización de este tipo de iniciativas es una de las posibilidades de conseguir atraer población no solo a este municipio, sino al conjunto del norte de La Palma, que es la comarca que más castigada se ha visto por el despoblamiento.

La obra, que ha sido diseñada por Tomaso Hernández y desarrollada por la arquitecta María del Carmen Alemañ, dispone de dos módulos con distinta orientación y, en medio, sale la plataforma volada sobre el acantilado, a una altura que ronda los 300 metros, desde la que contemplar el paisaje acantilado de la costa norte de La Palma, que se convertirá en un gran atractivo para los visitantes. La lanzadera está proyectada para que tenga un largo de unos ocho metros.

El mirador dispondrá de un centro de visitantes, en el que se recopilará la historia del pago de Gallegos, y una cafetería-restaurante, además de una pequeña tienda. Tomaso Hernández destaca que el diseño está “perfectamente integrado en el entorno” dado que aprovecha los bancales que existen en la zona para su configuración.

Tomaso Hernández destacó que comenzó a trabajar en el diseño de este mirador en el año 2013, motivado por la naturaleza y el paisaje que rodea a este barrio de Barlovento. En su trayectoria profesional, el diseñador palmero ha realizado intervenciones en el paisaje de notable interés, como la ejecutada en el acceso a la Fuente Santa. También ha sido autor del nuevo mirador que se va a ejecutar en el extremo sur de la avenida de Bajamar, de Breña Alta.

El proyecto para Barlovento incluye además la remodelación integral de la plaza principal del barrio de Gallegos, La Fuente, de donde saldría el sendero para llegar al mirador volado de la costa, en el que también se habilitará un espacio para aparcamientos.

La previsión del alcalde es que las obras puedan comenzar el próximo año, teniendo en cuenta que ya tienen aprobado el proyecto y están ultimando la compra de los terrenos donde irá emplazado el centro de visitantes. La inversión del Fdcan para este proyecto ronda los 2,5 millones de euros, si bien tienen el compromiso del Cabildo de una aportación de medio millón más.