Tenerife

La TF-1, a la altura de Guaza, ya supera la capacidad límite de tráfico

Un estudio del Cabildo sobre la movilidad en el Sur establece que para reducir a menos de 1.000 coches por carril y hora hay que trasvasar el 25% de los viajes privados al transporte público

Atasco, ayer, en la autopista del Sur a la altura de Adeje. DA

El informe encargado por el Cabildo sobre la situación y perspectivas del transporte en el Sur, que servirá de base para el futuro Pacto por la Movilidad en la Isla, establece como capacidad máxima entre 1.600 y 1.800 el número de vehículos por hora y carril en la TF-1.

Esta cantidad límite ya empieza a superarse a la altura del kilómetro 68 de la autopista, en Guaza, donde la estación medidora del Cabildo ha contabilizado más de 7.200 vehículos en una hora en los cuatro carriles, una cifra que convierte este punto en una de las zonas de mayor densidad de tráfico del país.

Tal como informó ayer este periódico, la circulación en este tramo alcanza una media de 90.000 unidades diarias, si bien se han producido picos de hasta 103.000. Solo en el último año el crecimiento del volumen de tráfico en esa zona rondó el 10%.

El estudio del Cabildo indica que conseguir una intensidad inferior de 1.000 coches por hora y carril supondría reducir el volumen en más de una tercera parte (el 35%). Además, constata que siete de cada diez viajes en el tramo de autopista entre Granadilla y Adeje se realizan en vehículo privado. En función de estas cifras, el estudio establece que “habría que trasvasar el 25% del total de viajes en vehículo privado al transporte público”. Esta medida, a juicio de los técnicos, reduciría hasta el 45% la cuota del transporte privado.

“No es un objetivo fácil de alcanzar a corto y medio plazo, por lo que actuaciones de mejora de la capacidad de la TF-1 se tornan como irrenunciables. Es obvia la preocupación por el estado de la autopista, pero ni la causa única del problema es la TF-1 ni tampoco es la única solución. Insistir en la satisfacción de la oferta de transporte a base de construir infraestructura para el vehículo privado es un modelo peligroso y sin sostenibilidad futura”, sostiene el informe en sus líneas estratégicas de actuación.

El análisis dibuja una tendencia marcada por un crecimiento “notable” de la oferta turística, especialmente en Guía de Isora y la entrada en funcionamiento del puerto de Granadilla, su zona logística, y las futuras instalaciones portuarias de Fonsalía, lo que generará una mayor actividad comercial y puestos de trabajo localizados en estas zonas, además de un importante salto en el flujo de mercancías en el corredor insular. A estos factores se añade el crecimiento de población y su reflejo en los desplazamientos.

Por último, el informe señala que “empieza a agilizarse” la inversión en nuevas infraestructuras después de la crisis económica, y respecto a la planificación del sistema de transportes señala que este apuesta por la “pacificación de los cascos de las zonas turísticas y por el fortalecimiento de la red de transporte público, pero sin intervenir en restricciones sobre la movilidad en vehículo privado”.