ACTUALIDAD

Las papeletas al Parlamento serán de color amarillo y sepia, en dos urnas

El Consejo de Gobierno de Canarias aprueba el decreto del presidente por el que se fijan las condiciones de las elecciones autonómicas del 26 de mayo, para ajustar la normativa a lo dispuesto en el Estatuto

Fernando Clavijo preside la sesión semanal del Consejo de Gobierno de Canarias. DA

Confirmado: habrá dos urnas en las elecciones al Parlamento de Canarias. Las papeletas serán de color amarillo (lista regional, común) y sepia (para cada una de las siete circunscripciones insulares). El presidente del Gobierno regional, Fernando Clavijo, ha firmado el decreto que actualiza el que regulaba desde 2011 las condiciones de los locales, urnas, papeletas, sobres y demás elementos materiales de esta convocatoria, que el 26 de mayo coincidirán con las locales (ayuntamientos y cabildos) y a la Eurocámara. Se trata del Pantone 475 C y del amarillo Pantone 7406 C, explicó ayer la portavoz, Rosa Dávila, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno. El Ejecutivo ha solicitado de forma urgente el dictamen del Consejo Consultivo para su emisión en el plazo de cinco días. En consecuencia, cada mesa electoral dispondrá de una urna por circunscripción, claramente identificada y debidamente precintada.

Las papeletas deberán estar impresas por una sola cara con las indicaciones que ordena la Ley 7/2003, de 20 de marzo, de elecciones al Parlamento de Canarias. Los sobres de votación serán confeccionados por circunscripción electoral en el mismo color que las correspondientes papeletas con las características, dimensiones y condiciones de impresión que se establecen en el propio decreto. Todo ello, debido a la reciente aprobación y entrada en vigor de la Ley Orgánica 1/2018, de 5 de noviembre, de reforma del Estatuto de Autonomía de Canarias, que ha supuesto la creación de una lista regional y elevar la actual cifra de 60 a 70 diputados. Hasta 61 escaños se distribuirán entre las circunscripciones insulares: 3 por El Hierro; 8 por Fuerteventura; 15 por Gran Canaria; 4 por La Gomera; 8 por Lanzarote; 8 por La Palma, y 15 por Tenerife. Los restantes 9 se asignarán a la circunscripción autonómica. Inicialmente, los seis grupos parlamentarios cerraron en diciembre un preacuerdo que recogía que los electores dispondrán de dos papeletas de diferentes colores para la circunscripción regional e insular, que se depositarán en la misma urna. Ahondaba en la idea de “simplificar las cosas para los votantes”, después de que el Consejo Consultivo ratificara que el nuevo sistema se debía aplicar en mayo de este año. Los grupos pactaron igualmente que no tomarían ninguna medida legislativa y que el modelo quedase reflejado en el decreto de convocatoria de las elecciones, que compete al presidente. La confusión fue a más, hasta este desenlace.

La disposición transitoria primera del Estatuto vigente desde el 6 de noviembre de 2018 determina que, “hasta tanto no se apruebe la ley electoral prevista en el artículo 39, se fija en 70 el número de diputados y diputadas del Parlamento de Canarias”. De esos, 61 se distribuirán entre las circunscripciones insulares y los otros 9 se asignarán a la circunscripción autonómica. “A efectos de la elección en las circunscripciones insulares, solo serán tenidas en cuenta aquellas listas de partido o coalición que hubieran obtenido, al menos, el 15% de los votos válidos de su respectiva circunscripción insular, o, sumando los de todas las circunscripciones insulares, hubieran obtenido, al menos, el 4% de los votos válidos emitidos en la totalidad de la comunidad autónoma”. En lo que respecta a la circunscripción autonómica, “solo serán tenidas en cuenta aquellas listas de partido o coalición que hubieran obtenido, al menos, el 4 por 100 de los votos válidos emitidos en la totalidad de la comunidad autónoma”. El Parlamento “elaborará, en un plazo no superior a tres años, la ley a que se refiere el artículo 39.2 del Estatuto”.

Gasto

El Consejo de Gobierno aprobó el 11 de febrero el gasto de más de 2 millones de euros para contratar el servicio de escrutinio provisional y la difusión de la información, además de otros complementarios. El mes anterior había aumentado en 1.279.368,40 euros la cantidad específica para la contratación del escrutinio del proceso electoral. Este concepto se incrementa hasta los 2,1 millones desde la cifra de 2015, de 845.000 euros, de lo que se desprende una partida global de 3.362.878,4 euros.