alto voltaje

El Carnaval vuelve a ser una vez más el mejor escaparate de la crítica social y política

La crítica social e irreverente es una de las características consustanciales del Carnaval

La crítica social e irreverente es una de las características consustanciales del Carnaval, una fiesta en la que el pueblo toma la palabra y, a la vez que se divierte, canta las cuarenta a los gobernantes apoltronados. El Carnaval de Santa Cruz ya echó el telón, pero este fin de semana le tocó el turno a otras zonas de la Isla.

En el Coso de la Piñata Chica norteña se llevó los mayores aplausos un grupo disfrazado de agentes antiplagas con un cartel que decía: “Entre las termitas y los malos políticos, están acabando con Tacoronte”. Mientras tanto, en el Concurso Regional de Murgas de Candelaria la sanidad fue el tema central de las críticas murgueras.

TE PUEDE INTERESAR