SOCIEDAD

“Icor y una decena de caseríos se mueren y no lo vamos a permitir”

Los vecinos de las medianías entre Arico Viejo y Fasnia están dispuestos a mantener las movilizaciones el tiempo que haga falta para exigir “soluciones y no promesas”

El caserío de Icor fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) por el Gobierno de Canarias en 2005.
El caserío de Icor fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) por el Gobierno de Canarias en 2005. / DA

Están cansados de que sus quejas no encuentren eco en las administraciones públicas. Los vecinos de Icor (Arico), caserío declarado en 2005 Bien de Interés Cultural (BIC) con categoría de Conjunto Histórico, situado al borde de la carretera general del Sur, y de una decena de núcleos de las medianías entre Arico Viejo y Fasnia, exigen a los políticos “menos promesas y más soluciones” frente a lo que consideran un “abandono histórico”. El caso más llamativo es el del pequeño conjunto formado por una docena de casas de piedra y teja con varios siglos a sus espaldas. “Icor y una decena de caseríos se mueren, y no lo vamos a permitir”, advierten.

Los vecinos llevan más de dos decenios oyendo cómo se anuncian planes para recuperar estos caseríos, dotarlos de unas mínimas condiciones de habitabilidad, acondicionar algunas viviendas como ecomuseo y hasta adaptar cuevas del barranco para recrear el pasado aborigen. Pero pasan los años y el vecindario denuncia que el conjunto histórico se muere sin que nadie lo remedie.

Tal como informó la semana pasada DIARIO DE AVISOS, la Asociación de Vecinos Icor acordó en su última reunión comenzar una campaña de movilizaciones para llamar la atención frente al “desamparo” que sufren estas zonas, que en la mayoría de casos constituyen un referente de la arquitectura tradicional canaria. Desde hace unos días se ven pancartas colgadas en balcones, ventanas y en la carretera con mensajes como “Nuestros políticos se olvidaron”, “Icor quiere vivir” y “Más soluciones y menos promesas”, acompañadas de crespones negros para reflejar que “estamos de luto ante tanta dejadez y desprecio institucional”.

Las demandas “inaplazables” de la Asociación de Vecinos Icor, que cuenta con el respaldo de los representantes vecinales de Teguedite, pasan por exigir una mejora del firme de las calles y sobre todo de la carretera que conecta Las Eras con Icor (principal vía de comunicación con la autopista de los núcleos habitados de la zona), acometer el acceso de Fuente Nueva, retirar vegetación y limpiar el entorno, instalar alumbrado público y trasladar el suministro eléctrico a las casas que todavía no disponen de este recurso, habilitar una zona de recogida selectiva de residuos y dotar a estos pagos de más vigilancia policial después de varios robos registrados en viviendas y fincas.

Plan especial de protección

En el caso concreto del caserío de Icor, desde el Ayuntamiento de Arico se recuerda que el equipo redactor, contratado en colaboración con el Cabildo y formado por arquitectos, historiadores, topógrafos, antropólogos, arqueólogos, geógrafos y titulados en derecho, ya ha elaborado el Plan Especial de Protección del Conjunto Histórico, el cual está en la fase de aprobación inicial.

El Consistorio informa en su página web de que “el objetivo del documento es catalogar las edificaciones, los elementos etnográficos y de interés del caserío, así como definir cómo debe conservarse el conjunto, puesto que uno de los problemas actuales es el desconcierto de los vecinos que pretenden realizar actuaciones de mejora o acondicionamiento de sus propiedades y se encuentran con las dificultades técnicas y burocráticas”.

El Ayuntamiento señala en su portal que “se evitarán todas aquellas actuaciones o medidas que saturen, sobrexploten o estresen el sistema local que representa Icor en todos sus órdenes, procurando un impacto mínimo”.