empresarios relevantes

“El éxito de nuestra empresa es la confianza que damos a los clientes”

Hace unos cuatro meses que el Grupo 7 Islas abrió un nuevo local en el Polígono de Las Chafiras, en el sur de la Isla. Desde entonces, los gerentes del grupo, los hermanos Rafael Artemi y Belfir Ayoze González, no han dejado de recibir felicitaciones

Hace unos cuatro meses que el Grupo 7 Islas abrió un nuevo local en el Polígono de Las Chafiras, en el sur de la Isla. Desde entonces, los gerentes del grupo, los hermanos Rafael Artemi y Belfir Ayoze González, no han dejado de recibir felicitaciones, puesto que se trata de la mayor exposición del diseño del hogar del sur de Tenerife. Con materiales y productos únicos, la característica de esta exposición, según explican sus propietarios, es que el cliente sale de la tienda con el diseño exacto de cómo va a quedar su vivienda, “y eso da confianza y garantía”. Y es que el grupo tiene ya más de 20 años de experiencia en la distribución y montaje de cocinas, armarios a medida, muebles de baño, puertas, cerámicas, parqués y carpintería.

-¿Qué tal ha sido la acogida de la nueva tienda?
Rafael Artemi: “Muy buena, la verdad. No nos lo esperábamos. La sorpresa es que había gente ya esperando a que abriéramos. Es cierto que nuestros proveedores y clientes nos insistían mucho en que abriéramos en el Sur y fue gracias a ellos por lo que decidimos abrir también en Las Chafiras. Tenemos otra nave en Santa Cruz, en el Polígono Costa Sur, pero la mayor parte de nuestros clientes eran del Sur, así que la apuesta nos salió muy bien”.
Belfir Ayoze: “La exposición es diferente a cualquier otra, donde puedes encontrar desde baños, cocinas y cerámicas hasta aluminio, colchones… Es decir, los clientes cuando salen de la tienda salen con un diseño completo de la vivienda. También, además de amueblar, incluimos las reformas, así que si un cliente quiere hacer una reforma, además de decorar, también se la diseñamos. En esto creo que marcamos la diferencia con otras tiendas similares. Hacemos la reforma integral y después le amueblamos la cocina, el baño… y decoramos su casa”.

-Es decir, que no solo ofrecen diseño o decoración de interior, sino que si alguien quiere reformar y, después, decorar su casa, ¿también lo ofrecen?
B. A.: “Exacto. Como dice nuestro eslogan, diseñamos tu hogar, y el cliente sale de la tienda con la infografía exacta de cómo va a quedar su hogar”.
R. A.: “Lo que percibimos es que estamos dando mucha confianza a los clientes. Ven que le podemos ofrecer todo lo que ellos buscan, a parte de hacerles un proyecto, y se lo instalamos. Y esto es muy importante para nosotros. Yo creo que influye mucho el hecho de que todo nuestro personal trabaja para nosotros, es decir, no es subcontratado, y eso da garantías al cliente, porque todo sale de la misma empresa y nuestros empleados son muy profesionales y están perfectamente formados, cada uno en su campo”.
B. A.: “Es decir, el cliente ve el producto en la tienda y después ve cómo se lo montamos en su hogar, y todo se lo hacemos nosotros, no tiene que ir a dos o tres empresas. En nuestra tienda ve el producto, lo elige, nosotros le hacemos el proyecto y después acudimos a su casa y le hacemos la obra y le montamos todo el mobiliario. Hacemos realidad los sueños de nuestros clientes. Y este es nuestro éxito, conseguir que los clientes sientan confianza y saber que la reforma integral de su hogar se hará con las mejores garantías”.

-Parece, entonces, que las cosas se están recuperando. ¿Empieza a despertarse el sector?
R. A.: “Sí, sí se nota, tanto en los grandes proyectos como en los clientes particulares”.

-Entonces de crisis, nada, ¿no?
B. A.: “Si le soy sincero, para nosotros la palabra crisis no ha existido. Le puedo decir, casi, que somos una empresa hija de la crisis. Empezamos en 2012, justo en plena crisis económica, y aun así no notamos el bajón. Solo lo percibimos en las empresas que trabajábamos antes de montar la nuestra”.

-Sí, porque ustedes habían cogido caminos distintos, pero después decidieron unirse.
R. A.: “Sí, bueno, nosotros nacimos en Gran Canaria. Mi hermano procedía del sector de la restauración hotelera, y yo, de la construcción. Decidimos unirnos y empezamos como socios de una empresa en Las Palmas, porque allí no tenían a nadie, y después de dos años yo, que era el que más estaba en Gran Canaria, decido venir a Tenerife, pero seguimos manteniendo la tienda en Las Palmas. Tras un año más o menos en Tenerife, cerramos el local de Gran Canaria porque, al estar en Gáldar, que es un municipio un poco alejado de la capital, nos estaba dando problemas y no nos compensaba. Nos centramos más en Tenerife, aunque también estamos en Las Palmas, pero trabajando con grandes empresas del sector hotelero”.
B. A.: “La verdad es que, actualmente, estamos en todas las islas. Un cliente de cualquier isla puede venir al local para que le diseñemos su hogar o le hagamos la reforma integral, y lo hacemos esté en la isla que esté. Acabamos de terminar una reforma en La Palma y también rediseños de hoteles en Fuerteventura”.

-Bueno, ¿y quieren seguir creciendo o paran ahí?
R. A.: “Ahora estamos también centrados en nuestro proyecto de inmobiliaria. Tenemos asesores que gestionan la venta y la compra y ayudan al cliente a tener una buena financiación. Lo importante es que en la empresa todos los sectores se ayudan unos a otros; el de la cerámica al de las cocinas, y el de las cocinas al de la inmobiliaria. Me importa mucho que todos estén unidos, porque es la mejor forma de atender bien al cliente. Nosotros le decimos y presupuestamos lo que vale la vivienda y la reforma, y se lo hacemos y tramitamos todo. Y, lo más importante, cumplimos a rajatabla con el tiempo de entrega, algo que para el cliente es importantísimo”.
B. A.: “Lo que queremos es ayudar al cliente a reformar su vivienda para venderla. Ayudarle a comprar su vivienda nueva y, después, si se da el caso, también reformársela. Todo esto con garantías de que en todo momento va a estar atendido por verdaderos profesionales del sector de la construcción. Queremos que los clientes, cuando acudan a nuestra empresa, sientan seguridad. Lo que intentamos es cerrar un círculo, es decir, que la persona que quiera vender su vivienda y quiera sacar un poco más de dinero, pues le hacemos la reforma y así podrá subir un poco más el precio hasta buscarle otra vivienda a esa misma persona, y si hay que reformar, pues reformarla. Es decir, compra, venta y reforma. Todo en uno. Aconsejamos al cliente lo que hacer con su vivienda”.

-¿En las reformas integrales ha influido el alquiler vacacional?
R. A.:“Sí. Hemos hecho muchas reformas a gente que quiere poner su vivienda en alquiler vacacional. Hacemos el llave en mano, que llamamos nosotros. Es decir, le ofertamos la reforma completa: electricidad, fontanería, alisado de paredes, cocina nueva, baños… Le damos el piso perfecto para alquilar; decorado con camas, muebles, armarios, cabeceros… Le hacemos un proyecto al cliente y le damos, además, financiación con las mejores condiciones, y así no tiene que estar pendiente de llamar a un pintor, un electricista, un fontanero… sino que nosotros se lo hacemos todo dándole todas las garantías. Le aconsejamos, incluso, la decoración para que quede el piso coqueto de cara a las fotos para las plataformas de alquiler vacacional. Le damos la llave directamente para que pueda entrar una persona a vivir allí”.

-¿Cómo es trabajar con su hermano?
R. A.: “Bien, bien. Nos hemos dividido las responsabilidades. Él lleva la parte fuerte, que son los proyectos con la parte económica, contacto con los proveedores y presupuestos. Y yo estoy más centrado en el día a día. En mantener unido el equipo y en el contacto con los clientes particulares. Nos apoyamos mucho”.

-¿Es complicado dirigir una empresa tan grande como la suya siendo tan jóvenes?
R. A.: “No mucho. A mi hermano y a mí nos gusta ser cercanos con los empleados. Hablar con ellos. Ver qué les pasa cuando están decaídos y nos cuenten su problema. Queremos que se encuentren bien en la empresa, y por eso es muy duro cuando tenemos que decirles que se tienen que ir al paro porque hay meses que no ha habido mucho trabajo. No es nada fácil, por eso me hace muy feliz cuando los volvemos a llamar y nos dicen que están trabajando. En este trabajo, de vez en cuando, se hace muy feliz a la gente. No solo a los clientes que se quedan satisfechos, sino a los empleados y a las pequeñas empresas que subcontratamos”.

-¿Les ha costado encontrar trabajadores?
R. A.: “Nosotros hemos tenido suerte. La verdad es que, por ahora, hemos acertado. Hay ocasiones en las que miramos el lado profesional y la experiencia, pero a mí, particularmente, me ilusiona más formar y preparar a gente joven y darle una oportunidad a la gente que acaba de terminar. Vienen con más ganas, y se nota mucho el interés que ponen por aprender y trabajar. Mire, al final los trabajadores son lo más importante de una empresa y por eso cuando contratas a alguien es una inversión que hace la empresa. Es complicado, no se crea que es tan fácil trabajar en este sector”.