Tenerife

El tren del Sur llevará pasajeros y transportará combustible y basura

Terminales de carga en la Planta Insular de Residuos (PIRS) y surtidores en el muelle de La Hondura serían las infraestructuras complementarias a las necesarias para los viajeros


El proyecto del tren del Sur contempla que, además de pasajeros, también pueda transportar mercancías. Esta posibilidad fue objeto de un detallado estudio que se incorporó al proyecto de la futura infraestructura, en el que se determinó que era posible y compatible con el transporte de viajeros llevar combustible y residuos. Una vez que DIARIO DE AVISOS constató este extremo, que hasta ahora no había trascendido, consultó a Andrés Muñoz, gerente de Metropolitano de Tenerife, empresa encargada del desarrollo de los trenes en la Isla. “En efecto, dentro de los estudios que se realizaron para el proyecto del tren del Sur se hizo uno específico sobre la posibilidad de ser usado como transporte de mercancías en el corredor Santa Cruz-Sur”, declaró a este periódico y amplió los pormenores de este proyecto.

Muñoz detalla que ese estudio se centró primero en analizar qué transporte de mercancías se estaba produciendo en el área metropolitana y el Sur, “constatando que, básicamente, el que había se hacía a través de camiones, e incluso a través de barcos, como el del fuel que sale de la Refinería,y que a veces se lleva a través de barcos que fondean en La Tejita”.

El gerente de Metropolitano señala que gracias a este estudio “se calcularon los tráficos y la susceptibilidad de que el tren fuera usado en tráfico de mercancías y lo que salió es que, efectivamente, sí era interesante implementar ese posible transporte de productos concretos en ese corredor, en una franja horaria que fuera compatible con el tráfico de pasajeros”.

Andrés Muñoz apunta que es necesario tener en cuenta que en el transporte de viajeros “los convoyes van bastante más rápido que los de mercancías, por lo que implementar esos elementos nos obliga a tomar precauciones desde el punto de vista de la explotación para hacer ese transporte, de ahí que debe ser realizado en horarios distintos”.

Del estudio se concluyó que eran dos los tipos de mercancías que resultaba interesante implementar. “Por una parte, comprobamos que los residuos sólidos que van a la Planta Insular de Residuos (PIRS) generan, cada día, una cantidad de transporte bastante importante en contenedores desde las plantas de transferencias hasta el PIRS en el Sur, y ese transporte era susceptible de poderse cargar en convoyes de mercancías”, relata Muñoz. Para que esto sea posible, “es necesario montar una terminal para bajar los contenedores en la planta del PIRS y allí hacer el tratamiento normal. Ya solo con ese transporte resultaba interesante establecer el servicio de mercancías”, detalla el responsable de Metropolitano.

Junto a los residuos, el otro elemento que parecía susceptible de ser transportado en el tren del Sur era el combustible, aunque, como matiza el gerente de Metropolitano, “el estudio se hizo cuando no se hablaba de que la Refinería se fuera de Santa Cruz, cerrara y se trasladara al Sur”. En ese momento lo que sí se estableció es que el transporte de combustible de norte a sur o de sur a norte es susceptible también de ser realizado en cubas, en trenes de mercancías. “Estos serían los dos elementos que configurarían el tráfico potencialmente viable para el tren del Sur en lo referente a las mercancías”, añade Muñoz.

Terminales de carga

Para que este tráfico sea posible, una vez identificados los elementos, se hace necesario la construcción de infraestructuras que lo hagan viable. Concretamente, se necesitan terminales de carga para uno y otro elemento. “Estamos hablando de terminales de carga, vías muertas en las que se produce la transferencia de las mercancías a los convoyes del tren. “Así -continúa Muñoz-, si habláramos de una terminal frente al muelle de La Hondura, allí habría un par de vías donde se instalarían surtidores para cargar las cubas de combustible, y, a su vez, si fuéramos a llevar ese elemento para el aeropuerto habría que poner una terminal en el Reina Sofía, o si el destino fuera la central de Granadilla, porque usara combustible líquido, igualmente habría que poner allí una terminal para hacer la carga o descarga”.

Para el traslado de residuos ocurriría exactamente lo mismo, aunque en este caso no serían surtidores, sino plataformas de carga. “Igualmente habría que disponer de vías muertas para poder bajar los contenedores, los elementos de carga vertical que hagan falta, en la planta del PIRS, y luego contar con dos puntos de transferencia. Uno de esos puntos debe estar en el área metropolitana, para que los camiones que vengan del norte con carga de residuos puedan bajarlos y cargarlos en el tren”, explica el gerente de Metropolitano de Tenerife.

Muñoz destaca que esta última opción además redundaría sobre el tráfico de las autopistas. “Este sistema permite reducir el tráfico pesado tanto en la TF-5 como en la TF-1 que, normalmente, ven reducida la velocidad o su capacidad de carga por el alto número de vehículos pesados que circulan a diario por ellas”.
Estas terminales de carga, según se detalla en el estudio, estarían ubicadas en La Hondura para el combustible y en Añaza para los residuos.

Estudios de detalle

Para llevar a cabo este transporte de mercancías solo es necesario la construcción de las plataformas ya mencionadas, porque la línea es la misma para pasajeros y mercancías, aunque los horarios deben ser compatibles, de forma que es más probable que ese transporte se haga en horario de madrugada.

Tal y como explica Muñoz, ahora mismo la prioridad es la puesta en marcha de la construcción del tren del Sur. “Como la infraestructura es la misma, una vez que se iniciara la construcción del tren del Sur, luego ya nos meteríamos en los estudios de detalle, en los que se implementaría la solución para esos terminales de carga de los que hablamos”.

En cuanto al dictamen emitido por el Parlamento cuestionando la necesidad de los trenes, Muñoz prefirió no pronunciarse, aunque definió como “llamativo” el que esa comisión no consultara al máximo conocedor del proyecto, Metropolitano.