baloncesto

El Iberostar gana al Hapoel (81-64) y se mete en la Final Four de la Champions

Los aurinegros dominan de principio a fin a los israelíes

Primer cuarto

El Canarias luchará por recuperar su corona de la Basketball Champions League, aquella que perdió la pasada campaña en aquella extraña eliminatoria con el UCAM Murcia, la que se marchó en la ida, pese a ganar. Los de Txus Vidorreta se impusieron al Hapoel Jerusalem por 81-64 en un partido que, al menos desde fuera, desde donde es muy fácil, siempre tuvo controlado.

Cada vez que los israelíes trataban de acercarse en el marcador, llegaba un golpe duro de los insulares. Ni su estado físico, ciertamente diezmado, ni las últimas derrotas sufrida en Liga Endesa ni la presión, nada pudo con la determinación del Canarias, implacable en este tipo de compromisos. Ya saben: si es un partido, a priori, sencillo, se puede perder; si el partido es, a priori también, complicado, el Iberostar Tenerife, como poco, competirá hasta el final.
La planta del Hapoel asustaba. Jugadores muy atléticos, acostumbrados a jugar en ambientes más hostiles que el de Los Majuelos y con la misma determinación de entrar en una Final Four que querían organizar. La imagen final de Amare Stoudemire, haciendo un gesto como de que los árbitros habían cobrado por parte local, era la más fiel representación de la impotencia. El Canarias, en la eliminatoria, fue mejor. No hay más.

Ventaja

Buenos minutos en ataque tanto para Iberostar Tenerife como Hapoel de Jerusalem llevaron el marcador a 12-10 tras cinco minutos jugados. Era lo que todos esperábamos, dos equipos con talento, lo que podía generar cierto nerviosismo: si el Canarias no defendía bien, el Hapoel podía anotar demasiados puntos y, en ese escenario, tenía las de ganar.

Por suerte, los israelíes se quedaron clavados ahí, en diez puntos, mientras los locales se desataban en ataque. La defensa local los asfixió, logrando, gracias a los nueve puntos de Brussino, un parcial de 12-0 para cerrar la primera manga con un claro 24-10.
El Hapoel aún no había dado signos de flaqueza, pero, desde luego, tampoco de fortaleza, al menos no la esperada.
Los israelíes salieron mejor en el segundo cuarto, acercándose en el marcador (28-19) tras muchos errores locales. Un triple de James Feldeine, el mejor de su equipo en el día de ayer, obligó a Txus Vidorreta a parar el partido. El marcador era ya de 30-24, podían llegar los nervios, pero la respuesta fue un 7-0 canarista (37-24) tras recuperar la inspiración ofensiva.

El Iberostar Tenerife era mejor, estaba claro, lo veíamos todos, pero, claro, el miedo a meter la pata en el momento más inoportuno siempre está ahí. Al descanso, los insulares tenían una buena renta a su favor (40-26), desactivando al Hapoel, que empezaba a verse en un lío.

Si bien habían ido las cosas en los primeros 20 minutos, en los segundos, incluso, mejoraron. El Iberostar Tenerife siguió a su ritmo, incluso incrementándolo, pero al Hapoel le faltó gasolina, ganas, coraje o planteó peor el encuentro, porque se mostró como un conjunto impotente, incapaz de encontrar el camino, hasta llegar a acabar desquiciado.
La máxima renta llegó a ser de 19 puntos (47-28), que , pese a restar un mundo por jugarse, aclaraba mucho el panorama. La sentencia llegaría en la última manga, con un 64-43 que acabó por disparar la euforia en el Pabellón Insular Santiago Martín. Los visitantes reaccionaron, situándose a solo diez puntos (69-59), pero fue solo un espejismo. Pagaron su esfuerzo, logrando el Iberostar Tenerife su clasificación para una Final Four de la Champions.

¿Ahora, a dónde?
Además del Canarias, Virtus Bolonia, Amberes y Brose Baskets se metieron en la Final a Cuatro. Lo más llamativo puede resultar lo de los belgas, que sin grandes nombres en su plantilla han hecho un torneo, hasta el momento, sobresaliente. Comoquiera que Hapoel y Nanterre eran los clubes más interesados por organizar la Final Four, ese honor queda ahora en el aire, pero podría ir a Alemania. El Brose renunció el pasado verano a la Eurocup, firmando un contrato con la Champions que da muy buena imagen a la competición. La FIBA podría agradecer esa apuesta con la organización de la cita, aunque, pese a todo, Tenerife también la solicitará. ¿En contra? Sería la segunda en tres años. ¿A favor? Cuentan con la infraestructura y un equipo que garantizan el éxito de la misma. Ojo a esto último.

TE PUEDE INTERESAR