fútbol

‘Tigre’ Barrios, el rugido del gol

La trayectoria deportiva del legendario futbolista tinerfeño viene recogida en el libro de Rafael Lutzardo ‘José Antonio el Tigre Barrios’
José Antonio el ‘Tigre’ Barrios. /Sergio Méndez

El capitalino barrio del Toscal, y más en concreto, la calle San Juan Bautista, vio nacer a una de las mayores leyendas del fútbol tinerfeño, José Antonio Barrios Olivero. Un trozo de calle en el que también nacieron, se criaron y se hicieron futbolistas Justo Gilberto, Jorge Fernández el Maestro y Luzbel. Barrios fue un ariete de los de antaño. Fuerte, atlético, aguerrido, sabía jugar de espaldas y era generoso con sus compañeros. Sus remates de cabeza fueron históricos de ahí el apodo del Tigre. “Empecé a jugar al fútbol en el infantil Toscal, donde estuve por espacio de tres temporadas. Luego fiché por el juvenil del CD Tenerife. Fue Riera quien me hizo debutar con el primer equipo por una lesión de Erasto en la temporada 66-67, en Segunda División. En la 68-69 me traspasaron al Granada, donde estuve cuatro temporadas jugando en Primera División. Con Marcel Domingo logramos la mejor clasificación: el sexto puesto. En la temporada 72-73 me fichó el Barça del holandés Rinus Michels, el mejor entrenador en mi carrera deportiva, que también llevó a Juanito el Vieja al FC Barcelona. En mi primer año con el Barça fui el máximo goleador del equipo con 12 goles y titular indiscutible. Una temporada después, 73-74, llegó Johan Cruyff, en la que fuimos campeones de Liga después de 10 años sin poder hacerlo. La llegada de Johan me apartó de la titularidad y al siguiente año, 74-75, me traspasaron al Hércules, un equipo recién ascendido. Recuerdo que el Zaragoza también se interesó por mí, pero el Barça prefirió que me fuera al Hércules para adquirir una opción de compra sobre Albadalejo. Tuve una compensación económica y salí bien del club. En el Hércules estuve cuatro temporadas, siendo el máximo goleador del equipo en todas ellas, y en la 78-79 fiché por el Levante. Bajé de Primera División a jugar en Segunda B. Tuve la suerte de encontrarme con José Antonio Naya, que fue el que me fichó. La ficha más importante que cobré en mi carrera deportiva fue con el Levante. Allí estuve dos años. En la primera ascendimos a Segunda División A, y además volví a coincidir con Cruyff, porque fichó por el Levante tras su salida del Barça. Luego mi último paso fue el retorno al CD Tenerife en la 80-81, dada la amistad que tenía con Justo Gilberto, que en esa época era el segundo entrenador. Fiché gratis en el Tenerife, porque es el club de mis amores. Como decía mi madre, su Tenerifito”.
El Tigre Barrios, para matar el gusanillo del fútbol, acabó su etapa de futbolista en la UD Orotava de Tercera División en el curso 81-82.

De todos los clubes en los que militó, no hubo ninguno en el que tuviera la menor queja. “Sinceramente, en todos me sentí muy a gusto. Coincidí con grandes entrenadores, como Marcel Domingo, Cobos, Riera, Pipo Rosi, Joseíto, Pachín, Ladislao Kubala, Benito Joanet, Santamaría, Eduardo Toba o Rinus Michels, que hace dos meses fue denominado como el mejor entrenador de todos los tiempos, y Arsenio Iglesias, con el que estuve cuatro años en el Hércules en una época maravillosa. Que con un recién ascendido acabáramos en el quinto puesto, marcando 18 goles, fue algo inolvidable”, recuerda Barrios.

El tinerfeño guarda con mucho cariño las insignias de Oro y Brillantes del CD Tenerife, Granada, FC Barcelona, Hércules y Levante. Además, la puerta número 9 del estadio José Rico Pérez lleva el nombre de José Antonio Barrios, y una plaza situada en los aledaños del Heliodoro Rodríguez López lleva también el nombre de José Antonio Barrios Olivero, tras acuerdo plenario del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife en 2012.

Internacional
El delantero tinerfeño fue internacional en ocho ocasiones y en tres categorías diferentes: juvenil, olímpico y sub-23. Estuvo concentrado en la absoluta, pero nunca llegó a debutar. José Antonio Barrios fue el primer futbolista canario que participó en una Olimpiada, en la de México 68, militando en el CD Tenerife. Unos Juegos Olímpicos en el que sobresalió el atleta norteamericano Bob Beamon, leyenda por su salto de longitud de 8,90 metros.

El tinerfeño fue suplente en las victorias ante Brasil y Nigeria, pero titular ante Japón, donde España no pasó del empate inicial (0-0). En cuartos de final, España fue apeada por México, aunque el Tigre no disfrutó de minutos. “Acabamos quintos y nos trajimos para casa un diploma olímpico. Fue una experiencia inolvidable”, aseguró.

En una carrera tan prolífera como la de José Antonio Barrios, es notable la cantidad de grandes jugadores de aquella época con los que compartió vestuario y terrenos de juego, como Johan Cruyff, Rexach, Sotil, Migueli, Olmo, Gallego, De la Cruz, Marcial, Asensi, etc., pero el Tigre recuerda el momento que compartió con una de las viejas glorias del Real Madrid: Pancho Puskas: “Tuve la suerte, y además guardo la foto, de tener a un referente como fue para mí Pancho Puskas. Cuando jugaba en el CD Tenerife nos quedábamos muchas veces 15 días en la Península y el Real Madrid nos invitaba a la Ciudad Deportiva para jugar el partido de los jueves, que era un encuentro de entrenamiento para preparar el partido del fin de semana. Tuve el honor de jugar contra Puskas, que metió ese día cuatro goles, y yo metí el gol del Tenerife. Perdimos 6-1 y se me quedó en la mente la exhibición del húngaro. Era una barbaridad de futbolista. Esa foto la guardo con mucho cariño”.

Mil y una anécdotas
Tras 20 años como jugador profesional, las anécdotas se agolpan en la mente de José Antonio Barrios. Las que se pueden contar y las que no: “Tengo mil y una. Con el Tenerife, estando en Segunda División B y tras eliminar a la UD Las Palmas, que jugaba en Primera, la anécdota fue que el presidente por aquel entonces, Pepe López, nos entregó un diploma y una medalla por eliminar a la UD Las Palmas. Otra que recuerdo con mucho cariño me pasó jugando en el Hércules. En un partido contra el Atlético de Madrid estaba de suplente, al estar recuperándome de una operación de apendicitis. Con el marcador 0-0, el público empezó a gritar “Tigre, tigre”. A Benito Joanet no le quedó más remedio que sacarme. “¿Te sientes con fuerzas?”, me preguntó. “Sí, sí, sí. Sácame ya”, le contesté. Salí a por todas al campo, y en las dos primeras acciones el brasileño del Atlético de Madrid Luiz Pereira me hizo dos caños. Cuando marqué el gol de la victoria, cabeza con cabeza, le dije: “Brasileño, hazme otro cañito ahora”.

Entrenador y Directivo
Tampoco se quedó corta la carrera de José Antonio Barrios como entrenador: CD Tenerife, como primero y segundo en distintas etapas, San Lorenzo, Orotava, Mensajero, Atlético Arona, Vitória Setúbal (Portugal), Esperanza, Gáldar, Las Zocas, San Isidro, Marino y Los Llanos. También fue vicepresidente y director deportivo del CD Tenerife. “Recuerdo cuando fui vicepresidente del CD Tenerife en la época en la que se hicieron los fichajes de Rommel Fernández y Guina, o cuando configuré la plantilla en Segunda División B fichando a Martín Marrero como entrenador y a Andrés Mateos como preparador físico. También me hice con los servicios de Víctor Matute, el jugador más importante que fiché en el Tenerife, sin olvidarme de Rommel Fernández. Pero, futbolísticamente, el mejor jugador que firmé para el Tenerife fue Víctor Matute. Marcó 17 goles el año del ascenso, y otros 17 goles en Segunda División, fue un jugador fundamental para ascender”, recuerda Barrios.

El Tenerife de hoy
Como no podía ser menos, Tigre Barrios es un fiel seguidor del CD Tenerife. Y como seguidor que es se muestra preocupado por la situación del representativo: “Está complicada, pero está el Lugo, que lo tiene peor. La pena es que, después de haber ganado en Madrid, pensaba que el equipo se iba a revitalizar, pero llegó el traspié con el Almería. Tengo claro que tanto el CD Tenerife, que es el que me preocupa, como la UD Las Palmas se van a salvar. Es el descenso más barato en años, con tres equipos que ya están descendidos para mí: Reus, Córdoba y Nàstic. Para el otro puesto hay muchos implicados”.

La gestión del actual Consejo de Administración del representativo presidido por Miguel Concepción fue valorada por el Tigre Barrios: “En el apartado económico están haciendo las cosas muy bien, pero en el deportivo no tanto, porque llevamos en la misma temporada dos directores deportivos, dos entrenadores… Sé, por experiencia propia, que es complicado dirigir un club, por lo que no quiero echar más leña al fuego. Al Tenerife me limito a quererlo”.

La publicación será presentada hoy (19.30 horas) en el Casino
Hoy, a partir de las 19.30 horas, será presentado en el Real Casino de Tenerife el libro del escritor Rafael Lutzardo José Antonio el Tigre Barrios, primer futbolista canario olímpico. “La idea de hacer este libro es por la amistad que nos une, y porque Ánghel Morales, de Ediciones Aguere, insistió mucho”, aseguró Lutzardo

TE RECOMENDAMOS