Conversaciones en Los Limoneros

Santiago Pérez: “El compromiso con La Laguna es como la llamada de mi madre; no puedo no atenderla”

Corría peligro de que se convirtiera en cursi la introducción de mi entrevista con Santiago Pérez García, candidato de Avante La laguna al Ayuntamiento de Aguere

Fotos: Sergio Méndez

Hemos viajado juntos varias veces. Pero los amigos de verdad no se olvidan, aunque se alejen. Corría peligro de que se convirtiera en cursi la introducción de mi entrevista con Santiago Pérez García, candidato de Avante La laguna al Ayuntamiento de Aguere. O sea, que hubiera sido mejor apelar al “…como decíamos ayer…” de fray Luis de León, que siempre es un buen recurso; bien usado, claro. Santiago nació en el 54, en La Laguna, por supuesto, y tiene las condiciones óptimas –ya lo dije en un artículo-, en este preciso instante, para convertirse en alcalde, puede que pactando con otras fuerzas políticas. Pero antes de hablar de eso yo quiero hacerle algunas preguntas, aprovechando el reencuentro. Debo advertir de que hablamos durante varias horas en Los Limoneros. Santiago come muy despacio; es decir, se le enfría lo que come. Y mira que estaba bueno.

-¿Te alegra ver en la cárcel a los condenados por el caso Las Teresitas?
“¡No! Por definición, yo no quiero que nadie vaya a la cárcel y sólo se emprendió la vía penal en ese asunto como último recurso”.

-¿Cómo?
“Lo que yo pretendía, por la vía de lo contencioso, que perdimos, fue que Santa Cruz no viera dañado su patrimonio y que la operación económica que causó quebranto a la sociedad chicharrera fuera deshecha por esta jurisdicción. Es decir, restablecer el equilibrio patrimonial de la ciudad. Y dimos oportunidades tanto al Ayuntamiento de Santa Cruz como al Parlamento, dominados ambos por CC, para que actuaran. Pero como vieron que perdimos el procedimiento contencioso, pasaron de ello. Y luego ocurrió lo que ocurrió”.

-¿Y entonces?
“Pues que otros compañeros del PSOE me pidieron utilizar sustancialmente mis razonamientos jurídicos presentados en la jurisdicción contenciosa y llevarlos a la vía penal. Y les redacté la denuncia. Y la Fiscalía los hizo suyos y el caso siguió adelante y acabó como acabó”.

-¿Es cierto que la pista te la dio Ana Oramas, tras el informe de su hermana Pía, arquitecta?
“Se había hablado de ese informe, que corregía el precio de los terrenos de Las Teresitas establecido entre Ayuntamiento y promotores, a la baja. Pero yo no había tenido acceso al expediente completo. Y es cierto que Ana Oramas me confirmó su existencia. Y fue clave en el procedimiento penal contra los condenados”.

-Precisamente, Ana Oramas. ¿No es ella la responsable del endeudamiento de La Laguna?
“Oramas y Clavijo llevaron a La Laguna a la bancarrota. Por eso se mandaron a mudar. La hemos sacado los contribuyentes laguneros a partir de 2012, con un gran esfuerzo y en plena crisis. Hay datos que asustan”.

-Luego hablaremos de ellos. ¿Cuál sería para ti el cambio?
“El verdadero cambio será poner a Coalición Canaria en la oposición y formar un Gobierno nuevo y decente. Ese será mi último servicio a la sociedad lagunera y estaré muy honrado de liderar ese proyecto con Avante La Laguna”.

-¿Tienes una referencia política histórica que anime tu forma de actuar?
“Varias, pero hay un buen razonamiento de Azaña: “La política es lucidez y patriotismo”. Me apunto a esos conceptos”.

-¿Sabes que una vez apareciste en la portada de The New York Times, estando yo en Nueva York?
“Tú me lo contaste, en su día. Fue en el primer debate sobre el Estado de las Autonomías en el Senado. Intervine como portavoz del Grupo Socialista del Senado y estaba sentado detrás de Felipe González y de Jerónimo Saavedra.”

(Ha sido senador, consejero del Cabildo, parlamentario regional, secretario general del Grupo Parlamentario Socialista en el Senado, a los 37 años. Sigue jugando al baloncesto, a pesar de sus lesiones -llegué a jugar contra él, mucho peor yo que Santiago- y es concejal de La Laguna. Lo ha sido durante años y años. Ha estado a punto varias veces de convertirse en alcalde de su ciudad. Y durante 30 años ha impartido clases de Derecho en la Universidad de La Laguna: Derecho Político, Derecho Constitucional y Derecho Europeo. Está casado y tiene dos hijos, uno es licenciado en Derecho, profesor y actor; va con él en la candidatura. La chica, Laura, es médico del HUC.

-Y ya se acabó lo de la enseñanza.
“Sí, me da mucha pena no haber seguido en la docencia universitaria. La docencia y la actividad política han sido mis dos grandes vocaciones”.

Santiago Pérez- | Fotos: Sergio Méndez

-Santiago, has pasado mucho tiempo en los juzgados. Yo te lo he recriminado alguna vez. Llevar la política ahí, cansa.
“Mira, yo voy a los juzgados en defensa de las minorías. Las mayorías no son una patente de corso. No es mío eso de que en las democracias existe un circuito que constituye el contrapoder en garantía de la libertad. Es preciso que exista una oposición fuerte, una opinión pública libre y un poder judicial independiente. No es mío, repito, todo arranca del principio de la separación de poderes de Montesquieu. A veces parecen conceptos utópicos, pero no lo son”.

-Y tú eres un tipo combativo.
“Lo soy, pero también reconozco que soy frágil”.

-Pongamos que hablamos de La Laguna, como diría Sabina. ¿Qué está pasando?
“Pues que la gestión económica ha sido un desastre, que se gastan millones en publicidad y propaganda, sacando incluso el dinero de partidas inadecuadas, sobre todo de una que se llama “imprevistos”; que se autoriza a 17 empresas de forma ilegal a seguir gestionando los principales servicios municipales, una vez extinguidos los contratos; que se levantan los reparos al interventor alegremente, por importe de millones de euros, con las consecuencias judiciales que algunas veces eso conlleva; que se aumenta el recibo del IBI exponencialmente, año tras año; que se gastan millones en promocionarse ellos mismos y en establecer la censura de la oposición y algunos medios se prestan a ello. Y que se concentra en la gestión municipal un cúmulo de irregularidades, como el mismo caso Grúas, que asustaría al más profano”.

-Y no son cuatro euros, creo.
“Hay contratos de 150 millones de euros, como el de recogida de basuras y limpieza viaria, que ya está vencido. Y cuya flota tenía que haber revertido al Ayuntamiento y sigue utilizándola la empresa adjudicataria. Y cobrándole al Ayuntamiento un millón trescientos mil euros al mes, como si la flota y los equipos siguieran siendo de la propia empresa. Es un escándalo”.

-¿A eso se le debe denominar corrupción?
“Te voy a contestar con una frase de Javier Pradera, editorialista que fue de El País: “La corrupción entra en las administraciones por la vía de la contratación pública”. Tanto la que él llama corrupción gris, enchufando a los amigos del Gobierno, como la negra de la financiación electoral y de los sobornos y mordidas”.

-¿Qué dicen las encuestas?
“Me dan un alto nivel de conocimiento y de valoración; y existe una muy mayoritaria opinión de que La Laguna está estancada o ha retrocedido en estos años. Creo que tenemos una oportunidad única para construir de nuevo La Laguna, destinando esos gastos superfluos al bienestar de los ciudadanos más desfavorecidos; a gasto social, en suma. Y a crear un montón de infraestructuras que hacen falta. No se puede vivir toda la vida con soluciones provisionales”.

-Como la del mercado municipal en el Cristo.
“Por ejemplo”.

-A veces me pareces un obseso de la ética, Santiago.
“Puede ser. Cuando me despedí del Parlamento, Antonio Castro dijo que soy muy exigente en la actividad política, porque lo soy conmigo mismo. Tiene que ver con el ejemplo de mi padre y mi abuelo, ambos notarios. Y he intentado seguirlo”.
(Acaba de publicar un libro interesantísimo, La Gestación de una Crisis. Escritos sobre Cataluña y España 2010-2018, con sus planteamientos y convicciones. Un compendio de artículos, prologado por el catedrático Manuel Álvarez de la Rosa. Recomiendo su lectura.)

-¿Quién será tu mano derecha en esta nueva empresa de gobernar La Laguna?
“Tengo un equipo excelente de gente, a la cabeza del cual está Elvira Jorge, una sicóloga muy capaz y honesta. Fue mi número 2 en 2003. Y va a aportar mucho al Ayuntamiento”.

-Supongo que un proyecto de izquierdas.
“No, no se trata de una formación “de izquierdas”, al menos en sentido estricto. Se trata de un proyecto para La Laguna, que puede ser compartido por todos los laguneros de buena voluntad. Un proyecto con soluciones administrativas para el Ayuntamiento, contra la corrupción y muy decididos todos los miembros del equipo a la lucha contra la pobreza”.

-Sin olvidar la inversión pública, como has comentado.
“Por supuesto, que buena falta hace, en vez de gastar el dinero del contribuyente en publicidad, concediéndosela, además, siempre a los mismos, sin pudor alguno. No es normal que de 150.000 a 180.000 euros anuales previstos para publicidad y propaganda en el presupuesto se emplee en ello diez veces más; esto es, sencillamente, inadmisible”.
(Santiago Pérez formó parte de Los Sabandeños y fue compañero de Corporación de su fundador, Elfidio Alonso, con el que mantuvo algunas diferencias, yo creo que afortunadamente superadas; gran jugador de baloncesto, como he dicho, el gusanillo le puede y sigue jugando con el equipo de veteranos del C.B. Canarias, el club de sus amores. Activista de izquierdas con el franquismo, sufrió persecución policial y tuvo que salir por patas más de una vez para que no lo condujeran a la mazmorra).

-Qué tiempos, amigo.
“Afortunadamente superados, pero de nuevo en la lucha. El compromiso con La Laguna es como la llamada de una madre. No puedo no atenderla”

-Oye, por cierto, ¿pactarías con Javier Abreu?
“Los pactos serán imprescindibles para hacer realidad el cambio que La Laguna necesita a gritos. Y Javier está comprometido con ese objetivo. Ni Coalición Canaria, ni ningún partido, sea del color que sea, puede estar toda la vida gobernando una institución. La posibilidad de una alternancia real es como el aire de la democracia”.

(Han sido muchos años de silencio entre Santiago y yo. La conversación fluye por surcos personales. Recordamos aquellos viajes a Argentina, a Amberes, algún partido de baloncesto y tantas horas de amistad. Me alegro un montón del reencuentro, pero un montón. Y le deseo muchísima suerte con Avante La Laguna. Un abrazo, amigo).