cultura

En defensa de la Cultura con el recuerdo del espíritu combativo de Manrique

Asociaciones y colectivos del sector plantean en un manifiesto reformular la industria cultural
César Manrique, el genio que nos enseñó que el paraíso estaba en casa
El genial artista lanzaroteño César Manrique. DA
El genial artista lanzaroteño César Manrique. DA

Por Yurena Díaz

Que el sector cultural se movilice para reivindicar políticas culturales dignas es una gran noticia, novedosa por otra parte, en Canarias. En el centenario del nacimiento de César Manrique, uno de los artistas canarios más reivindicativos, parece algo muy necesario. Nos detenemos hoy en el manifiesto que hicieron público esta semana un conjunto de asociaciones culturales y sectoriales del Archipiélago.

Por primera vez en la historia de las Islas destacadas asociaciones, colectivos y empresas culturales de Canarias se han unido para la publicación de un manifiesto conjunto en el que denuncian el “progresivo abandono y desmantelamiento de los recursos y políticas culturales por parte del Gobierno de Canarias”. Ya es un hito que buena parte del sector cultural de esta tierra se una para levantar la voz reivindicando respeto y dignidad para un sector que ha sido ninguneado y castigado por los responsables que se han ido sucediendo en los distintos gobiernos.

Que la Cultura es un derecho reconocido en la Constitución Española, en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, por la Unesco, la ONU, no ha sido óbice para que cada vez más los presupuestos dedicados por las instituciones públicas responsables hayan sido más exiguos.

Una de las organizaciones firmantes es el Centro de la Cultura Popular Canaria, institución veterana en las Islas, con más de 40 años al frente de un proyecto diverso y multidisciplinar, que ha sido testigo de esta involución. “Este abandono no es nuevo -explican- ya nosotros en los años 80 reivindicábamos en nuestra revista San Borondón editoriales que vistos hoy nos asombran por su actualidad”.

Por ejemplo en uno de ellos titulado: La del Gobierno Autónomo: una mala política cultural, afirmaban textualmente: “A estas alturas – afortunadamente – ya no somos nosotros los únicos que criticamos la política cultural del Gobierno Autónomo y de otras Instituciones Públicas del Archipiélago. Pocos defensores le quedan ya a su línea de actuación. Muchas objeciones hay que hacer: escaso presupuesto para Cultura; abrumadora mayoría de actos de carácter elitista; escaso, por no decir nulo, apoyo a la Cultura Canaria y mucho menos a la Cultura Popular Canaria y poca actitud dialogante con las asociaciones de todo tipo que trabajan en y por la cultura. Por supuesto, casi ninguna colaboración seria. Muchas palabras, – ¿palabrería? – y demagogia sobre la importancia de la cultura, en contradicción evidente con la actuación práctica: escasa capacidad para recibir las críticas; proyecto de europeización cultural de Canarias, negando e intentando hundir todo lo que no vaya en esa línea y que pretenda conservar y desarrollar las más variadas actividades y las raíces de nuestro pueblo”.

También se afirmaba la necesidad de que se potencien los aspectos diferenciadores y nuestra identidad, que son precisamente los factores que podrán hacer que la cultura canaria destaque en el mundo y alcance la universalidad que todos deseamos. Porque es evidente que la universalidad no se podrá alcanzar nunca copiando otras cultura y experiencias foráneas, como Coalición Canaria parece creer.

Sector estratégico

El manifiesto Por una nueva política cultura del Gobierno de Canarias ha sido inicialmente suscrito por trece asociaciones que representan a más de 1.500 profesionales y empresas: Colectivos de Solar. Acción Cultural, PiedeBase Asociación de artistas del movimiento de Canarias, Asociación de cineastas de Canarias Microclima, Ateneo de La Laguna, Asociación cultural Equipo Para, Círculo de Bellas Artes de Tenerife, Asociación Cultural Keroxen, Fundación Pedro García Cabrera, Asociación de Profesionales de la Gestión Cultural de Canarias, Réplica Asociación de Empresas de Artes Escénicas de Canarias, Feced Federación Estatal de Compañías y Empresas de Danza, Centro de la Cultura Popular Canaria y Asociación Cultural Fuentellano.

Los agentes del sector cultural en las Islas afirman trabajar en condiciones de precariedad y de amenaza, con una política del ejecutivo que los deja radicalmente desprovistos de apoyos a la altura del sector: “Denunciamos públicamente la creciente vulnerabilidad económica y social a la que nos exponemos cientos de trabajadoras/es en Canarias, derivada de la descomposición y abandono de las políticas públicas”, se señala.
Ante esta situación, las asociaciones firmantes proponen cinco puntos en los que detallan sus principales reivindicaciones, que se centran en:
1. La reconstrucción de la Viceconsejería del Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias, “dotándola de una estructura, personal, medios y presupuesto adecuados”.

2. En la participación activa de los agentes del sector en el desarrollo de las políticas culturales que les afectan
3. En la toma de conciencia de todos los procesos de la cadena de valor del sector cultural “poniendo atención a la formación, la investigación, la producción, la distribución, la exhibición, la internacionalización y la conservación de los productos y proyectos culturales canarios”
4. El establecimiento de ayudas y líneas de subvenciones públicas estables a todas las áreas de la cultura, con unas bases y convocatorias dialogadas con el sector que sigan procedimientos democráticos.
5. La necesidad de declarar a la Cultura como sector estratégico del Gobierno de Canarias.

“Necesitamos una política cultural de nueva planta que asegure el cumplimiento de los derechos culturales de la ciudadanía y conciba la Cultura como una oportunidad para el desarrollo socioeconómico de la región, se indica.

El manifiesto es muy contundente, en especial cuando se refiere al Gobierno de Canarias: “el Gobierno de Canarias carece de una política cultural definida que se traduzca en herramientas eficaces, en presupuestos consolidados y en criterios técnicos especializados y ajustados a las necesidades reales del sector”. Y que, cuando ejecuta acciones como la convocatoria de patrocinio por retorno publicitario, solo entiende la cultura como un mero evento o espectáculo.

TE PUEDE INTERESAR