INFRAESTRUCTURAS

Crearán 200 plazas de aparcamiento en las entradas norte y sur de Santa Cruz de La Palma para mitigar los perjuicios de las obras de la Avenida Marítima

Cierta incredulidad, pero un margen de confianza. Así se resume el talante de empresarios y vecinos de Santa Cruz de La Palma que han vuelto a reunirse con los responsables de la dirección de la obra de la Avenida Marítima

Imagen de la reunión celebrada en el Cabildo a petición de los empresarios del Casco Histórico. | DA

Cierta incredulidad, pero un margen de confianza. Así se resume el talante de empresarios y vecinos de Santa Cruz de La Palma que han vuelto a reunirse con los responsables de la dirección de la obra de la Avenida Marítima, de la empresa Dragados, además de con el consejero Jordi Pérez Camacho y con otros miembros del equipo de gobierno insular en minoría, liderado por Nieves Lady Barreto.

En la reunión, celebrada en el salón de consejeros de la institución insular, se expusieron los detalles más importantes de la siete fases de este gran proyecto de remodelación de la principal arteria de comunicación de la capital, con el anuncio de la creación de 200 aparcamientos en las entradas norte y sur de la ciudad y con lanzaderas de acceso al casco urbano. Mientras se desarrollaba este encuentro, otro grupo de vecinos y comerciantes, en este caso en la zona de La Alameda, daba a conocer públicamente la convocatoria de un almuerzo, mañana, para celebrar, con la socarronería propia del palmero, el incumplimiento de los plazos de la zona comercial abierta de ese espacio estratégico capitalino, donde varias calles continúan abiertas e inaccesibles, ocasionando serios perjuicios a los comercios.

La reunión en el Cabildo no ha logrado tranquilizar por igual a todos los comerciantes, que si bien entienden la complejidad de los trabajos, reclaman mayor cuidado a la hora de tomar decisiones técnicas que puedan bloquear calles, tráfico rodado y para peatones en la zona comercial más potente de la ciudad. El consejero Jordi Pérez Camacho, uno de los más proactivos a la hora de ponerse manos a la obra con los asuntos pendientes en la Corporación insular, tras la investidura este lunes por parte de Nieves Lady Barreto, ha garantizado que el tráfico en la Avenida Marítima no sufrirá cortes en ninguna de las siete fases del proyecto de remodelación y mejora, que hace algunas semanas arrancó su primer tramo en la calle trasera al Cabildo palmero.

El consejero se ha esforzado, acompañado por la presidenta de la institución insular y por los técnicos del departamento de Infraestructuras, así como por el director de la obra adjudicada a Dragados, de transmitir fiabilidad a los empresarios y vecinos, además de dar un mensaje de tranquilidad, algo que a los afectados les cuesta interiorizar por los antecedentes.

En La Palma se ha vivido una situación cronificada en las obras adjudicadas, de incumplimiento de plazos de ejecución. Solo el tiempo y las medidas aplicadas por la institución insular ahora, con el compromiso de información periódica y una comisión de seguimiento con la participación del sector comercial, podrán determinar si, tal y como aseguran los representantes públicos en el Cabildo, las actuaciones no solo no afectarán a las campañas de Navidad y de las posteriores rebajas en la ciudad, sino si estarán concluidas para la celebración de una nueva edición de las fiestas lustrales de la Bajada de la Virgen en el año 2020.