economia

Baja preocupante en el consumo de cemento y áridos en Tenerife frente a Gran Canaria

Fepeco denuncia que la caída en la Isla alcanza ya el 10%, lo que significa que no hay proyectos y que el sector se paraliza
Imagen de la fábrica de cemento en Santa Cruz de Tenerife. Fran Pallero

Los empresarios de la construcción de Tenerife han mostrado su preocupación por la caída en picado del consumo de cemento en la provincia occidental frente al incremento notable registrado en la oriental. Según los datos que maneja la Federación Provincial de la Construcción (Fepeco), en los primeros cinco meses del año, hasta el 31 de mayo, el consumo de cemento en Gran Canaria ha aumentado el 14,13% respecto al mismo periodo del año anterior, mientras que en Tenerife disminuyó el 10%, que vienen a ser unas 13.000 toneladas. Solo en el mes de junio, el consumo bajó en 4.780 toneladas y las previsiones, con los datos actuales, señalan que, para final de año, se podrían perder unas 29.420 toneladas de consumo de cemento.

Esto significa, según aseguró el presidente de Fepeco, Óscar Izquierdo, “que se frena el mercado y el repunte que veníamos registrando después de la crisis”. “Lo llamativo y preocupante”, prosigue Izquierdo, “es que esta situación solo se produce en la isla de Tenerife. Hay proyectos constructivos, importantes y con posibilidades de crear mucha riqueza social y empleo, pero están paralizados porque no hay manera de que salgan las licencias, como es el caso de cuatro instalaciones hoteleras (dos en El Mojón, una en Vera de Erques y otra en Granadilla). Además, hay que reseñar la inmovilidad en que se encuentra la construcción del circuito del motor, la ejecución definitiva del puerto de Granadilla y sus instalaciones en tierra, el retraso considerable que lleva la obra de la terminal en el Aeropuerto del Sur, la incertidumbre sobre el comienzo de la obra del cierre del anillo insular, y la no ejecución del tercer carril, ni en la TF-1, ni en la TF-5”.

Los áridos han seguido la misma tendencia que el cemento, incrementando su consumo en Gran Canaria y disminuyendo en Tenerife, en proporciones similares, como consecuencia, entre otros motivos, de “una mayor cantidad de promociones privadas, lo que demuestra más celeridad en la gestión administrativa de licencias municipales, o las obras en el Puerto de la Luz, que es un foco significativo de actividad, en comparación al puerto de Tenerife que lamentablemente no tiene la suficiente entidad constructiva”. Esto lleva, además, a que del conjunto de trabajadores de la construcción en Canarias el 51,92% están en la provincia de Las Palmas y el 48,08% se concentran en la provincia de Santa de Tenerife, “y la tendencia es a seguir aumentando esas proporciones”.

Con estos datos en la mano, Izquierdo alerta de que la industria de la construcción se está paralizando en Tenerife y, en cambio, se mueve en Gran Canaria. “El tejido empresarial y la iniciativa privada quieren trabajar, pero se lo impiden sistemáticamente los obstáculos burocráticos y la incapacidad de algunos responsables públicos”.

Los datos reflejan, sostuvo Izquierdo, un “estancamiento” de la construcción en Tenerife, “debido a causas externas al sector, como son la poca operatividad de las administraciones públicas en sus distintos niveles territoriales; el aumento significativo de la economía sumergida; la lentitud en la resolución de los expedientes y especialmente las licencias de obras; el colapso en que están instaladas las oficinas técnicas municipales, y la falta de proyectos y licitación de obra pública y el retraso histórico de las obras de carreteras”.

TE PUEDE INTERESAR