sucesos

Detenidos tras robar a un hombre en un cajero automático en Santa Cruz de Tenerife

Los arrestados tienen 46 y 57 años y éste último se resistió violentamente a la detención

Agentes de la Policía Local de Santa Cruz de Tenerife detuvieron esta madrugada a dos hombres que habían atracado a un hombre tras sacar dinero en efectivo de un cajero automático ubicado en la carretera general del Rosario.

Los arrestados tienen 46 y 57 años y éste último se resistió violentamente a la detención llegando a causar daños en el vehículo patrulla policial y golpeando a uno de los policías intervinientes.

A los hombres se les incautaron 150 euros que portaban en ese momento.

Los agentes fueron requeridos, desde la sala operativa del 091, para dirigirse de manera urgente al lugar del robo.

Además, se informó de que un testigo de los hechos había facilitado la descripción de los individuos, además de los datos del vehículo en el que huyeron, un Mazda 323, de color rojo.

La persona que facilitó estos datos llegó a seguir, en su propio coche, a los presuntos autores de este robo con violencia, colaborando con la labor policial.

Una patrulla de la Policía local localizó al vehículo de los arrestados en la avenida Príncipes de España de Ofra, dándoles el alto.

Ambos obedecieron esta indicación, pero mientras uno de ellos no opuso ningún tipo de resistencia, el conductor del coche se negó a bajarse y amenazó a los policías con embestirles.

Finalmente, fue necesario sacarlo a la fuerza del vehículo teniendo que ser reducido por varios agentes.

Los testimonios recogidos por la Policía Local señalaban que ambos hombres habían agarrado por la espalda a otro individuo, tras sacar dinero en un cajero automático arrebatándoselo.

La Policía Nacional, que también se personó en el lugar de la detención, se encargó del traslado del primer detenido hasta las dependencias policiales mientras que el otro detenido fue llevado a un centro de salud donde prosiguió su comportamiento violento y agresivo, llegando a golpear a uno de los agentes.

Allí fue tratado por el personal sanitario y trasladado a las dependencias policiales para quedar a disposición de la autoridad judicial pertinente.