superconfidencial

Las chicas del fútbol

Ya les he contado que, tras el Mundial femenino de Francia, me he enamorado del fútbol de las chicas. Juegan como los ángeles y el otro día hablé largamente en Los Limoneros con María José, la mejor jugadora de nuestro UDG Tenerife, cuarto en la Liga pasada de Primera División. Me supongo que habrán leído […]

Ya les he contado que, tras el Mundial femenino de Francia, me he enamorado del fútbol de las chicas. Juegan como los ángeles y el otro día hablé largamente en Los Limoneros con María José, la mejor jugadora de nuestro UDG Tenerife, cuarto en la Liga pasada de Primera División. Me supongo que habrán leído la entrevista, publicada en este periódico la semana pasada. Me da pena de que en Canarias el fútbol femenino no haya despegado en cuanto a comprensión y atención. Por ejemplo, nuestro equipo de Primera División juega en un campo con un césped artificial infernal y sus jugadoras se equipan en unos vestuarios más infernales todavía. Se le ha propuesto, por parte de su directiva, al CD Tenerife que esta entidad deportiva acoja al equipo para que juegue en el estadio y pase a formar parte del Club, a través de su Fundación. Pero a Miguel Concepción le cuesta tomar decisiones. Y ya que preside el CDT debería aceptar la iniciativa de la directiva del equipo femenino, que le ha propuesto, incluso, seguir gestionando el UDG Tenerife y que al Tete no le cueste un duro esta adopción. Ellos se ocuparían de todo. Pero no ha habido respuesta. Y es una pena porque los principales clubes de todo el mundo ya tienen su conjunto de chicas y a algunos les va muy bien. Hasta el Real Madrid, que ha sido muy conservador en esto, ha adquirido el Tacón, que dentro de un año se convertirá en Real Madrid. Como el estadio Rodríguez López es propiedad del Cabildo y en el Cabildo correrán pronto nuevos aires, no estaría mal que se le diera un toque a Concepción para que afloje un poco su postura y el UDG Tenerife disponga de un escenario digno para jugar sus partidos contra los mejores equipos españoles. Es de justicia.