economía

Manuel Ramón Plasencia: “La Consejería de Educación se durmió, jamás dijo que esa sería la forma de gestionar los comedores”

Presidente de la Fecam
Manuel Ramon Plasencia. DA
Manuel Ramon Plasencia. DA
Manuel Ramon Plasencia. DA

El alcalde de la localidad gomera de Alajeró, Manuel Ramón Plasencia, afronta sus últimas semanas como presidente de la Federación Canaria de Municipios (Fecam), cargo del que tomó posesión en septiembre de 2011. El socialista, regidor de su municipio desde el año 2000, considera que el cambio de modelo anunciado por la Consejería regional de Educación y Universidades en el programa de comedores de verano, de no gestionar directamente este servicio y dejarlo en manos de los ayuntamientos, que pueden solicitar una subvención directa si desean acogerse al programa, fue una solución tomada “sin consenso” y llevada a cabo “sin previsión, “a última hora y para parchear este asunto”. El verano pasado acudió a este servicio una media de 2.100 alumnas y alumnos, con talleres implantados en 58 municipios por la propia Consejería, en colaboración con los ayuntamientos, y este año, en proporción, ya hay más menores inscritos con solo 31 ayuntamientos, lo que demuestra que esta prestación sigue siendo muy necesaria.

-¿Qué ha ocurrido para que la puesta en marcha de los comedores de verano para atender a los menores de familias más desfavorecidas del Archipiélago haya generado el malestar entre los municipios y la Consejería?
“Creo que el responsable del departamento al que le correspondía este tema dentro de la Consejería se dejó dormir o se despistó. Le cogió con el paso cambiado y, a última hora, trató de buscar una solución para parchear este asunto. La Consejería jamás nos dijo en las reuniones anteriores que esa sería finalmente la manera de gestionar los comedores de verano. Sinceramente, creo que faltó una mayor coordinación con los municipios y se dejaron dormir. Se les echó el tiempo encima sin tener ninguna programación, y después dicen que el cambio de modelo se coordinó con los ayuntamientos, cuando lo cierto es que hubo un par de reuniones, pero nunca se elevó una propuesta ni a la Comisión de Educación, ni al Comité ejecutivo de la Fecam y, por tanto, nunca se tomó una decisión institucional. En definitiva, las consecuencias las tenemos ahora. Algunos ayuntamientos no se hicieron responsables de este servicio de la manera que se había planteado y vamos a ver qué resultado va a tener. Espero que en los próximos años se hagan las cosas de otra manera, como se deben hacer, buscando alternativas viables para el futuro, teniendo en cuenta que no todos los municipios son iguales, y pensando que este importante servicio llegue a todos y cada uno de los niños canarios que más lo necesiten”.

-¿Cómo es posible que un nuevo modelo de gestión que afecta a miles de menores en situación de vulnerabilidad se adopte en un período de dos elecciones y un cambio municipal, con tan poco margen de maniobra para las nuevas corporaciones?
“No solamente es inapropiado el tiempo en pleno cambio de mandato municipal, es que el sistema de gestión de la manera que se estaba planteando por parte de la Consejería era novedoso. No se puede llegar y dar una subvención específica a los municipios para acogerse al programa de comedores de verano ahora, cuando no se había realizado antes directamente por parte de la Consejería de Educación y Universidades. Es verdad que era necesario cambiar el mecanismo que se estaba utilizando, pero había que haberlo previsto antes, no en estos momentos, días antes de comenzar julio y con los plazos encima”.

-De los 88 municipios de Canarias, este verano se acogerán 31, lo que permitirá atender a unos 1.370 escolares en riesgo de exclusión social. El pasado año acudieron a este servicio unos 2.100 menores con talleres implantados en 58 municipios por la propia Consejería. ¿Hay ayuntamientos que ya abandonaron a su gente más humilde?
“No, lo que pasa es que hay ayuntamientos que casi nunca se han acogido a estos comedores de verano porque no ven esa necesidad de urgencia en su municipio y atienden a la familia de otra manera. Hay que tener en cuenta que las mayores necesidad están en los municipios más importantes y de gran población, que es donde realmente se plantea esta situación. Esta vez hemos visto que los ayuntamientos han actuado con responsabilidad en este asunto y felicito a los 31 municipios, porque han hecho un esfuerzo importante para resolver el problema, y a pesar de que se hicieron las cosas de manera apresurada, han podido contratar monitores, vigilancia, limpieza, catering, etc., para poner en marcha los talleres”.

-El ayuntamiento es la primera puerta a la que llaman las familias y las personas más desfavorecidas. ¿Cómo se les puede ayudar desde el municipio?
“Es la primera puerta a la que tocan y, en muchos casos, lo tienen muy difícil para poder tocar y acceder a las siguientes puertas de la Administración, pues todo el mundo sabe cómo son los temas burocráticos para solucionar los problemas. Por eso desde los municipios insistimos, y no por el hecho de acaparar protagonismo ni querer tener los dineros, sino para intentar resolver el problema al ciudadano, que cuanto más próximos están los servicios al mismo, más fácil lo tiene y más rápido se le atiende y se le puede resolver su necesidad. Siendo el ayuntamiento su administración más cercana, cuanto antes lleguemos al ciudadano, mucho mejor”.

-Próximamente tocará renovar la Fecam. ¿Qué balance realiza de su período en la presidencia de la institución?
“El 1 de octubre tenemos la asamblea general para elegir la nueva dirección de la Fecam. Han sido cuatro años de trabajo intensos, con muchas dificultades, pero creo que han sido más las cosas positivas para la Federación Canaria de Municipios que las negativas. Estamos satisfechos con nuestro trabajo y gestión, no solo desde la presidencia, sino también por parte de todo el equipo directivo que forma el comité ejecutivo de la federación. Ha sido un equipo excelente y del que me siento orgulloso de haber compartido con ellos todos estos últimos años de trabajo”.

-Ángel Víctor Torres (PSOE) asume la presidencia del Gobierno de Canarias. ¿Qué espera de este nuevo mandato?
“Yo estoy totalmente convencido de que habrá cambios positivos en la gestión del nuevo Ejecutivo de Canarias, porque hay formas diferentes de gobernar. Ángel Víctor Torres es una persona que ha pasado por todas las administraciones (fue alcalde de Arucas en dos ocasiones y vicepresidente del Cabildo de Gran Canaria), y es consciente de lo que para el municipalismo representa el Gobierno de Canarias. Vamos a ver si ahora toma en cuenta que el problema lo tenemos en los pueblos. Esas líneas que hacían referencia anteriormente en las políticas sociales las tenemos nosotros en primer plano. Creo que, como en todos los Gobiernos que empiezan por primera vez y sustituyen a otros, hay que darle un margen de cortesía en su mandato y, a partir de ahí, podremos hacer las primeras valoraciones de su gestión”.

-¿Que le pide al nuevo Ejecutivo formado por el Partido Socialista, Nueva Canarias, Podemos y Agrupación Socialista Gomera desde la Federación Canaria de Municipios?
“Les pido que sean sensibles con los más desfavorecidos y sobre todo con la clase media y la clase trabajadora. Independientemente de que todas las áreas pueden ir en paralelo, es cierto que hay que ayudar a la clase media-baja para crecer como sociedad. La economía tiene que estar muy centrada en la clase media, porque es la que va a los supermercados, a la cafetería y genera actividad económica. Y para mí lo fundamental es incidir en los servicios sociales. Hay mucha pobreza en Canarias -más del 36% de la población está en riesgo- y ahí es donde deben centrar los recursos, en los servicios básicos. Desde la Fecam lo hemos pedido siempre”.

-Es una pena que la nueva Ley Canaria de Servicios Sociales que Fernando Clavijo prometió en su discurso de investidura haya llegado al final del mandato y no ha podido aplicarse ni desarrollarse en su totalidad.
“Es una pena porque se trabajó mucho y se había alcanzado un gran consenso. Pero nunca es tarde si la dicha es buena. Yo creo y espero que esta ley marcará un antes y un después, sobre todo para las personas más necesitadas y más desfavorecidas de Canarias”.

-Usted no ha sido partidario del Fondo de Desarrollo de Canarias (Fdcan) y ha comentado en algunas ocasiones que debe cambiarse. ¿Lo planteará al nuevo Ejecutivo regional?
“Entiendo que el Fondo de Desarrollo de Canarias (Fdcan) habría que revisarlo, porque el objetivo con el que salió, desde mi punto de vista, no se ha cumplido para nada. Es el momento de revisarlo y destinarlo a cubrir esos servicios básicos que siempre reivindicamos desde los ayuntamientos. Es decir, dotar de recursos a los servicios sociales, la sanidad y la educación. Y actuando en esos tres pilares fundamentales se puede hacer mucho para salir del enquistamiento en el que está nuestra sociedad actualmente”.

-¿Qué balance hace de estas últimas legislaturas de Gobiernos de Coalición Canaria?
“Los ocho años que llevo como presidente de la Fecam han sido momentos difíciles. Hay que tener en cuenta que la crisis afectó con más fuerza en Canarias entre 2011 y 2015, los últimos con el mandato de Paulino Rivero en el Gobierno. Fueron momentos muy difíciles, pero entre todos arrimamos el hombro y aportamos nuestro granito de arena para al final ir superando esos momentos complicados. En los últimos cuatro años hemos vivido una mejora de la situación económica, con más recursos y más medios, lo que ha llevado a suavizar ese impacto que la crisis económica nos dejó a lo largo de los años más duros, más del 40% de la población en la pobreza”.

TE PUEDE INTERESAR