santa cruz

Santa Cruz suspende los artículos polémicos de la ordenanza de Tráfico

El área de Seguridad reúne hoy a la mesa técnica que ha estudiado la nueva norma para detallar qué puntos se dejan sin efecto, cambios que deben ser ratificados por el Pleno
Solares en Cabo Llanos con gorrillas
Solares en Cabo Llanos con gorrillas
Solares como los que están en Cabo Llanos son algunos de los puntos más comunes en los que los aparcacoches desempeñan su trabajo. Fran Pallero

Sindicatos policiales y vecinos habían amenazado con llevar a los tribunales la flamante ordenanza de Tráfico de Santa Cruz si no se paralizaba su aplicación. La polémica suscitada por algunos artículos a la hora de su aplicación o la falta de consultas a determinados colectivos han hecho que el actual equipo de gobierno se encuentre revisando la ordenanza, artículo por artículo, para proceder a dejar en suspenso algunos de los puntos, una suspensión que se pretende aprobar en el pleno del próximo 26 de julio. Así lo confirmaron ayer desde el Ayuntamiento de Santa Cruz, avanzando que hoy se reúne la mesa técnica para abordar qué artículos se verán afectados. La revocación de todo el texto no es posible, dado que la entrada en vigor de la actual ordenanza derogó la anterior, por lo que el Ayuntamiento se quedaría sin marco jurídico para regular el tráfico en la ciudad.

Con esta revisión se pretende rebajar la conflictividad y evitar que se judicialice una norma de vital importancia para el municipio, que introduce a la capital en el siglo XXI en lo que a la regulación de la movilidad se refiere. Desde el punto de vista normativo, los sindicatos policiales ya habían denunciado, concretamente el CSIF, y en estos días también CC.OO., que artículos como el que prohíbe la actividad de los aparcacoches y que les autoriza a confiscar la recaudación eran de muy difícil aplicación. “Cómo vamos a saber si el dinero que lleva encima esa persona procede de exclusivamente de su actividad como gorrilla”, explicaban desde el CSIF en su momento. Pero lo que más preocupa a los sindicatos policiales, y el motivo que les lleva a ir al juzgado, es que la ordenanza confiera a los miembros de Protección Civil capacidad para ordenar el tráfico, algo que, recuerdan las organizaciones sindicales, solo es potestad de los agentes de la Policía Local.

Desde los colectivos vecinales, la Asociación El Perenquén es la que más oposición ha mostrado, ya que, asegura, la ordenanza se aprobó sin estudios de movilidad ni el impacto de sus medidas en la zona Urban, además de que no se solucionan los problemas de accesibilidad en esta zona de la ciudad o que se permite la circulación por las aceras de patinetes eléctricos.

TE PUEDE INTERESAR