sur

Un centenar de nuevos ‘sin techo’ acuden a Cruz Roja en el último año en el Sur

La mayoría de demandantes más recientes de ayudas en la comarca llegan de Sudamérica y de países subsaharianos; la ONG advierte del aumento de familias con menores en la calle
La unidad móvil de emergencia social de Cruz Roja reparte cenas y desayunos cada día en el municipio de Arona, como se aprecia en la imagen inferior. DA
La unidad móvil de emergencia social de Cruz Roja reparte cenas y desayunos cada día en el municipio de Arona, como se aprecia en la imagen inferior. DA
La unidad móvil de emergencia social de Cruz Roja reparte cenas y desayunos cada día en el municipio de Arona, como se aprecia en la imagen inferior. DA

El final de la crisis económica no se refleja en el número de servicios que presta Cruz Roja en el sur de Tenerife. Lo que dicen los indicadores económicos dista mucho de la realidad diaria que se encuentran los voluntarios de esta ONG en la calle. Hasta 158 personas sin techo atendió en el último año la organización humanitaria en los municipios de la comarca de Abona (Arona, Granadilla, San Miguel, Vilaflor y Arico). La cifra preocupa especialmente, ya que del total de usuarios que acudieron en busca de ayuda, 101 lo hicieron por primera vez.

“La población venezolana es la más numerosa a la hora de solicitar ayudas por la situación que se vive en su país, pero últimamente también llegan desde Colombia, Argentina, Uruguay y Brasil. En general, la mayoría de demandantes de ayuda proceden de Sudamérica y de países subsaharianos. Todos llegan con la esperanza de poder trabajar y encontrar una vivienda. Llegan a casa de algún amigo, familiar o conocido, pero al cabo de un par de semanas ya no tienen dónde estar”, explica a DIARIO DE AVISOS José Luis Camisón, coordinador de Cruz Roja en la comarca de Abona, que advierte de que últimamente hay un repunte de casos de familias con menores que están en la calle.

Solamente en Arona, el municipio con mayor población del Sur (100.000 habitantes), Cruz Roja ofrece 40 cenas y otros tantos desayunos en plena calle a través de su unidad móvil de emergencia social, que recorre, al final de la tarde, distintos puntos de la zona costera del municipio, sobre todo El Fraile, Las Galletas y Los Cristianos. El año pasado la ONG entregó 8.800 ayudas a estas personas, la gran mayoría extranjeras, entre alimentos, mantas, productos de higiene, calzado y ropa. Además, se realizaron 200 asistencias sanitarias.

La mayor parte de las personas atendidas, entre las que predominan los varones extranjeros con una media de edad que oscila entre los 30 y los 40 años, duermen en cuevas, en plazas, en locales abandonados o en tiendas de campaña en playas, dadas las favorables condiciones meteorológicas del Sur. “Si es grave el problema de falta de recursos alojativos en la Isla, en el Sur es gravísimo”, subraya Camisón.

Sin asistencia

Muchos de los que tocan estos días a la puerta de Cruz Roja se encuentran con la desagradable sorpresa de la eliminación de uno de los programas más demandados por los usuarios por falta de financiación del Gobierno de Canarias, tal como informó el pasado domingo este periódico. Más de 2.000 familias inmigrantes del Sur se han quedado desde el mes pasado sin asistencia social, jurídica y psicológica al verse obligada Cruz Roja a prescindir de los profesionales que prestaban estos servicios por falta de fondos. La supresión de esta triple asistencia que se prestaba desde hacía más de 10 años, una vez que la Consejería de Empleo, Políticas Sociales y Empleo dejara sin financiar el 87,25% del proyecto Integración de inmigrantes, afecta especialmente a las personas que no cumplen el requisito de llevar seis meses empadronadas en algún municipio para poder optar a las ayudas que ofrecen los ayuntamientos.

“Hasta ahora, cuando un inmigrante sin las mínimas necesidades cubiertas se plantaba en un ayuntamiento y allí comprobaban que no llevaba seis meses empadronado, le decían: “Lo sentimos, no le podemos ayudar, vaya a Cruz Roja que allí le atenderán”. Ahora eso se acabó”, lamenta el coordinador de la organización en la comarca de Abona.

TE PUEDE INTERESAR