medio ambiente

Denuncian el uso de combustibles fósiles para calentar las piscinas en los hoteles de Canarias

Varios colectivos ecologistas advierten de que establecimientos hoteleros de las Islas incumplen la normativa al emplear fuentes como el diésel o el propano para aumentar la temperatura del agua
PISCINA
PISCINA
Los ecologistas se quejan del incumplimiento de la normativa en las piscinas al aire libre. DA

En plena ola de conciencia ambiental, plasmada en movimientos internacionales como el liderado por Greta Thunberg o fenómenos como la vergüenza a volar (flygskam), varios colectivos ecologistas de Canarias han puesto su punto de mira en nuevas acciones para advertir sobre determinadas prácticas en las Islas que, a su juicio, van en dirección opuesta a las pautas para combatir los efectos del calentamiento global.

En ese sentido, diversas asociaciones ecologistas empiezan a apuntar a la principal industria del Archipiélago: el turismo. En concreto, advierten del uso de combustibles fósiles en determinadas instalaciones hoteleras de las Islas para el calentamiento de las piscinas al aire libre, incumpliendo, aseguran, el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios, que establece “prohibiciones expresas” sobre el uso de combustibles como el diésel o propano en recintos abiertos por sus efectos sobre la salud.

En ese sentido, recuerdan que el citado reglamento indica que el consumo de energías convencionales para el calentamiento de piscinas está permitido solamente cuando estén situadas en locales cubiertos, y que aquellas que se hallen ubicadas en un espacio abierto solo podrán utilizar fuentes de “energías residuales o de libre disposición”, en referencia a las renovables, incluyendo el biometano, que no expulsa dióxido de carbono (CO2). En ningún caso, sostienen, se permite el calentamiento directo del agua de la piscina por medio de una caldera.

Representantes de varios colectivos ecologistas aseguraron a este periódico que el incumplimiento de esta norma se considera una infracción muy grave, y las sanciones pueden alcanzar hasta los 100 millones de euros, además de la suspensión de la licencia de actividad.

SERVICIOS DE INSPECCIÓN

En ese sentido, advierten del papel de las administraciones públicas competentes para garantizar el cumplimiento de las normas a través de los servicios de inspección. “El incumplimiento arbitrario del funcionario puede ser considerado un delito de prevaricación, así como un delito por omisión del deber de perseguir delitos”, aseguran.

Por otra parte, la Plataforma de Juventud por el Clima, que representa en Canarias el movimiento Fridays for the Future, liderado por Greta Thunberg, ya cuenta con el apoyo de más de un centenar de colectivos sociales, tanto de la provincia tinerfeña como de Las Palmas, en la que se considera la mayor iniciativa de unidad ambiental en las Islas, para secundar la Huelga Mundial por el Clima del próximo 27 de septiembre.

TE PUEDE INTERESAR