POLÍTICA

Mariano Cejas: “Vidina Espino y Teresa Berástegui nos engañaron a candidatos, afiliados y votantes haciendo el juego a CC”

Cejas rompe hoy meses de silencio en una entrevista concedida en exclusiva a DIARIO DE AVISOS, en la que anuncia que abandona su partido

Mariano Cejas

El exportavoz regional de Ciudadanos (Cs), Mariano Cejas, ha sido hasta ahora, junto a la diputada nacional Melisa Rodríguez y a la cabeza de cartel de la formación naranja a la Presidencia del Gobierno de Canarias, Vidina Espino, la cara más visible del proyecto de Albert Rivera en las Islas. Más de cinco años afiliado y muchos kilómetros recorridos para crear agrupaciones locales e insulares por todo el Archipiélago le respaldan. Cejas rompe hoy meses de silencio en una entrevista concedida en exclusiva a DIARIO DE AVISOS, en la que anuncia que abandona su partido. Su rostro denota cierta tensión. Han sido muchos los acontecimientos que se han dado en su partido desde el pasado 26-M: los hombres de negro han creado una gestora regional y otra en la agrupación de Santa Cruz, acusaciones de tamayazo, expedientes de expulsión a los concejales naranjas en el Ayuntamiento capitalino y a los dos consejeros en el Cabildo tinerfeño por haber cumplido con la promesa que habían lanzado en campaña de acabar con los chiringuitos políticos de Coalición Canaria (CC) y de regenerar la vida política en las Islas… Bandazos que los afiliados no han acabado de entender, y de ahí el reguero de bajas que se sigue produciendo en la formación…

-¿Entiende algo de lo que está pasando?
“A la tan manida nueva política ha llegado gente con las mismas ambiciones que los que ya estaban. Gente en busca de un sillón sin más miramientos, capaz de hacer mil quiebros éticos con tal de seguir en la palestra. Insisto, el espectáculo es, cuando menos, muy poco edificante. Ese discurso de vamos a abrir ventanas y luego cuando se abren anunciar delante de la prensa expedientes de expulsión dice bastante de la catadura moral de algunos personajes”.

-¿Cuándo comienza esta caída a los infiernos de Cs?
“Obviamente, con las designaciones para la campaña de autonómicas, aunque quizás las raíces de todo haya que buscarlas más atrás incluso. Se han tomado decisiones equivocadas, y no se supieron ver las señales de alerta. Cegados quizás por el exceso de confianza, no se vio que había una serie de personas construyendo su propio relato en otros lugares, y que ese discurso para nada tenía que ver con lo que perseguíamos. El egoísmo ha sido lo que ha definido al partido en estos meses”.

-¿Cuáles son en su opinión los errores cometidos en esa campaña electoral del 26-M?
“Desde luego, creo que el principal fue el de no crear equipo. Esto se convirtió en un ejército de Pancho Villa en el que cada uno hacía lo que podía. La jefatura de campaña, en manos de Teresa Berástegui, se transformó en una secretaría personal de Vidina Espino, volcando todos los recursos sobre ella y silenciando, y repito para que se entienda claramente, silenciando, a otros candidatos. Las agrupaciones dieron todo lo que podían, pero sin un orden claro. Fue, comparado con campañas anteriores, un verdadero despropósito. Claro que al final el refranero es sabio y dice el típico “más vale malo conocido….”, porque lo que vino después ya ha sido una verdadera locura cuyas consecuencias en el partido yo creo que aún no se han calibrado”.

-Su compañera Matilde Zambudio, primera teniente de alcalde del Ayuntamiento de Santa Cruz, ha afirmado que Cs ha muerto en Canarias…
“Tal y como lo conocíamos, así es. El partido en Canarias ha renegado de sus principios ideológicos sin rubor alguno y sin que nadie desde arriba haya mostrado la más mínima vergüenza en sofocar este movimiento. Se ha penalizado y se ha hecho escarnio de aquellos que han defendido la idea primigenia que hizo de la regeneración el mascarón de proa del partido en las Islas. El trabajo de esos hombres y mujeres ha sido ninguneado y pisoteado, pero, ojo, lo ha sido desde dentro del partido en Canarias también, no pensemos que esto es solo una cosa que viene de fuera. Pienso en los consejeros del Cabildo, en los cargos electos de Santa Cruz y en el abandono de la gente de Tacoronte, de tantos otros cargos, y de los propios afiliados y simpatizantes, que al final asisten perplejos a un espectáculo lamentable. Es una verdadera pena”.

-¿Por qué no se enfrentó en las primarias a Vidina Espino para ser el candidato a la Presidencia del Gobierno?
“Porque yo no estoy aquí para blanquear según qué procesos ni participar de ninguna componenda. Yo puedo jugar un partido de fútbol contra quien quiera, eso sí, si no me atan una pierna al poste de mi portería. Hace muchos años que soy un profesional en mi trabajo, no iba a dejar de serlo en este caso”.

-¿Insinúa que las primarias estaban orientadas?
“No insinúo nada, simplemente no estaba dispuesto a ser otro Igea dentro del partido. Si alguien tenía claro que otra persona debía liderar el proyecto, no sería yo quien le iba a dar una pátina de normalidad”.

-Con lo cual, ¿usted sospechaba que no iba a ser un partido limpio?
“Evidentemente, no iba a ser un partido con fair play (juego limpio). Tampoco quiero blanquear las decisiones de nadie. Decidí presentarme en la lista regional porque también consideraba que era una buena forma de darle la oportunidad de votarme a todos los compañeros que habían apostado por mí durante mucho tiempo”.

-¿Se arrepiente de no haberse presentado?
“Visto desde la perspectiva que da el tiempo, diría que sí. Porque debería haberlo hecho por los compañeros del partido, por todos los que han estado montando agrupaciones codo con codo desde hace tantos años. A pesar de las cartas marcadas, quizás debía haberme presentado”.

-¿Cómo llega un partido que hace de la lucha contra CC su bandera a decir que se sentarán con ellos y que hay que pactar?
“Pues realmente es difícil de entender, al menos, desde la visión de los que hemos defendido a capa y espada que la regeneración aquí pasaba por nosotros. Además, está la hemeroteca, que es caprichosa. Este mismo diario ha visto portadas de Teresa Berástegui y Vidina Espino hablando de la necesidad de abrir ventanas y cambiar, y luego han abanderado el mensaje de colaborar activamente para que CC permaneciera en el poder. Imagino que dormirán a pierna suelta, a pesar de los cientos de bajas de afiliados. Yo sencillamente no sabría dónde esconderme”.

-Volviendo a las declaraciones de Matilde Zambudio, ¿diría que ellas son las culpables de la descomposición del partido?
“Como poco, han sido colaboradoras necesarias. Pero, desde luego, su trabajo no se ejecuta sin la anuencia de otras personas. Ha habido ausencias clamorosas que los afiliados no son capaces de entender. Tenemos una diputada nacional que no ha sido capaz de dar un puñetazo en la mesa y poner orden, quizás era lo que menos le interesaba, o quizás estaba de acuerdo con esa estrategia desde un principio, ni siquiera lo he podido comprobar de viva voz. Puede hablar con cualquier afiliado que con toda seguridad incluirá a Melisa Rodríguez en esa terna. Da la sensación de que al partido lo único que le importa es generar diputados que acompañen a Albert Rivera en Madrid, y que lo que pasa en Canarias ya le queda muy lejos a determinadas personas. Sorprende verla en Madrid beligerante a la hora de defender lo prometido en campaña sobre el bloqueo al PSOE, y luego diluirse en cuanto se nombra a los compañeros expulsados aquí por defender lo prometido en campaña”.

-¿Se puede sostener hoy en día que CS es el partido del talento?
“Quiero seguir pensando que sí, pero se hace difícil sostener este axioma cuando vemos cómo se premia con un puesto de confianza en el Parlamento de Canarias a la máxima responsable del mal resultado electoral en Canarias, que ha sido parte fundamental del lamentable espectáculo del Comité de Pactos y que no tiene reparo en defender una cosa y su contraria en un espacio de cinco minutos”.

-Se refiere usted a Teresa Berástegui?
“Obviamente”.

-Viendo la campaña de Cs, es difícil imaginar que algunos cargos iban a hablar abiertamente de pactar con CC una vez pasadas las elecciones…
“Ese es el resultado de un engaño masivo que sufrimos candidatos, afiliados y votantes a manos, fundamentalmente, de Vidina Espino y Teresa Berástegui. Creyeron hacer el negocio del siglo en un juego de suma cero. No fue un movimiento, vamos a decirlo de forma elegante, inteligente”.

-Esa respuesta es realmente dura…
“Más duro resultó, por ejemplo, que la secretaria de Comunicación del partido en Canarias, casualmente, Vidina Espino, diese la orden de ocultar una publicación que yo mismo había realizado en redes sociales, en las que dejaba claro la imposible ecuación de pactar con CC con Clavijo al frente. Le diré más, esa publicación contenía una portada de diario de avisos en la que dejaba claro ese extremo. O que, sin rubor alguno, confesara que creía en la inocencia del expresidente nacionalista. Una de dos, o es una irresponsable o ya abonaba el terreno para un pacto con CC”.

-Vidina Espino acusó de tránsfugas a los concejales del Ayuntamiento de Santa Cruz e incluso habló de tamayazo del secretario de Organización, Juan Amigó…
“Bueno, eso tendrá que explicarlo ella en los tribunales según tengo entendido. Pero da una clara muestra del nivel del que estamos hablando. Daría hasta sonrojo hablar de ello, por ridículo e infantil, de no ser porque es una acusación gravísima, y más cuando lo hace hablando como miembro del partido, no a título personal”.

-En teoría, tiene abiertas unas diligencias informativas por esas afirmaciones contra Juan Amigó…
“El derecho al honor y a la intimidad son derechos constitucionales y nuestros estatutos dicen que uno de los motivos de expulsión de un afiliado es, precisamente, la vulneración de esos derechos. Si hay un juez que, definitivamente, diga que eso es así, el partido tendrá que tomar una decisión”.

-¿Es consciente de que le acusarán de estar hablando desde el rencor?
“Si quisiera hablar desde el rencor no me callaría muchas cosas que por vergüenza sería incapaz de desvelar, y lo habría hecho desde el primer día. Ahora mismo hablo desde la responsabilidad y la tranquilidad. El tiempo ha demostrado que el proyecto venía torcido y que su final era un auténtico siniestro total. Podrían sustituirme en esta entrevista decenas de afiliados que suscribirían estas líneas sin pensarlo dos veces. No podrán decir que no hubo un grupo de personas en el partido que alertamos en su momento de lo que estaba sucediendo”.

-En Cs, ¿los únicos coherentes con sus postulados iniciales de no apoyar los chiringuitos de CC y de regeneración fueron Matilde Zambudio, Juan Ramón Lazcano, Enrique Arriaga y Conchi Rivero?
“Creo que hay muchos afiliados en Canarias que pensamos así. El que revise mi hemeroteca, y también gracias a esta casa, verá que mi discurso siempre fue ese y, al final, se ha cambiado. Es por esto que no solamente han sido engañados los votantes, sino los afiliados, incluso yo mismo”.

-¿Quién o quiénes les han engañado?
“Evidentemente, lo hemos visto en las últimas decisiones del Comité de Pactos, básicamente, Teresa Berástegui y Vidina Espino, que, hasta última hora, han intentado que no llegara ese cambio a Canarias que tanto ansiábamos”.

-¿Ha pervertido el propio Albert Rivera la idea primigenia que tanto ilusionó a toda España de que Cs era un partido de centro?
“Me afilié a un partido de centro y ahora mismo no es un partido de centro. De hecho, en estos momentos somos la marca blanca del PP. Inicialmente me afilié a un partido que luchaba, sobre todo, contra los nacionalismos y contra eso que llevábamos aquí hablando durante tantos años en Canarias, que es CC. Y ya no se lucha por lo mismo. Cuando hay dos personas que hasta última hora intentan llegar a acuerdos para que sigan perpetuándose los gobiernos nacionalistas en el Ayuntamiento de Santa Cruz o en el Cabildo, evidentemente, no es el partido en el que me afilié”.

-Entonces, ¿qué ha cambiado? ¿Quién ha llevado el mensaje a Madrid para que todo sea al revés y la opción fuera la de pactar con CC? Es decir, de luchar contra los nacionalismos a querer perpetuarlos en el poder, de buscar la regeneración, de no pactar con imputados… Insisto, ¿qué cambió?
“Creo que no ha sido el partido. Ha habido órdenes, evidentemente, pero ahí había dos personas totalmente interesadas que eran las que realmente intentaban forzar estos acuerdos. Había un Comité de Pactos que estaba formado por tres personas (Vidina Espino, Teresa Berástegui y José Guerra), aunque ellas son las que realmente dieron esas órdenes de que se votaran a sí mismos para que CC siguiera en el poder”.

-¿Qué opina de la gestora que se ha constituido?
“Tiene un trabajo muy complicado. Ahora mismo son personas que tampoco tienen un amplio conocimiento del partido y estamos viendo que la sangría de bajas de militantes no acaba de terminar. Por tanto, a día de hoy, vamos a dejarles tiempo a ver cómo lo hacen, pero parece que no está funcionando”.

-Es cierto que la ha mencionado en varias ocasiones, pero ¿qué opinión le merece particularmente Vidina Espino, actual diputada regional?
“El problema principal de Vidina Espino es que es una persona que no cree en el equipo y que tampoco cree en la ideología de Cs. Por otra parte, ha intentado anularnos a todos en Canarias, desde el primero hasta el último, y se ha equivocado. Ella se encontró con un equipo hecho desde hace cuatro años y, realmente, no lo ha sabido aprovechar”.

-¿ Y Teresa Berástegui?
“Es una persona que ha venido a la política no para servir a la política, sino para servirse, es decir, para tener un puesto de trabajo”.

-Nada que ver con los valores que ustedes defendían desde el principio…

“No. Creo que hay mucha gente en nuestro partido que tiene mucho mérito y mucha capacidad y es lamentable que no se haya hecho un procedimiento abierto para conocer a las personas que en el partido puedan ir al Parlamento y elegir a la mejor. Teresa no tiene la capacidad técnica para estar en la Cámara regional”.

-¿Y del exsecretario de Organización Juan Amigó?
“Ha sido una persona de equipo, por lo que he trabajado muy bien con él. Gracias a él hemos levantado muchas agrupaciones en Canarias. Es una persona honesta, a la que se le ha tratado muy mal en esta última parte, sobre todo, Vidina Espino, por las declaraciones que hizo hablando de tamayazo”.

-Después de todo lo que nos está contando, ¿se ha planteado abandonar el partido?
“Llevo tiempo planteándomelo. De hecho, me daré de baja ya y lo que no quiero, evidentemente, es abandonar la política. Creo que en la política venimos todos para aportar y si algún día surge un proyecto que me ilusione y que realmente me deje trabajar y aportar a esta tierra, seguiré en política y si no, felizmente, seguiré en mi puesto de trabajo”.

-Hemos dado un repaso a muchos asuntos del que a día de hoy es su partido, pero se le ve contenido, incluso, emocionado, triste…
“Estoy triste por todos los que hemos luchado por esto, porque es mucha gente. Dar este paso es jodido (se emociona)…”.

-Es decir, se va…
“Sí”.