Santa Cruz

Santa Cruz se plantea borrón y cuenta nueva con el Plan Especial de El Toscal

El concejal de Urbanismo, Juan Ramón Lazcano, sostiene que el documento, una vez declarado por el Gobierno de Canarias nulo de pleno derecho, no tiene más recorrido: hay que empezar de cero, aunque se aproveche el trabajo realizado en los últimos 10 años

Urbanismo baraja elaborar de nuevo el Plan Especial de El Toscal
Urbanismo baraja elaborar de nuevo el Plan Especial de El Toscal

La Gerencia de Urbanismo de Santa Cruz se enfrenta a una complicada decisión sobre el Plan Especial de El Toscal: reiniciar su tramitación como si de un documento nuevo se tratase o empezar desde cero su elaboración. El principal escollo con el que se ha encontrado el nuevo Ejecutivo local son los dos informes del Gobierno de Canarias sobre el documento, al que considera nulo de pleno derecho. “Si ya han dicho que es nulo en dos ocasiones, lo lógico es que si lo presentamos una tercera vez se repita el mismo criterio”, explicó a DIARIO DE AVISOS el concejal de Urbanismo, Juan Ramón Lazcano. A esto se uniría la caída del Plan General de Ordenación (PGO), que, asegura el edil, también afectaría a este plan especial. Además, aún faltaría por corregir algunos de los reparos impuestos por el Cabildo, que ya había dado su visto bueno al documento, pero condicionado de nuevo a la corrección de algunos puntos, como el inventario de los inmuebles protegidos.

Por todo lo anterior, admite Lazcano, “tenemos que sentarnos y ver qué hacemos, porque el Gobierno de Canarias no va a cambiar de criterio en cuanto a que considera que hay vicios de nulidad, así que tenemos que ver si merece la pena tramitar todo de nuevo para evitar la nulidad o si empezamos de cero y lo introducimos ya dentro del nuevo Plan General. Se trata de ver con qué se tarda menos”.

El Plan de El Toscal inició su tramitación en 2008, un año después de que fuera declarado Bien de Interés Cultural (BIC). Desde entonces, su tramitación no se puede decir que haya tenido buena estrella, por las continuas trabas que se le han puesto en el camino. Su aprobación es capital para que el barrio disfrute de las dotaciones públicas que necesita (parques, aparcamientos…), así como para que los propios vecinos (casi 10.000) puedan adaptar sus propiedades a la nueva normativa.

El mandato pasado se cerró con un Plan de El Toscal a punto de aprobarse de forma definitiva, curiosamente, igual que se había cerrado cuatro años antes, cuando se aprobó de forma condicional con reparos del Cabildo. La diferencia estriba en que, en el mandato pasado, un informe de Urbanismo diciendo que el documento presentaba graves deficiencias que lo hacían nulo de pleno derecho obligó al Consistorio a buscar una fórmula que evitara este extremo. Este informe fue una de los motivos que llevó al entonces concejal de Urbanismo, Carlos Garcinuño, a abandonar el Consistorio por no compartir la decisión que se adoptó entonces, y que consistió en la elaboración por parte del secretario del Pleno de un contrainforme. En él se afirmó que el plan era susceptible de ser anulable pero no nulo, con lo que se pudo retrotraer hasta el momento de la exposición pública.

Todo ese proceso concluyó con los informes favorables de la mayoría de las administraciones públicas excepto de una, el Gobierno de Canarias, que coincidió con el informe inicial de Urbanismo, considerando nulo de pleno derecho el documento. Al no tener carácter vinculante este dictamen, desde Urbanismo se concluyó que un nuevo informe del secretario del Pleno debería ser suficiente para apoyar la continuidad del trámite.

Sin embargo, para el nuevo responsable de Urbanismo, y analizando toda la documentación, no está tan claro que el Plan de El Toscal se pueda sacar adelante en esas condiciones. Lazcano señaló que en estos momentos se está analizando con detalle si se hace borrón y cuenta nueva y se empieza desde cero o se coge toda la documentación existente y se inicia su tramitación como si fuera un documento nuevo.

Lazcano recordó que a la nulidad del documento se suma que “aún hay trabajo que hacer con los reparos que el Cabildo puso en su momento, porque no están todos resueltos”. Así, recuerda que faltaba una parte que tenía que ver con la lista de edificios susceptibles de ser protegidos.

“El problema es que un edificio es BIC o no lo es, la figura susceptible de… no existe. Además, muchos de esos bienes tienen que llevar ficha económica adjunta y una memoria, y ahora mismo eso no lo tienen”.

Ante estos condicionantes, “se está procediendo a la reconsideración de todos esos listados, para que entre los redactores actuales del plan y la oficina de Patrimonio aceleren el tema, independientemente de lo que estime el secretario del Pleno”. Lazcano es de la opinión de que, aunque se subsanen esas deficiencias, cuando el documento vuelva al Gobierno de Canarias, “no va cambiar de opinión”.