cultura

Dulce Pontes: “Tengo la sensación de que me queda mucho por hacer”

Dulce Pontes celebra sus 30 años de carrera con su gira mundial ‘Peregrinaçao’, que aterriza los días 13 y 14 de septiembre en Gran Canaria y Tenerife, respectivamente

La cantante portuguesa Dulce Pontes. José Bayón
La cantante portuguesa Dulce Pontes. José Bayón

Dulce Pontes derrocha espontaneidad, simpatía, calidez y una inquietud desbordante que contagia. La cantante y compositora portuguesa (Montijo, 1969) se encuentra de gira mundial con su último trabajo, Peregrinaçao, y el 13 y 14 de septiembre aterriza en el Auditorio Alfredo Kraus (Las Palmas de Gran Canaria) y el Auditorio Adán Martín (Tenerife, respectivamente. Una oportunidad única para ver, escuchar y sentir a esta leyenda lusa que celebra sus 30 años de trayectoria, quien afirma haber madurado en cuanto a técnica, interpretación, composición y producción “pero una siempre quiere aprender más. Rodearse de personas con las cuales pueda aprender y seguir desarrollándome aún más. Eso me da la vida”.

Dice que se aburriría hasta la muerte si tuviera que hacer siempre lo mismo. Por eso, tras resucitar el fado en los 90, siguió experimentando con esa inquietud suya, tocando muchos palos musicales, composiciones de música popular ibérica, de jazz. La versatilidad corre por sus venas. Durante estos 30 años “conocí a gente muy linda, músicos, poetas, personas de distintas latitudes y ha sido, y sigue siendo, todo un camino de aprendizaje. Tengo la sensación de que me queda mucho por hacer todavía”, cuenta. De hecho, está en plena creación de un proyecto junto a Daniel Casares (que la acompañará en Canarias) y Yelsy Heredia (contrabajista cubano) con el que dice estar disfrutando muchísimo. “¿Has visto lo inquieta que soy?”, pregunta entre risas. Pontes se muestra nostálgica y agradecida con todos sus profesores del conservatorio y de danza, pero sobre todo con el maestro Ennio Morricone. “Haber grabado el disco con el maestro Morricone ha sido increíble. Poder estar con él y hacer los conciertos. Me ha enseñado muchísimo. Le hecho de menos”, afirma. Para los escenarios canarios, Dulce Pontes prepara no solo un recorrido por los temas de Peregrinaçao, también por discos anteriores con canciones inolvidables, algunos fados inmortales, y nuevas composiciones. Aunque las notas musicales rodean su vida, confiesa que necesita el silencio. “Para mí es muy importante. Porque muchas cosas nacen de ahí, tanto en la vida como en la música”, y se despide no descartando visitar la isla de El Hierro con su silencio ensordecedor..