ciencia

Ellas, las pioneras en el espacio

Neil Armstrong, Buzz Aldrin, Yuri Gagarin, Alexei Leonov o Alan Shepard son nombres que han quedado eternamente anclados a la exploración espacial y que la mayoría de personas conoce; pero no solo fueron hombres los precursores, mujeres igualmente audaces estamparon su firma en las páginas de la historia
Valentina Tereshkova fue la primera mujer en el espacio en 1963, permaneció tres días a bordo de la Vostok 6, realizando 48 órbitas. DA
Valentina Tereshkova fue la primera mujer en el espacio en 1963, permaneció tres días a bordo de la Vostok 6, realizando 48 órbitas. DA
Valentina Tereshkova fue la primera mujer en el espacio en 1963, permaneció tres días a bordo de la Vostok 6, realizando 48 órbitas. DA

Los nombres de las pioneras del espacio no resultan tan familiares y conocidos como pueden ser los de sus compañeros masculinos, excepción hecha, quizás, con Valentina Tereshkova, quien pasó a la historia como la primera mujer en viajar al espacio.

Como ocurre con muchos de los mayores hitos logrados en la exploración espacial, hay que remontarse a los años comprendidos entre finales de la década de 1950 y principios de la de 1970, en pleno contexto de la vertiginosa carrera espacial alimentada por la Guerra Fría entre las dos potencias del momento: Estados Unidos y la Unión Soviética.

Las autoridades soviéticas se habían dado cuenta desde los tiempos del Sputnik 1 del enorme impacto mediático mundial que alcanzaban las proezas espaciales y constantemente estaban a la búsqueda de nuevos logros. Por otra parte, sus servicios de inteligencia tenían constancia de que Estados Unidos había seleccionado a un grupo de mujeres para formar su primer cuerpo de astronautas femeninas, razón por la cual aceleraron su propio proceso para adelantarse y apuntarse el éxito de poner a la primera mujer en el espacio.

Realmente, el grupo femenino de la NASA existía, pero tenía más visos de propaganda que de realidad, ya que, estrictamente, la agencia solo permitía ser astronauta a quien antes hubiera sido piloto de reactores militares, y esta era una carrera por entonces no accesible en modo alguno a mujeres.

Una vez más, como ya ocurriera con el primer satélite artificial, el primer ser vivo, el primer hombre o el primer paseo espacial, los soviéticos encaminaron de nuevo sus esfuerzos a imponerse a los estadounidenses, logrando enviar a la primera mujer al espacio.

Valentina Tereshkova
El 16 de junio de 1963, solo dos años después de que el soviético Yuri Gagarin pasara a la historia como el primer hombre en alcanzar el espacio, su compatriota Valentina Tereshkova haría lo propio, convirtiéndose en la primera mujer que cruzaba la invisible frontera. Su viaje a bordo de la Vostok 6 tendría una duración de tres días, durante los cuales orbitaría la Tierra un total de 48 veces.
Thereshkova, trabajadora del sector textil, sentía una gran pasión por la aviación y el paracaidismo. Fue escogida junto a otras dos aspirantes entre más de 400 candidatas que postularon al puesto de cosmonauta femenina cuando fue convocado. De origen humilde, Valentina encarnaba a la perfección la imagen de trabajadora del pueblo, un perfil ideal al que sacar un buen partido a nivel propagandístico gracias a la hazaña que estaba llamada a protagonizar.

Además de ser la primera mujer en llegar al espacio, Tereshkova también fue la primera que alcanzó, posteriormente, el grado de general en el ejercito soviético. Otra marca en su haber que nunca ha sido igualada es la de ser la única mujer que ha volado sola al espacio.

Después de su proeza, habría que esperar casi 20 años para volver a ver a otra fémina dejar atrás la atmósfera terrestre.

Svetlana Savitskaya
Svetlana Savitskaya

Svetlana Savitskaya
En agosto de 1982, la también soviética Svetlana Savitskaya volaba en la misión Sozyuz T-7, logrando con ello ser la segunda mujer en alcanzar el espacio. Sin embargo, lo que convirtió en pionera de la exploración espacial a Savitskaya no fue ser la segunda mujer en alcanzar el espacio, sino convertirse en la primera en dar un paseo espacial durante su siguiente misión, dos años más tarde.

El 25 de julio de 1984, Savitskaya sería la primera mujer que realizaba una actividad extravehicular en la historia, con una duración total de 3 horas y 35 minutos, durante la cual realizó trabajos de reparación y mantenimiento de la estación espacial soviética Salyut 7. Esta misión la convertía, además, en la primera mujer que había estado dos veces en el espacio.

Savitskaya había sido instructora de vuelo y piloto. En 1980, no dudó en presentarse a las pruebas para cosmonauta, superando con éxito la fase de selección.

Sally Ride, la primera enviada al espacio de la NASA en junio de 1983. DA
Sally Ride, la primera enviada al espacio de la NASA en junio de 1983. DA

Sally Ride
También hubo que esperar hasta el 18 de junio de 1983, veinte años después del viaje de Tereshkova, para que la NASA mandara al fin a una mujer al espacio, siendo la elegida para ello Sally Ride. Esta estadounidense, doctorada en física, voló a bordo del transbordador espacial Challenger formando parte de la misión STS-7, encargada de desplegar dos satélites de comunicaciones y de realizar una serie de experimentos médicos y farmacéuticos en condiciones de ingravidez.

Ride entró a formar parte de la NASA en 1978, respondiendo a un anuncio para seleccionar aspirantes a astronauta, y fue una de las seis escogidas de entre las casi 9.000 candidaturas presentadas. Debió pasar junto a sus compañeras un largo y riguroso programa de entrenamiento, además de superar el rechazo inicial que todas ellas encontraron por parte de sus compañeros masculinos.

El accidente del transbordador Challenger en 1986 truncó su siguiente misión, para la que llevaba meses preparándose. Formó parte de la comisión encargada de la investigación del siniestro, pero nunca volvió al espacio.

Kathryn Sullivan durante su paseo espacial en octubre de 1984. DA
Kathryn Sullivan durante su paseo espacial en octubre de 1984. DA

Kathryn Sullivan
Poco más de un año después de que su compañera fuera la primera astronauta de la NASA en ir al espacio, Kathryn Sullivan, doctorada en geología, se convertía en la primera mujer estadounidense en hacer una actividad extravehicular. Ocurrió el 11 de octubre de 1984 como parte de la misión STS-41G, de ocho días de duración y llevada a cabo en el posteriormente malogrado Challenger.
La astronauta pasó tres horas y media fuera del transbordador junto al especialista de misión David Leestma realizando reparaciones a un satélite y haciendo pruebas de repostaje de combustible en órbita.
Del mismo modo que Ride, Sullivan había pasado a formar parte del cuerpo de astronautas de la NASA en 1978, y voló en tres misiones del transbordador entre 1984 y 1992, dejando la agencia en 1993.

Eileen Collins comandó el transbordador espacial en 1999. DA
Eileen Collins comandó el transbordador espacial en 1999. DA

Eileen Collins
La primera mujer en comandar el transbordador espacial fue la astronauta de la NASA Eileen Collins, el 23 de julio de 1999, durante la misión STS-93, llevada a cabo en el Columbia con el objetivo de poner en órbita el telescopio espacial de rayos X Chandra.
Cuatro años antes, en 1995, Collins ya había sido la primera mujer en pilotar el transbordador durante la misión STS-63. En ella voló a los mandos del Discovery en la que fue la primera colaboración de los proyectos espaciales ruso y estadounidense en una histórica misión que llevó a cabo un acoplamiento a la estación espacial rusa Mir.

Peggy Whitson fue la primera comandante femenina de la ISS, en 2007. DA
Peggy Whitson fue la primera comandante femenina de la ISS, en 2007. DA

Peggy Whitson
Más recientemente, el 12 de octubre de 2007, la estadounidense Peggy Whitson atracaba en la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés) a bordo de la nave rusa Soyuz TMA-11 para tomar el cargo de comandante de la instalación, convirtiéndose en la primera mujer en ostentar dicho rango.
Bajo su mando se realizó una expansión de la ISS, con la adición de un nuevo nodo y varios módulos de habitabilidad y trabajo. Durante su estancia en la estación realizó cinco actividades extravehiculares para dirigir diversas tareas de ensamblaje y mantenimiento del complejo.
Whitson tiene el récord de permanencia en el espacio para una mujer americana, contabilizando en su haber 665 días, además de diez paseos espaciales durante su carrera. Se retiró de la NASA en 2018.

No fueron las únicas
Si bien la presencia de astronautas femeninas en los inicios de la exploración espacial fue prácticamente inexistente y utilizada de modo propagandístico, en las últimas décadas la presencia femenina en el espacio ha sido notoria.

Pero no solo se trabaja en el espacio. A pesar de que las caras más visibles de las misiones tripuladas sean la de los astronautas, en tierra hay un enorme equipo imprescindible de personas que hace posible cada éxito logrado en los programas espaciales. Muchos miles de mujeres y hombres desarrollan su labor en estos equipos de trabajo en las diferentes agencias espaciales y en la industria privada, colaborando de forma definitiva en la exploración espacial.

La vuelta a la Luna con misiones tripuladas prevista para 2024 mediante el programa Artemisa de la NASA pretende poner sobre el satélite, 55 años después de aquel primer paso de Armstrong, “al próximo hombre y a la primera mujer”. Los nombres de quienes lleven a cabo la hazaña pasarán también a formar parte de la historia de la exploración espacial. Ese astronauta será el décimo tercer hombre en caminar sobre la Luna; esa astronauta será la primera mujer en hacerlo.

TE PUEDE INTERESAR