economía

Jorge Marichal: “Ahora lo que toca es llenar los hoteles y mantener los empleos”

Jorge Marichal, presidente de Ashotel, preocupado por las posibles pérdidas de tres millones de turistas y cerca de 160 millones de euros a consecuencia de la quiebra de Thomas Cook, señala que "el partido aún no está perdido; podemos ganar en los penaltis si actuamos ya"
Jorge Marichal. DA
Jorge Marichal. DA
Jorge Marichal. DA

La caída del sector turístico a finales de año podría rondar entre el 18% y el 20% si no se pone remedio a la pérdida de plazas aéreas y no hay ningún otro operador turístico que ocupe el hueco dejado por Thomas Cook. Esto supone, más o menos, la pérdida de unos 3 millones de turistas a finales de año, tomando como referencia los 16 millones (15,9) de visitantes que vinieron a las Islas en 2018.

Estas son las estimaciones, nada optimistas, de la patronal hotelera tinerfeña, cuyo presidente, Jorge Marichal, anima a todos, Administración, empresarios y sindicatos, a “arrimar el hombro y tener valentía para adoptar medidas a muy corto plazo y salvar la temporada de invierno”.

Si bien es cierto que para el presidente de Ashotel el invierno va a ser “muy frío”, si se toman las medidas “rápido podremos llegar a los penaltis. El partido no está perdido”. “Estamos jugando la prórroga y de nosotros depende llegar al final y ganar en los penaltis”, añadió.
Marichal se niega a admitir que la temporada de invierno en las Islas esté cerrada. “No tiro la toalla porque creo que arrimando el hombro y tomando medidas ya podemos salvar el año”. Reconoció que hay que abrir un debate sobre el modelo turístico de las Islas, pero aseguró que “ahora no es el momento. Lo que toca es salvar el invierno y conseguir más conexiones para llenar los hoteles y mantener los empleos”.

En este sentido, reconoció que vienen “tiempos difíciles” con un convenio de hostelería, ya firmado en la provincia tinerfeña que prevé un incremento salarial del 10% en tres años, y con hoteles que no se llenan, pero declaró que los empresarios “somos responsables y buscaremos fórmulas con los sindicatos para atajar esta situación”. En cualquier caso, indicó que no solo están afectados los empresarios turísticos. “Esta situación tiene un efecto arrastre sobre el sector del ocio, la agricultura o la restauración”. Marichal reconoció que tanto la ministra Reyes Maroto, como la consejera de Turismo, Yaiza Castilla, se han mostrado “muy sensibles” con esta crisis, pero indicó que “superada la etapa inicial de incertidumbre y de atender a los miles de turistas que quedaron varados en los hoteles canarios (35.000), a los que se ha atendido con la mayor profesionalidad posible, no podemos esperar a crear comisiones interministeriales”. Esas comisiones, a juicio de Marichal, “están muy bien a medio plazo, pero lo que necesitamos ya son acciones concretas que traten de amortiguar el hueco tan importante que deja el turoperador”.

La federación hotelera de Las Palmas (FETH) cifró ayer los impagos que deberán soportar los hoteleros canarios entre 140 y 160 millones de euros.

Medidas

Las medidas que ha planteado Ashotel pasan, en primer lugar, por solicitar la reducción de tasas aéreas para todos los vuelos con entrada y salida desde Canarias con efecto inmediato y para toda la temporada de invierno 2019-2020. En segundo lugar, una campaña de promoción específica entre Turespaña y el Gobierno de Canarias para los mercados británico, alemán y nórdico, de cara a esta temporada que está a punto de comenzar. Mayor impulso al Fondo de Desarrollo de Vuelos para que otras aerolíneas y turoperadores puedan optar a coger la parte de las rutas y asientos dejados por Thomas Cook es otra de las medidas.

La cuarta, la petición de rebaja de los precios de los carburantes en los vuelos con origen y destino Canarias. En quinto lugar, la bonificación hasta fin de temporada de verano de 2020 en las cotizaciones a la Seguridad Social de las empresas turísticas canarias, con el objetivo de favorecer el mantenimiento del empleo.

La sexta medida planteada por Ashotel tiene que ver con la petición de una tarifa reducida flat en los vuelos Canarias-Península como medida de estímulo para el turismo peninsular.

La séptima medida es establecer una línea de crédito a interés cero con varias entidades nacionales y regionales para ayudar a los hoteleros en la temporada de invierno con la deuda afectada por la quiebra.

La octava, la creación de un organismo similar a la Sareb, Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria, que gestione la reclamación de la deuda que Cook ha contraído con los hoteleros y se encargue de reclamar al Gobierno británico. Ashotel propone también el diseño de un sistema que bonifique parcialmente la estancia de clientes en paquete turístico hasta fin del verano de 2020 a modo de incentivo de las estancias. Por último, la aplicación en Canarias de la Quinta Libertad Aérea (de manera que vuelos con otros orígenes y destinos diferentes de Canarias puedan hacer escala en las Islas para pasaje y mercancía) y la petición a la UE para que las RUP queden fuera de la aplicación de la tasa de queroseno que algunos países europeos pretenden aplicar a partir de 2020 completan el paquete de medidas que plantea la patronal hotelera.

Con todas estas medidas, indicó, “los empresarios podremos afrontar con más tranquilidad la crisis que se nos viene encima y, además, mantener el empleo”.

En este sentido, los dos sindicatos mayoritarios en Tenerife en el sector turístico, Sindicalistas de Base y Comisiones Obreras, esperaron que esta situación no camine hacia una reducción de empleo. “Entendemos, claro, que la quiebra de este turoperador que tenía comprometido para este invierno en algunos hoteles hasta un 70% de las camas turísticas puede producir incertidumbre en los trabajadores, pero hay fórmulas para afrontar la situación que se pueden negociar con nosotros para que las empresas tengan liquidez y se puedan pagar las nóminas”, declaró Manuel Fitas secretario general de Sindicalistas de Base.

Por su parte, Ignacio López, secretario general de la federación de servicios de CC.OO. en Canarias, señaló que se trata de un problema que se tiene que resolver a corto plazo e indicó que lo más urgente es “cubrir el hueco de la conectividad”. “Nos sentaremos con los empresarios porque entendemos que su margen de beneficios puede bajar y entre todos buscaremos fórmulas, pero no vamos a admitir que esta quiebra sea una excusa para precarizar el empleo”.

López señaló que más que las grandes empresas, que tienen margen para mantener el empleo, le preocupan los establecimientos extrahoteleros pequeños “que no tienen tanta facilidad” y la próxima firma del convenio de la hostelería de Las Palmas que en 15 días empiezan a negociar. “Con una quiebra de un operador sobre la mesa y la futura reducción de visitantes será una negociación muy complicada”, declaró. No obstante, López confió en la capacidad de empresarios y trabajadores por ver en esta crisis una oportunidad para “analizar otros modelos menos dependientes”.

TE RECOMENDAMOS