Gastronomía

La cocina de territorio, la esencia de El Secreto de Chimiche

Magdalena, con su equipo, apuesta por una cocina de territorio con productos de calidad, para esta nueva etapa del restaurante

El secreto de Chimiche, donde antes se encontraba Casa Fito en las medianías de Granadilla, ha reabierto sus puertas con un objetivo bien definido: apostar por la cocina de territorio, kilómetro 0 siempre que se pueda, un buen servicio de sala, y unos platos con materias primas de calidad bien elaborados y presentados. El propietario del restaurante Juan Carlos Magdalena ofreció esta misma semana un almuerzo de presentación a los medios de comunicación, en el que estuvo acompañado del director del restaurante Roberto Castro y del asesor gastronómico Juan Carlos Clemente, quien se ha encargado de diseñar el menú.

Los diferentes comedores de El Secreto de Chimiche han sido sometidos a algunos cambios, pero continúa el confort, mesas amplias y separadas para lograr más intimidad de los comensales.

Magdalena, con su equipo, apuesta por una cocina de territorio con productos de calidad, para esta nueva etapa del restaurante.

De entrada se comenzó con un aperitivo de bienvenida: chips de batata y papas de color; chicharrón caramelizado y macarón de gofio con crema de morcilla. Ya en la mesa se degustó una papa de color con mojo y toque de brasa.

Puestos ya en faena se inició el menú con seis platos, más dos postres, que dan una idea de la oferta del restaurante. De entrada una crema de almendras, con uvas listán blanco y queso; cortes de steak tartar con aromas a humo y que el propio Roberto Castro aliñó en el comedor; berenjenas asadas en brasa con toques de café, miel y regaliz, platos sin fallos y plenos de sabores.

Clemente sigue con una lubina a la brasa, en su punto de cocción, con parmentier de ajos asados. En cuanto a carnes, hay un cochino negro (muy tierno), con manzana y cebollitas glaseadas y un lomo alto a la brasa con guarnición de aguacate y verduras escalidabas. De postres un sorbete de tuno, crema de queso y pasión, muy refrescante, y unas tejas de matalahuga, financier de barrilla y trufa de choco y malvasía.
El Secreto de Chimiche ya ha encontrado una hoja de ruta bien definida y sin vaivenes de la mano de Magdalena, Castro y el asesoramiento de Juan Carlos Clemente. Ahora toca hacer disfrutar al comensal.