dÍa mundial contra el cÁncer de mama

Ana Teresa Carrió: “En el Hospital de Día nos convertimos en sus confesores, amigos y acompañantes”

El Hospital de Día Oncológico del Hospital Universitario de Canarias ofrece una atención cuidada y humanizada a las pacientes que deben acudir al ciclo de quimioterapia
HOSPITAL DIA ONCOLOGICO HUC
HOSPITAL DIA ONCOLOGICO HUC
Las profesionales del Hospital de Día Oncológico del HUC junto a una paciente y su bolsa tuneada. / DA

El Hospital de Día Oncológico del Hospital Universitario de Canarias ofrece una atención cuidada y humanizada a las pacientes que deben acudir al ciclo de quimioterapia, haciendo más llevadero este trance. “Intentamos dar la máxima cobertura y comodidad a los pacientes ante esta situación tan compleja, evitando que acudan repetidas ocasiones, por lo que en el mismo día se le hace una extracción de sangre, es valorado por el médico, se valida o se administra el tratamiento”, afirmó la supervisora del Hospital de Día Oncológico, Ana Teresa Carrió.

Antes de empezar su tratamiento, el paciente ha pasado por la consulta médica, donde le han confirmado su diagnóstico y se le plantea una indicación terapéutica. Además tiene una consulta con una enfermera que conoce el tratamiento que se le va a administrar. “En ese sentido se hace una pequeña entrevista donde se le explica qué va a pasar a partir de ese momento, en qué consistirá su tratamiento, de qué manera se le va a administrar, cuántas veces va a tener que acudir, qué efectos secundarios más importantes puede tener (sobre todo a las mujeres es la caída del pelo, y se le plantean todas las alternativas cosméticas que hay para paliar esa situación), hacemos recomendaciones de cuidados de piel, dietéticas, de ejercicio físico…, y si tienen preguntas más técnicas la derivaríamos al especialista”, relató.

Carrió reconoció que “lo que más valoran los pacientes es que hay un seguimiento telefónico, al segundo o tercer día de iniciar el tratamiento, porque es cuando comenzarán los efectos secundarios, y así el paciente siente que le ratificamos que estamos a su lado y tendrá nuestro apoyo. De las misma manera recibimos llamadas, porque así evitamos que acudan a los servicios de Urgencia, atendemos sus dudas y, en las situaciones más agudas que puedan tener, un médico oncólogo le valora sobre la marcha y le resuelve la consulta o le recomienda que acuda al centro para su atención”.

Carrió admitió que “cada vez tenemos menos capacidad para atender a todos los pacientes con comodidad, ya que no tenemos capacidad para alternar los nuevos casos con los que van ampliando su expectativa de vida”.

En el Hospital de Día Oncológico se trabaja en priorizar el trato humano en un servicio sanitario y de apoyo, “a veces no podemos demostrarlo como queremos por la carga de trabajo”.

Para humanizar el entorno, las profesionales realizan varias iniciativas como musicoterapia, rincones de lectura y juegos, y han implementado en el último día del tratamiento, varias formas de resaltar que ha llegado el fin a sus visitas “tocan una campana o les decoramos las bolsas de tratamiento, lo que supone un refuerzo positivo para ellos”, indicó.

Como los pacientes acuden muchos días al servicio “nos convertimos en sus confesores, amigos y acompañantes”, ya que compartimos todo el proceso de la enfermedad, “creándose un vínculo afectivo importante” entre los pacientes y los profesionales. “Algunas llevan 20 años viniendo, e incluso hemos tratado a algunas madres y a sus hijas”.

Cuestionada por la incidencia del cáncer de mama en los hombres, Carrió señaló que aunque son menos del 2%, los hay. “Su tratamiento es el mismo que a una mujer. Inicialmente están incrédulos, sorprendidos y les cuesta entender cómo pueden tenerlo”.

TE PUEDE INTERESAR