Santa Cruz

El Paco Álvarez deja de ser un palomar

El Ayuntamiento de Santa Cruz acomete las primeras mejoras en un pabellón que ha sufrido el abandono en los últimos años, con goteras y palomas, y en el que entrenan más de 400 niños

Las imágenes del público con paraguas sentados en las gradas del pabellón Paco Álvarez de Santa Cruz para evitar las goteras, pero también los excrementos de las palomas que convirtieron el espacio deportivo en su nuevo hogar, empiezan a ser un mal recuerdo para los usuarios de este espacio deportivo de la capital. Un simple programa de mantenimiento, el mismo que los clubes que hacen uso del pabellón de manera asidua denuncian que no se ha tenido durante años, ha permitido lavar la cara a la cancha, gradas y vestuarios, además de deshacerse de las palomas que campaban a sus anchas por el Paco Álvarez.

Por esta instalaciones pasan unos 400 niños, toda la cantera del Club Baloncesto Unelco y el Club Voleibol Cuesta Piedra, además de las competiciones de los distintos campeonatos y los colegios que también acuden a estas instalaciones.

VWeb (3) VWeb (3) VWeb (4) VWeb (2) VWeb (1) VWeb (5)
<
>
El Paco Álvarez. DA

Repintado de canchas, cambio de griferías o el arreglo de las puertas antipánico del vestuario son las primeras acciones que se han llevado a cabo por parte de la Concejalía de Deportes, y que, según explica la responsable del área, Elena Mateo, seguirán acometiéndose en las próximas semanas. “Una de las prioridades del grupo de gobierno es la puesta a punto de las instalaciones deportivas, tanto en el mantenimiento como en la creación de nuevos espacios, porque consideramos que Santa Cruz está infradotada deportivamente y que con las dotaciones que tenemos no las hemos cuidado como hemos debido. Un ejemplo es el Paco Álvarez”, explica Mateo.

La también concejala de Educación y Juventud detalla que la acometida que se está llevando a cabo en el pabellón tiene que ver con la limpieza, el repintado de áreas, arreglo de los vestuarios, el cambio de la grifería, puertas o revisión de los tableros. “Se trata de responder a los clubes y a los usuarios de manera correcta. No puede haber una competición en las condiciones en las que estamos con gradas rotas, palomas, todo lleno de suciedad. Es un pabellón abierto al público así que no hay justificación que valga para que no esté en correctas condiciones de uso”, aseveró Mateo.

La edil avanzó que este programa de mantenimiento continuará con los espacios anexos, como las canchas de baloncesto “y con todo lo que hay en esa manzana deportiva”. “Vamos a seguir remodelando, rehabilitando o reformando sobre lo que haya que actuar, no vamos a dejar de hacerlo”, concluyó.

Abandono

Si alguien conoce de primera mano las condiciones en las que el Paco Álvarez ha estado en los últimos años, ese es el entrenador del CV Cuesta Piedra, Francis Hernández, quien reconocía a DIARIO DE AVISOS que las pequeñas actuaciones llevadas a cabo suponen una diferencia muy grande. “El año pasado estaba todo lleno de palomas, todo sucio y roto y lo único que se ha hecho es adecentarlo, pintar parte de las canchas, las gradas, la pared y aún falta poner los focos, que también se van a cambiar. La verdad que con esto va variando la cara y no era tan difícil de hacer”.

Hernández refleja un sentimiento común entre los equipos deportivos de la ciudad. “Los conjuntos de Santa Cruz nos sentíamos abandonados. Nosotros llegamos a tener partidos a los que el público fue con paraguas para evitar las cagadas de las palomas, otros incluso suspendidos porque se caía alguna bombilla. Con lo que se ha hecho, el pabellón es otra cosa”.

“Sigue siendo un pabellón útil”

El entrenador del Cuesta Piedra considera que el Paco Álvarez, aunque bastante limitado, sigue siendo un pabellón útil, “ante la escasez de instalaciones deportivas que tiene Santa Cruz, que son muy pocas. Lo que vemos y lo que queremos es que, de aquí en adelante, se le ponga un poco de cariño al deporte en la ciudad”.

Hernández muestra su decepción por la falta de apoyo de estos años. “Es la capital de la Isla y, sin embargo, tenemos menos pabellones que otros municipios bastante más pequeños. Algunos muy cercanos tienen incluso el doble que nosotros”, añadió.

El entrenador insiste en que “no se ha tocado desde hace muchos años el deporte en Santa Cruz. Nosotros valemos menos que una murga infantil. Movemos cientos de niños durante la temporada que va de septiembre a junio, pero eso no parece suficiente para contar con el mismo apoyo que otras actividades”, lamenta.

Desde el área de Deportes se insiste en que se están revisando todas las infraestructuras deportivas de la capital para detectar las incidencias y proceder a solucionarlas así como para incorporar mejoras pertinentes.

 

VWeb (8) VWeb (6) VWeb (7)
<
>
El Paco Álvarez, antes de la reforma. DA