INTERNACIONAL

Luis Vicente Gutiérrez: “Trump está destruyendo los fundamentos de la democracia en EE.UU.”

Luis Vicente Gutiérrez, excongresista demócrata por Chicago, visita Tenerife para recoger el Premio Taburiente 2019 de DIARIO DE AVISOS por su defensa de los Derechos Humanos

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Luis Vicente Gutiérrez, uno de los Congresistas más conocidos y más activos que ha tenido el Congreso de los Estados Unidos. Pese a haberse retirado en 2019, tras décadas en la política de su país, el representante demócrata por Chicago, de origen puertorriqueño, siempre conservará el título de congresista por excelencia entre todos los que le conocen. Ahora, además, puede contar con el de galardonado de los Premios Taburiente, de la Fundación DIARIO DE AVISOS, con el que se le reconoció su larga carrera por defender los derechos de los inmigrantes y los Derechos Humanos. En Tenerife hemos tenido la suerte de recibir y entrevistar a un hombre cuya vida se ha definido por la valentía a la hora de denunciar abusos y políticas poco humanitarias en el país más poderoso del mundo, independientemente de quién fuera su presidente.

-Señor Gutiérrez, ¿cuál es la situación de Estados Unidos en estos momentos?
“Creo que el presidente Trump está destruyendo los fundamentos básicos de la democracia. Tiene que haber un balance de fuerza entre los poderes del estado y el Presidente se cree Emperador, pensando que puede negarse a entregar documentos o testificar, y con ello caer en un delito de obstrucción. Este presidente tiene su propia interpretación de la Constitución y en su cabeza piensa que esta le otorga un poder absoluto para hacer lo que le dé la gana. Se ha convertido en el inicio de una dictadura, cuando utiliza al Fiscal General William Barr para su defensa personal y sus intereses en lugar de los intereses del pueblo; cuando ha conseguido que sus seguidores crean que los medios de noticias son corruptos y que lo que dicen son mentira; cuando el Presidente se expresa con un lenguaje básico, elemental, y en términos radicales que debilita la democracia, y al no tener a nadie fuera de su gobierno que evalúe e investigue…”.

-¿Cómo va a terminar este mandato?
“No le queda otro remedio a Nancy Pelosi, Presidenta de la Cámara, que iniciar el juicio político. En EE.UU. la Cámara actúa como fiscal, y el Senado como jurado. Yo no veo a los republicanos inclinados -por muy evidentes que sea los cargos- a condenarlo. En cuanto a los cargos de obstrucción, como no se trata de un crimen tangible, va a ser muy difícil convencer al público de su gravedad, y el presidente seguramente saldrá absuelto – lo que utilizará a su favor en la campaña-, mientras el fiscal William Barr se quedará de brazos cruzados. Pero una vez que Trump no sea presidente ahí es donde le caerá el peso de la justicia. Va a pagar eventualmente, y yo creo que el Presidente Trump no va a ser reelegido en 2020. En mi opinión, hay muchas razones para el “impeachment”, ya no solo por el tema de Ucrania, pero tendrá que responder por sus delitos más adelante”.

-Si Trump no es reelegido, ¿quién va a ganar en 2020?
“Yo voy a votar por el nominado demócrata sea quien sea. Esa actitud que yo tengo va a ser la predominante entre los que vamos a votar porque vemos el peligro que representa Donald Trump. Los demócratas estamos unidos en ese sentido.

Todavía no estoy respaldando oficialmente a ningún candidato, pero estoy viendo el ascenso de la Senadora Elizabeth Warren, y aunque la gente la ve poquita cosa frente al monstruo de Trump, tiene una voz potente, gran intelecto, y puede expresarse de una forma con la que la gente se identifica”.

-Se especula con los cambios de humor y de opinión constantes del presidente, que Donald Trump no está mentalmente capacitado para su ejercer su posición e invocan la aplicación el artículo 25 para su inhabilitación.
“Trump vive dentro de su propio mundo, y yo creo que no tiene todas sus facultades. El Presidente no tiene a nadie que le lleve la contraria. Todo el que le ha retado ha sido despedido, ahora solo quedan personas que le dicen lo que quiere oir. Trump ve el mundo a través de un túnel que cada vez se cierra más, un mundo donde él es lo mejor y lo más grande, donde se cree muy sabio.
Su campaña está basada en una gran mentira: “Soy un gran hombre de negocios (obviamente ha fracasado y se ha ido a la quiebra siete veces)”, “Soy un gran militar, vamos a la guerra” (cuatro veces lo llamaron durante la guerra en Vietnam para incorporarse a filas y las cuatro veces dijo que no, arguyendo que tenía un problema en un pie, ese pie con el que lo vemos caminar perfectamente por los campos de golf). Ha insultado a soldados como el Senador McCain que fue capturado, como si fueran perdedores… Trump dice barbaridades y le hacen caso, porque la derecha más radical que lo apoya solo piensa en condenar el aborto y castigar a los homosexuales, lo demás les da igual. Todo esto se trata de cuestiones morales/religiosas, que debilitan una democracia”.

-Sin embargo, la economía es el punto fuerte de Trump. ¿Es tan fuerte como parece?
“Nuestra democracia depende que de que el juego no este preordenado para que unos sean ganadores y otros no obtengan nada. Cada vez estamos viendo una mayor desigualdad de ingresos, los salarios no aumentan con el aumento de los costos. Y la desigualdad que vemos es que el dinero cada vez se centra en menos manos. Eso está causando que la gente diga que este juego esta amañado a favor de los ricos, y los cabilderos. Ya no es un juego donde todos podemos superarnos. Cada vez hay menos posibilidades para el trabajador de poder ascender en su carrera, el sistema está cambiando, de forma que solo los de arriba se benefician sin progreso para el trabajador. Antes el sueño americano era que si tú trabajabas y te esforzabas podías superarte y mejorar tu vida por medio de la educación y el trabajo: eso ya se terminó. La gentrificación también es un problema grave”.

-¿La guerra de aranceles beneficia realmente a los que votaron por Trump?
“Se debe tener como punto básico cuando se negocian acuerdos internacionales, a los trabajadores, los que crean la riqueza, y no se hizo. Pero lo que está haciendo Trump no va a devolver el empleo a los trabajadores, no va a devolver el trabajo a las compañías de acero, a las fábricas de automóviles, ni de aire acondicionado, ni neveras…porque el mundo ya no es lo que era, es un mundo tecnológico y de información. Ahora hay una huelga porque quieren cerrar una fábrica de General Motors, y parte del problema es que GM tiene que cambiar la producción a los vehículos eléctricos. Es el futuro, ya no podemos volver atrás, lo que hay que fomentar es la educación para adaptarnos a los cambios”.

-¿Cuál es su posición con respecto a lo que acaba de ocurrir con Turquía y Siria?
“Trump está hablando con otro usurpador de la democracia. Turquía siempre ha tenido la distinción de ser un país musulmán con muchos matices, pero donde la religión no mandaba, ahora esa separación ya no es tan clara. Van a morir muchos inocentes, aunque el Presidente llegara a arrepentirse de su decisión de sacar a las tropas, ya los turcos empezaron a movilizarse, será demasiado tarde. Los kurdos son nuestros aliados, y Trump se está peleando con todos sus aliados en Europa y el mundo. Pero con los rusos mantiene una relación con Putin visible para todos, con un dictador fascista que ha matado a mucha gente, y cuyos intereses no son los nuestros. En Siria los intereses de Rusia no son los nuestros, ni en Venezuela …. EE.UU. ha perdido credibilidad en el mundo, y se están riendo de nosotros, viendo a ese presidente anaranjado y falso, el mundo está esperando a que EE.UU. despierte y elija a otro presidente”.

-¿Cómo ve la postura de Trump hacia el medio ambiente y el cambio climático?
“Todas las leyes y reglamentos que habíamos establecido para proteger el medio ambiente las ha ido derogando, porque Trump claramente está en manos de los dueños del petróleo y gas natural. El presidente se apoya en el 3% por ciento de científicos que no creen en el cambio climático, no está con la ciencia sino con sus intereses económicos y particulares. Recordemos que Trump dijo “si hay alguien que puede hacer dinero siendo presidente, beneficiarse económicamente de esa posición, soy yo”. Eso lo dijo mucho antes de ser elegido presidente”.

-Hablemos del tema de inmigración.
“Trump dice que hay que acabar con la inmigración en este país, pero ayuda a los polacos (aunque me alegro mucho por ellos), pero si se trata de inmigrantes de color, el trato es muy diferente. La situación en la frontera, con niños enjaulados… visitar los centros de detención es muy triste. La gente huye de situaciones muy difíciles en sus países, especialmente en Centro América, con problemas de narcotráfico. De México las estadísticas indican que hay más mexicanos regresando a Mexico que llegando, pero esos países centroamericanos están huyendo de la violencia. No nos olvidemos que nosotros ayudamos a dictadores y fascistas en esos países con cantidades millonarias para comprar armas y matar a su propia gente en el pasado. ¿Por qué no damos ese dinero ahora para ayudar a la recuperación de esos países? Tendríamos que ayudar nuestros vecinos, para que sean también países prósperos. Tanto que criticamos lo que pasaba en Europa, y ahora míranos a nosotros. Estados Unidos un país de inmigrantes, pero Trump está cambiando los valores, hemos perdido la humanidad”.

-No todo será negativo… ¿Qué ha hecho bien el Presidente Trump?
“(llevándose las manos a la cabeza) Ay dios, que difícil es pensar en algo que haya hecho bien. Lo que sí puedo decir es que su odio, su dialéctica de discriminación y prejuicio, han unido a nuestra comunidad. Los latinos se están organizando, están haciéndose ciudadanos y preparándose para votar en las próximas elecciones en un nivel sin precedentes. La familia latina, ahora con documentos o sin documentos, nacidos o no en EEUU, de cualquier país de origen ahora se están unificando. Y no olvidemos a los puertorriqueños que se sintieron abandonados por la Administración después del huracán María, y que van a representar un voto importante en las próximas elecciones”.

-¿Qué opina usted sobre el control de armas?
“Cientos de millones de armas de fuego en EE.UU. y los republicanos dicen que hay que invertir más en salud mental. Nosotros no tenemos más personas con problemas de salud mental, tenemos más personas con armas. Si el argumento de los que dicen es que es un derecho constitucional, pues cambiemos la constitución y eliminemos esa enmienda. Mucha de la culpa la tiene el NRA, la Asociación Nacional de Armas de Fuego, que están subsidiando el partido republicano”.

-Su primera vez en Tenerife, en las Islas Canarias, ¿qué le ha parecido?
“He viajado mucho por todo el mundo, pero lo voy a resumir en lo que dijo mi esposa Soraida después de un día en Tenerife: “Me encanta ir a Madrid, es una bella ciudad, pero aquí, me podría quedar a vivir”.

-Felicidades por recibir el Premio Taburiente de DIARIO DE AVISOS. ¿Le gustó la gala?
“En primer lugar, muchas gracias, me siento muy honrado. Ver la celebración de lo humano, la solidaridad, los bomberos que lucharon contra el fuego, los equipos que rescataron al niño, la señora que habló de las víctimas aéreas, el homenaje a la música, la ciencia, la cultura…el periodismo que es tan importante para la sociedad y la democracia. Todo se celebró, me emocioné en varias partes, me tocó el corazón”.