Santa Cruz

Matilde Zambudio: “Me parece un engaño que Cs proponga incorporar a los consejeros del Cabildo tras las elecciones; que lo haga ya”

La primera teniente de alcaldesa de Santa Cruz, Matilde Zambudio, hace balance de sus primeros 100 días al frente de las áreas de Cultura y Promoción Económica

Matilde Zambudio es la primera teniente de alcaldesa de Santa Cruz. / Fran Pallero

Ya han pasado más de 100 días desde que se convirtiera en la primera teniente de alcaldesa de Santa Cruz de Tenerife. Es consciente de que todas las miradas están sobre ellas: las del que fue o sigue siendo su partido (eso lo dirimirá un juez), Ciudadanos, de la oposición, especialmente de Coalición Canaria que personifica en ella la culpa de que hayan salido de la alcaldía, pero también de las de su socio de gobierno, el PSOE, con el que debe coordinarse en las políticas a poner en marcha en la ciudad. Matilde Zambudio asegura que en estos primeros 100 días se ha encontrado con mucho “caos administrativo”. Admite que viniendo de un despacho de abogados, que los expedientes no estén informatizados o que un área como Cultura ni siquiera haya gestionado sus necesidades de personal, es algo que no solo le ha chocado sino que ha frenado su gestión. “Nos lo han puesto muy difícil”, afirma en cuanto al traspaso de poder. “Mi despacho en la Sociedad de Desarrollo está vacío y mi ordenador también”, dice y se compromete a que “cuando yo me vaya, el concejal que venga va a encontrar un ordenador con toda la información que necesite para gestionar”.

-¿Qué se ha encontrado en estos primeros 100 días de gobierno municipal?
“Me he encontrado mucho caos administrativo. Tengo que reconocer que en las áreas que gestiono me he encontrado cuestiones que tendrían que estar superadas. El Ayuntamiento no nació ayer y sin embargo tanto en gestión administrativa como en recursos humanos es un caos. Solo en Cultura me he encontrado sin personal, sacar un pliego para contratar al gerente y traer coordinadores para poner en marcha los proyectos que necesito ha sido un auténtico lío. El problema de personal que tengo en Cultura no tendría que haber llegado a estos extremos. Me ha dado hasta final de año para poner todo en orden”.

-Por lo que cuenta no se lo han puesto fácil en lo que al traspaso de poderes se refiere…
“En mi despacho, en el sector privado, si pones un nombre, lo tienes en digital, todo lo que ha pasado desde la primera reunión con esa persona, y, además con una referencia y un numero que te permite encontrarlo en papel. En la Sociedad de Desarrollo mi despacho está vacío y el ordenador también. Tengo que ser lo suficientemente espabilada para ir pidiendo los papeles, preguntando por una cosa y por otra, cómo se hizo, quién lo hizo… Una de las instrucciones que he dado es que el concejal que entre cuando yo no esté tiene que tener una herramienta en la que, cuando quiera ver los Plenilunios tenga desde la primera reunión hasta cada uno de los contratos, a quién se ha adjudicado, las propuestas, las elegidas y las que no, y le tiene que servir solo con sentarse en mi ordenador. Ahora mismo parto de mi visión de ciudadana porque el histórico me cuesta. Por eso la auditoría me ayudará a conseguir imponer algo de orden. En general, nos lo han puesto muy complicado. Puedo garantiza que cuando yo me vaya van a tener un ordenador en el que van a encontrar la información que necesiten para gestionar”.

-Habla usted de la auditoría de la Sociedad de Desarrollo. ¿Tiene ya algún resultado?
“Aún no. Es una auditoría de control interno en la que se está analizando el cumplimiento de la transparencia, de la ley de contratos, del uso de los contratos menores y de el destino de esos contratos. Hemos contratado la auditoría porque queremos se exigentes y exquisitos en el cumplimientos de todos esos parámetros”.
-Nada más llegar a la Sociedad de Desarrollo dijo que quería reestructurar el funcionamiento de la misma. ¿Ha tenido tiempo de iniciar ese cambio?
“Internamente, como ya he dicho, la auditoría nos marcará el camino de gestión. En cuanto a las distintas áreas que manejamos, ya me he reunido con todas las asociaciones comerciales y digamos que las he puesto a trabajar. Me refiero a que les he pedido que nos trasladen qué cosas necesitan para, a partir de ahí, comenzar a gestionar”.

-¿Le han pedido cosas concretas?
“Zona Centro nos ha pedido, y de forma muy justificada, la rehabilitación de la Calle Castillo. Esta es una petición que va a depender de otras áreas, como Infraestructuras, y mi trabajo será estar como Pepito Grillo todo el rato con mis compañeros para que el trabajo salga”.

-¿Y qué le han pedido con respecto a la calle Castillo?
“Es una calle que está en malas condiciones. Llevamos años diciendo que no es agradable para pasear, lo que dificulta mucho el trabajo de los comerciantes. Se debe sustituir el pavimento, colocar zonas de sombra, arreglar y poner más bancos, solo hay tres y todos sabemos cómo están, o unificar el diseño de la cartelería y las terrazas. Necesitamos una modernización de nuestro centro”.

-En cuanto a la dinamización, ¿qué planes tiene para la ciudad?
“Eso también es uno de los temas que hemos hablado con las asociaciones, que tienen propuestas muy interesantes. Es una parte que se ha olvidado, la de facilitar actividades de ocio por parte de la promoción privada y lo único que nos piden es que los ayudemos. No podemos circunscribir el ocio de la ciudad a las acciones que se impulsen solo desde el Ayuntamiento. Hay muchísimas iniciativas privadas que no se han puesto en valor y no podemos olvidar que estamos en una capital de provincia que, por las acciones que vemos que se han venido desarrollando, no se la ha tratado como tal”.

-Otras de las áreas que gestiona es la turística, en la que ha dicho que no se ha hecho nada…
“En turismo tenemos un plan estratégico que hay que renovar, no solo porque termine su vigencia, sino porque es necesario hacer un documentos en el que haya medidas concretas, que luego tengan repercusión en la sociedad. De la lectura del plan actual la conclusión que saco es que es más un brindis al sol y una declaración de principios que una herramienta para responder a medidas concretas. En el nuevo plan las prioridades serán plantear medidas concretas, qué es lo que tenemos, un listado de recursos, cómo explotarlos, poniéndolos en valor como por ejemplo las esculturas para atraer a un perfil concreto de turista. Ahora mismo, en turismo, las acciones se circunscriben a cuatro actos”.

-Usted ha llegado a definir la gestión del anterior equipo de gobierno como venta de humo…
“Se ha trabajado muy poco, mucho anuncio, pero luego, de manera efectiva, no se ha llevado a cabo. La Sociedad de Desarrollo tiene un personal magnífico que lo que hace es seguir las directrices que se le da desde la parte política, que es la que fija las líneas. Por la breve experiencia que tengo con ellos he podido comprobar que en el momento que les dicen que hay que sacar los pliegos, tardan nada en hacerlo. Por ejemplo, ha sido el mejor Ven a Santa Cruz de los últimos tres años porque se ha marcado clara la dirección. El personal es muy potente y muy bueno técnicamente y cuando se dan las instrucciones hacia donde se tiene que ir lo desarrollan de forma fantástica y maravillosa. Lo mismo pasa con Plenilunio, con el que llevamos una programación muy buena y con los tiempos suficientes para publicitar y atraer público”.

-¿Va a mantener las dos ediciones de Plenilunio?
“Va a tener una edición y va volver a su origen, con la apertura de museos toda la noche, con la cultura en la calle. Hay proyectos fantásticas guardados en cajones que ni siquiera son míos, que son de empresas que ahora los vienen a presentar y te dicen que ya lo habían dejado en la Sociedad de Desarrollo y ni siquiera lo valoraron. Ahora mismo el nivel de satisfacción de las empresas es alto y eso es lo que más ilusión me genera, el poder trabajar con esas empresas, y como ellos dicen que puedan volver a trabajar en su ciudad porque ahora mismo estaban desarrollando esos proyectos en el nortee, el sur, Las Palmas, pero no en Santa Cruz”.

-¿Y se ha decidido la fecha?
“Le he dicho a los técnicos que la fecha la que quieran pero que coincida con la luna por favor (risas). No se trata de sacar un proyecto y luego desnaturalizarlo, de llenar la ciudad sin sentido porque es fundamental saber qué está bien y qué no y también los estudios posteriores para saber qué ha funcionado”.

-En cuanto a su situación política, sigue estando expulsada de Cs hasta que resuelva el juzgado. ¿Qué opinión le merece que el PP en La Palma haya readmitido a sus consejeros? ¿Cree que Cs podría hacer lo mismo?
“Mi cuestión está judicializada y mi postura es la que es y la que voy a seguir manteniendo. Se que esta semana se han desplazado hasta la Isla gente de la ejecutiva nacional de Cs un poco a calmar ánimos y hacer algunas propuestas a los consejeros del Cabildo. Por lo que se, yo no he hablado con ellos, les han trasladado que estén tranquilos y después de la campaña electoral ya irán viendo si los reincorporan o no. A mi me parece un engaño porque si tienes intención de reincorporar a esas personas lo hacen ya y no cuando pase la campaña. Esa postura no lo entiendo”.

-Si esa propuesta se la hicieran a usted, ¿la aceptaría?
“Reconozco que pensaba que conmigo y mi compañero iban a adoptar la postura más clara que es la de allanarse (aceptar los hechos expuestos por los demandantes). Pensé que viendo el expediente administrativo entenderían que les van a dictar un sentencia en campaña que posiblemente los condene por vulneración de derechos fundamentales, dejando su credibilidad a la altura del betún. Es cierto que esa es mi visión como abogada y creí que harían alguna propuesta para dejarlo zanjado a la vista de las nuevas elecciones, pero no ha sido así. Así que el acuerdo es complicado. Yo lo que quiero acreditar con el procedimiento judicial es que lo que dijimos desde el día 15 de junio y llevo repitiendo durante los dos últimos meses es lo que ocurrió durante esas negociaciones. Y que con posterioridad se saltaron a la torera su propio reglamento, ahí es donde va el fiscal en lo que a la vulneración de nuestro derecho de defensa se refiere. Y eso es lo que se pretende acreditar, vamos paso a paso, pero está claro que ahora mismo hay cero relación con Cs”.

-Si finalmente el juez le da la razón, ¿se quedará en Cs?
“No se puede decir de este agua no beberé porque a lo mejor vienen mañana y hacen un comunicado en el que se desdicen de todo, admiten que fulanita y menganita no pueden estar, que lo han hecho mal, se cambia equipo… Como yo no se el devenir de lo que pueda pasar no puede decir tajantemente nada porque puede que tenga que desdecirme, pero así, como estamos ahora, es inviable, pero eso no quiere decir que cambien las legislaturas y nos encontremos un gobierno PSOE-Cs”.

-¿Qué le parece que Cs diga ahora que levanta el veto al PSOE?
“La valoración que hago es que estas cosas pasan cuando no tienen los criterios claros. Por eso llegamos a estas incongruencias porque es todo una contradicción ir en contra a de tus propios actos”.

-¿Ha pensado en formar su propio partido?
“Es algo que ahora no me planteo. Veremos con el tiempo. Es cierto que hay mucha gente que nos dicen que no dejemos caer este impulso, esta ilusión que se ha generado pero no me he planteado nada”.