natación adaptada

Michelle Alonso y Australia, un amor a primera vista

La deportista tinerfeña y su entrenador valoran de forma muy positiva la experiencia vivida hace unos días en el país oceánico y ya piensan en los Juegos de Tokio del próximo año
La deportista tinerfeña, en una visita realizada a un parque de animales en Brisbane. DA

Michelle Alonso sigue conquistando continentes. Europa, América y Asia se han rendido a sus pies igual que lo hizo Oceanía donde estuvo hace unos días para participar en una competición donde volvió a demostrar su capacidad deportiva.

La nadadora tinerfeña estuvo en Australia en un campeonato que estaba fuera de la planificación de su temporada. Alargó sus recursos para participar en el Open de Yokohama y finalizar el curso en este certamen celebrado en Brisbane donde superó el jet lag y una semana de inactividad para rendir al máximo nivel “gracias a su carácter competitivo”, tal y como destacaba su entrenador, José Luis Guadalupe.

Michelle sumó más oro para su extenso currículo, fue de menos a más logrando registros muy buenos en las pruebas más cortas mientras que en su distancia, los 100 metros braza, logró el oro y una gran marca. “La valoración es muy positiva, aquí vinieron muchos nadadores nuevos que estarán en Tokio 2020 que están el nivel de Michelle en muchas pruebas así que los Juegos Paralímpicos van a ser muy competidos”, señalaba un Guadalupe que destacaba la profesionalización paulatina del deporte paralímpico… menos en España.

Ahora toca descansar para empezar a trabajar con el objetivo prioritario de Tokio, tratando de llegar “muy fuertes” al mes de agosto y refrendar la marca mínima paralímpica en la primera competición oficial del curso. Una iniciativa que tratará de abordar el club Midayu será poder traer a Tenerife ese campeonato donde se puedan conseguir varias mínimas para estar en los Juegos Paralímpicos. La petición ya está hecha.

Para Michelle Alonso este final de año ha sido “muy duro” con esta competición en la que participó en Australia. “No me esperaba conseguir medallas de oro, estaba pensando en platas y bronces porque había rivales muy fuertes y no esperaba estos resultados, hacer récord de los campeonatos”, explicaba la deportista tinerfeña que admitía que tras la experiencia de este año en Japón “no creía alcanzar estas marcas”.

“Ahora llega una temporada muy dura porque llega Tokio 2020, hay que hacer las mínimas para estar allí y después prepararse para los Juegos para estar al nivel de las rivales y hacer todo lo posible”, argumentaba Michelle Alonso cuya temporada ha sido todo un lujo.

José Luis Guadalupe sigue echando de menos la ayuda económica que pueda sostener una preparación acorde a la exigencia del año que se les viene encima. Lograr el apoyo de algún patrocinador privado, a ser posible, de alguna empresa canaria que quiera “transmitir los valores del esfuerzo y premiar los resultados de las chicas” es otro de los grandes objetivos del entrenador tinerfeño para un año histórico.

TE PUEDE INTERESAR