santa cruz

Piden a la Fiscalía Anticorrupción investigar a dónde fue a parar el medio millón de euros

La denuncia de Unidas Podemos ante la Fiscalía pretende averiguar si fue todo para abonar el concierto o si una parte se utilizó “para pagar otros compromisos económicos con Radio Club”

La denuncia presentada ayer por Unidas Podemos (UP) ante la Fiscalía Anticorrupción por el llamado caso Juan Luis Guerra solicita, como diligencia de investigación, que se verifique en la entidad bancaria correspondiente cuál fue el destino final del más de medio millón de euros que pagó el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife por el concierto ofrecido por Juan Luis Guerra y Orishas con motivo del Carnaval de Día de este año. En este sentido, se pide revisar el extracto de la cuenta afectada entre el 13 de febrero y el 30 de mayo de 2019. En concreto, en la denuncia se interesa expresamente por tal indagación ante el banco donde se abonó la referida cantidad “con el objetivo de conocer cuál fue el destino final del dinero y cómo fue repartido y si, realmente, fue invertido en su totalidad en la celebración del concierto y sus gastos o si, por el contrario, se utilizó para pagar otros ‘compromisos económicos’ con Radio Club Canarias, S.A, en período pre electoral”.

Además, en el texto que ayer llevaron al Ministerio Público el concejal de Izquierda Unida y líder de UP en la capital tinerfeña, Ramón Trujillo, y su compañera de grupo municipal, la también edil Dolores Espinosa, se propone la práctica de otra prueba, como es averiguar si, además del medio millón de euros, los santacruceros pagaron todavía una cantidad superior por este concierto, publicitado en su día como gratuito. Así, la denuncia aboga por que “se libren oficios al Organismo Autónomo de Fiestas y Actividades Recreativas y a la Sociedad de Desarrollo de Santa Cruz de Tenerife, a fin de que remitan las facturas que les consten, que tengan relación con el concierto de Juan Luis Guerra y Orishas, celebrado el pasado 9 de marzo, con el objetivo de conocer si, además, del importe abonado a Alfredo Moré Silva [el particular que cobró el medio millón de euros], el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife gastó alguna otra cantidad en la celebración del concierto, incluyendo gastos de alojamiento, manutención, campañas de promoción o cualquier otro”.

El texto que nos ocupa, elaborado por la abogada tinerfeña Sandra Rodríguez, se compone de dos partes bien diferenciadas. En la primera se relatan las posibles irregularidades que han motivado esta denuncia, mientras que en la segunda se argumenta por qué se consideran tales hechos como indicios de la presunta comisión de los delitos de prevaricación y malversación de caudales públicos.

Aunque se entiende qué de toda la relación de hechos está relacionado con esos presuntos indicios, hay referencias explícitas. Sobre la supuesta prevaricación, se sostiene expresamente que “se contrató, en un procedimiento negociado y sin publicidad, con Alfredo Moré como si tuviera la exclusividad de la representación de los artistas, que realmente no tenía, no teniendo, por tanto, capacidad para recibir el dinero que el Ayuntamiento le abonó”. En cuanto a la presunta malversación, se argumenta, tras recordar que Orishas actuó en Tuineje (Fuerteventura) un año antes, que “el precio pagado por el Ayuntamiento de Tuineje es mucho más barato, de 30.000 euros menos, del desglose que se contempla en el Pliego Prescripciones Técnicas previsto para contratar a través de Radio Club, que era 88.815,69 euros menor del que efectivamente al final se pagó”. Por ser más explícito, cabe apuntar que Tuineje pagó 42.800 euros por la actuación de Orishas, mientras que Santa Cruz de Tenerife abonó meses después un total de 73.357,20 euros, tal y como se recoge en la denuncia.

En cuanto a las conclusiones recogidas por la representación legal de Unidas Podemos, en la denuncia se sostiene que, presuntamente, “se confeccionó deprisa y corriendo un expediente administrativo para contratar con Alfredo Moré Silva, con un desprecio absoluto a las normas protectoras y garantistas que han de regir la gestión de los fondos públicos. Se incumplió el pliego de Cláusulas Administrativas Particulares, pues nunca se acreditó la solvencia económica ni técnica exigida, lo cierto es que Alfredo Moré era un perfecto desconocido (ni siquiera consta en las bases de datos del ayuntamiento) que aparece en sustitución de Radio Club Canarias, S.A, al que se le pagaron nada más y nada menos que 501.194,33 euros, sin que conste ningún Pliego de Prescripciones Técnicas que fundamente dicha cantidad ni cual es el desglose de la misma. El primer pago, que ascendió a 250.597,16 euros y se efectuó el 14 de febrero, se hizo sin la presentación previa de las facturas de gastos que eran exigibles, es decir, se le abonó el dinero público, sin ninguna garantía, como hemos dicho a un perfecto desconocido, sin solvencia económica ni técnica acreditada, sin capacidad acreditada para representar a los artistas”.

“El segundo pago -continúa el texto en cuestión- se abonó el 15 de marzo, días después del concierto, sin que a día de hoy exista prueba alguna de que efectivamente las cantidades abonadas por el Ayuntamiento a Alfredo Moré hayan sido en su totalidad invertidas en la contratación de los citados artistas y los correspondientes gastos. Lo único cierto es que los artistas actuaron y que el Ayuntamiento abonó a Moré Silva, que sustituyó a Radio Club Canarias, S.A, la cantidad de 501.194,33 euros, pero nada se sabe de lo que cobró cada uno, ni a cuánto ascendieron los gastos reales”.

Por todo ello, y ante la posibilidad de que se hayan cometido los actos ilícitos ya explicitados, en esta denuncia se solicita a la Fiscalía Anticorrupción que inicie una investigación y, en caso de que así fuera, se propone el referido rastreo del dinero abonado por el Ayuntamiento capitalino y que el Organismo de Fiestas informe acerca de otros posibles pagos por esta causa.
Resta recordar que la propia Corporación local ha iniciado una investigación interna sobre este asunto.

TE PUEDE INTERESAR