entrevista

Robert F. Kennedy: “Con ocho años le dije a mi tío, el presidente John F. Kennedy, que escribiría un libro sobre contaminación”

Hablamos con Robert Francis Kennedy Jr., abogado y activista medioambiental, que visitó esta semana el sur de la Tenerife para participar en la conferencia 'Adeje ante el cambio climático'
ROBERT F KENNEDY ENTREVISTA TENERIFE 2
ROBERT F KENNEDY ENTREVISTA TENERIFE 3
Robert F. Kennedy, abogado y activista medioambiental. Fran Pallero

Robert Francis Kennedy Jr., visitó esta semana el sur de la Isla para participar en la conferencia ‘Adeje ante el cambio climático’. Previamente, tuve oportunidad de sentarme con él y mantener una conversación cercana sobre su vida, su carrera, sus logros e incluso algunas de las controversias que rodean su figura. Kennedy no se hizo esperar, con una actitud jovial pese al cansancio del viaje, me recibió con una sonrisa, y con paso ligero – tiene 65 años y está en excelente forma física- nos dirigimos a una pequeña mesa donde nos tomamos un café y hablamos.

-¿Cómo se decidió a trabajar en temas ambientales?

“Siempre quise trabajar en este sector desde que era pequeño. De hecho, cuando tenía 8 años, le escribí una carta a mi tío, el presidente John F. Kennedy, pidiéndole que hablara sobre la contaminación.  Me invitó, entonces, a la Casa Blanca -hay fotos mías sentado en la Oficina Oval con él- y le dije que quería escribir un libro sobre contaminación. El presidente Kennedy arregló que me reuniera con el Secretario de Interior y también con Rachel Carson, quien había lanzado la primera iniciativa de protección del medio ambiente. El día de la reunión les traje una pequeña salamandra. Siempre me han gustado las actividades al aire libre. Cuando era joven practicaba kayak en aguas bravas, entrenaba halcones, me dedicaba a la pesca y la caza…siempre al aire libre.  Incluso desde niño, cuando veía contaminación sentía que era una especie de robo, como robar a la comunidad algo que nos pertenecía a todos. Cuando me convertí en abogado supe lo que quería hacer. Fui fiscal por un par de años, y luego supe que quería enjuiciar a los contaminadores, y teniendo en cuenta que las leyes estadounidenses permiten las acciones individuales para demandar a los contaminadores, eso es lo que terminé haciendo, interponiendo demandas por mucho dinero. Luego, comencé a trabajar para pescadores comerciales en el río Hudson, contra los contaminadores. Comenzamos un grupo llamado Riverkeepers, y tuvimos éxito en la restauración del río Hudson. Como resultado del éxito de recuperar el Hudson, ahora hay 350 guardianes de ríos, tenemos presencia en 44 países trabajando en la protección del agua y contamos con 350 embarcaciones que patrullan las vías fluviales locales y litigan contra los contaminadores. Mi esposa y yo acabamos de regresar esta semana del lanzamiento de tres Riverkeepers en el río Jordán con palestinos, israelíes y jordanos, trabajando juntos para patrullar el río”.

-Nunca ha tenido temor de plantar cara a las grandes empresas…

“EXXON fue una experiencia muy gratificante, los atrapamos robando agua del río Hudson. Tenían una refinería en Aruba, la refinería necesita agua, y  la isla de Aruba es muy seca. Por esta razón, estaban llevando los petroleros a Nueva York, descargaban el petróleo, y luego bajaban al río Hudson, donde llenaban los tanques con agua del río. No solo usaban el agua para la refinería, sino que además la vendían a los hoteles.  Cuando mi compañero John de la misma firma fue a Aruba tras escuchar los rumores, se registró en un hotel y le preguntó al gerente: “¿Ha oído hablar del río Hudson?”, a lo que el director contestó: “¿Quieres ver el río Hudson?” Y señaló las instalaciones del hotel. Ganamos 2 millones de dólares en ese caso”.

-Usted  ha mostrado una gran pasión a la hora de defender no solo la naturaleza sino  también los intereses de los nativos americanos, ¿cuál es su conexión?

“Mi familia tiene una conexión profunda, particularmente con los sioux porque mi padre tenía un gran interés en su bienestar, llegó a proponer varias leyes para reformar la educación de las tribus, proporcionar empleos y proteger sus derechos. Siempre nos visitaban nativos americanos en casa, y cada vez que viajaba con mi padre, nos llevaba a las reservas indias. El día de su muerte – el senador Robert F. Kennedy fue asesinado en 1968- ganó las primarias de California, que eran las ciudades más urbanas del país, pero también ganó en Dakota del Sur, con el 100% de los votos sioux. Mi padre amaba a Estados Unidos, pero él creía que teníamos que redimir de alguna manera el crimen inicial de la creación de nuestro país que era el exterminio de sus primeros pobladores, esa fue una de sus principales preocupaciones en su vida. En mi caso, yo, al conocer a tantas personas en las reservas, la gente me empezó a pedir que los representara como abogado y terminé representando a muchos grupos nativos en Canadá en litigios sobre recursos naturales y, debido al éxito que tuvimos en Canadá, me invitaron a América Latina, a Ecuador, para representar a cinco de las tribus y las demandas contra Exxon”.

[Robert F. Kennedy Jr, hace una pausa para tomar café y me pregunta, mientras tanto, sobre los aborígenes de Canarias, diciéndome que había leído algo sobre los guanches y que tenía interés en saber más sobre ellos, luego continuamos hablando de su familia].

ROBERT F KENNEDY ENTREVISTA TENERIFE 2
Robert F. Kennedy, abogado y activista medioambiental. Fran Pallero

-Su vida ha estado plagada de éxitos pero también de tragedias, asesinatos, suicidios… ¿De qué manera estos sucesos marcaron su vida?

“Todos tenemos tragedias en nuestras vidas, por supuesto que me han afectado, pero creo que mi madre desde el principio reconoció que todos pasamos por momentos duros, aunque dentro de lo que cabe somos muy afortunados porque tenemos una familia muy solidaria, mientras hay niños negros en Harlem que ven a su padre asesinado a tiros, su hermano víctima de un crimen, su madre desaparecida y no tienen una familia que los mantenga. Es importante tener presentes las cosas por las que estamos agradecidos”.

-¿Cómo se siente acerca de todo lo que está sucediendo ahora mismo con la Administración Trump revocando protecciones medioambientales?

“Trump es una catástrofe para el medio ambiente, pero Bush también fue una catástrofe. Trump no es una anomalía, es parte de una era radical, de lo que está sucediendo en nuestro país desde 1980, que es el control corporativo de los estadounidenses, y también parte de la culpa la tiene el caso Citizen United dictaminado en 2010, que permitió donaciones corporativas ilimitadas a campañas políticas. Las grandes compañías de petróleos terminaron comprando los votos estadounidenses, y así es como llegamos a  gente como Trump que ha desechado nuestro planeta Tierra. Los demás países ya no dicen que quieren ser como Estados Unidos, o que quieren una democracia como la de Estados Unidos. Cuando era niño todos los países aspiraban a tener una democracia modelo como Estados Unidos, y ahora no creo que nadie lo haga, porque ¿quién quiere tener de líder a un hombre que no lee libros?”

-¿Qué hay del calentamiento global? Qué se puede hacer?

“No estoy tan preocupado por el hecho de que Trump se haya salido del Acuerdo de París como lo están otras personas, porque si pierde esta elección, no importará porque los demócratas lo arreglarán, y, si de todos modos gana, será un apocalipsis, podría ser apocalíptico para todo el mundo, no creo que podamos recuperarnos de eso”.

-¿Tiene usted algún favorito de cara a las elecciones de 2020?

“No. En mi familia algunos están trabajando con Elizabeth Warren, otros están trabajando con Biden. Nuestra familia está por todas partes, y al mismo tiempo pendientes del tema de colusión y el impeachment de Trump”.

-¿Cree que Trump ganará?

“No lo sé, podría ganar. Espero que no. El mundo entero espera que no lo haga”.

[Cambiamos una vez más de tema, para hablar de una controversia que muchos tachan de conspiración sin fundamento, y de la que la que Kennedy está a la cabeza aunque su propia familia es muy crítica y ha buscado distanciarse].

-Usted tiene una posición cuando se trata de vacunas. ¿Puede explicarla?

“Creo que las vacunas deben probarse de manera segura, y que deberíamos llevarlas a exámenes de la misma manera que se hace con los medicamentos. Cuando se trata de vacunas, deberíamos hacer una prueba de placebo antes de que sea aprobada. Ahora mismo, no importa quién se haya enfermado gravemente debido a una vacuna ya que los civiles no pueden demandar a los fabricantes en Estados Unidos. Se trata de las mismas cuatro compañías fabricantes de vacunas que crearon la epidemia de los opioides en Estados Unidos. Han tenido que pagar millones de dólares en multas en los últimos diez años por mentir a los reguladores y hacer declaraciones falsas y matar a pacientes. Algunas de estas sabían que sus medicinas iban a causar muertes. Entonces, ¿por qué debería creer en estas compañías fabricantes de vacunas que generan otros productos letales? Necesitamos probar esas vacunas, necesitamos científicos independientes para probar las vacunas y nunca se ha hecho. El negocio de las vacunas explotó en 1989; si nació antes de esa fecha, su probabilidad de tener una enfermedad crónica es del 2% si nació después de 1989, es del 54%”.

-Cuando era niño, no abundaban ni el autismo ni las alergias, ahora es muy común.

“No estoy en contra de las vacunas, estoy en contra de la falta de pruebas. Debemos asegurarnos de que no estén creando más problemas de los que estamos resolviendo. De las 72 vacunas obligatorias en nuestro país, ninguna de ellas ha sido probada con una prueba de placebo. Es una locura”.

ROBERT F KENNEDY ENTREVISTA TENERIFE 1
Robert F. Kennedy, abogado y activista medioambiental. Fran Pallero

EN “GUERRA” CONTRA LAS GRANDES INDUSTRIAS CONTAMINANTES

Kennedy sugiere que vayamos al techo del edificio donde dice que la vista es espectacular. Incapaz de estar sentado mucho tiempo, este padre de siete hijos nos hizo una muestra de agilidad subiendo a los muros y posando para nuestro fotógrafo sin ningún esfuerzo. Nos confiesa que es de buen comer, mira el reloj, y con una sonrisa nos deja claro que ya no hay más preguntas y que es hora del almuerzo.

El hijo del senador y fiscal general de Estados Unidos Robert F. Kennedy, asesinado en 1968, y sobrino del expresidente John F. Kennedy, también asesinado en 1963, acaparó todos los focos del foro Adeje ante el cambio climático, donde se mostró contundente a la hora de asegurar que “no se trata de convencer a las personas sobre las decisiones que deben tomar sino de ponernos en pie de guerra contra una industria que quiere hacer lo que sea para ganar dinero a costa de nuestro planeta”. Ante un abarrotado salón de actos del Centro de Desarrollo Turístico Costa Adeje (CDTCA), el abogado y activista estadounidense dibujó un complicado panorama y animó al alistamiento general en la defensa del medioambiente . “Estamos en guerra contra las grandes industrias contaminantes y necesitamos un ejército de personas dispuestas a luchar por la transición ecológica y una sociedad que se comprometa con las generaciones del futuro”.

TE RECOMENDAMOS