La Palma

Cabrera buscará consenso técnico y social para afrontar la sequía

La petición de entrada al túnel de Trasvase de Carlos Soler, a quien han solicitado el informe que justifica su propuesta, no es posible por los desprendimientos en la boca oeste

Carlos Cabrera, consejero de Aguas en el Cabildo. | DA

“Hay que buscar una solución a la sequía y eso pasa por conocer todas las posibilidades y tomar la decisión correcta, que sea viable técnicamente y que tenga el mayor nivel de consenso”. Así resume el consejero de Aguas del Cabildo, Carlos Cabrera, la actitud de la institución y de su departamento frente a la petición de los agricultores de llevar a cabo la perforación del túnel de Trasvase, un postulado técnico del ingeniero Carlos Soler, que no ha logrado respuesta del Consejo Insular de Aguas, asegura, para entrar a esa instalación y actualizar los datos de un informe que le fue solicitado por la gerencia del Consejo 10 días atrás.

Los desprendimientos registrados en la boca oeste del túnel de Trasvase, que obligan a la contratación de una obra de emergencia, impiden el acceso a esa zona, algo que reveló ayer en declaraciones a este periódico el máximo responsable en materia de aguas de la Isla. “Yo no tengo ningún inconveniente en que Carlos Soler acceda al túnel de Trasvase, algo que ahora mismo es imposible no para él sino para cualquier trabajador o técnico por los riesgos que suponen los desprendimientos”.

Subraya Carlos Cabrera que “estoy intentando consensuar un informe técnico que nos permita intervenir y que mejore e incremente la disposición de agua en el sistema, en esta y en cualquier otra infraestructura. Quiero reunir todos los informes técnicos de interés en este asunto para tomar decisiones en base a una serie de garantías técnicas y en esa línea estoy trabajando”.

Cabrera, que ya se ha reunido con el sector agrario para analizar la situación de la sequía y que dos semanas atras convocó la Mesa del Agua, rechaza taxativamente las insinuaciones que señalan intereses económicos o de naturaleza política en un asunto que considera como “la máxima prioridad de la Isla”, donde existe una situación de emergencia en términos de disponibilidad de agua de riego para miles de agricultores.