ECONOMÍA

El Gobierno de Canarias negocia con la UE la excepcionalidad del impuesto del queroseno para las islas

Román Rodríguez, asegura que "estaremos excluidos y pelearemos ante ese tipo de tasa". El vicepresidente autonómico recuerda que es la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia la que debe "vigilar, perseguir y sancionar si se están produciendo pactos de precios o subidas artificiales" en los billetes subvencionados por las arcas estatales

Román Rodríguez junto a Anselmo Pestana, Mariano Hernández Zapata y Miguel Ángel Pulido en su comparecencia en el Cabildo palmero. | DA

El vicepresidente del Gobierno de Canarias, Román Rodríguez, reveló ayer en La Palma que ya se han establecido los contactos con la Unión Europea para defender, en consonancia con sus homólogos en las regiones ultraperiféricas, la excepcionalidad que las islas del archipiélago deben tener para librarse del impuesto al combustible aéreo, un asunto que figura entre los asuntos prioritarios del consejero autonómico. El aparente apoyo de la vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico (MITERD), Teresa Ribera, sobre la imposición de este gravamen a quienes viajan en avión, obliga a Canarias y a su Gobierno autonómico a recordar, en palabras de Román Rodríguez, “las singularidades y las especificidades de las islas”. “Es evidente que se va a producir un proceso fiscal sobre el consumo de combustible, pero nuestras islas necesitan una excepción en esta materia para la que no bastará quedar excluidos de la tasa al queroseno”.

Este es un nuevo frente abierto para el Gobierno canario, que no tiene dudas en defender una región sostenible en el marco de un cambio climático que no admite la falta de compromiso, pero que al mismo tiempo necesita defender su principal industria, la turística, dependiente de las conexiones aéreas fundamentalmente con Europa, donde cada vez es mayor el nivel de una conciencia ecológica que cuestiona el transporte aéreo. “Estaremos excluidos y pelearemos ante ese tipo de  tasa”, afirmó Román Rodríguez en su visita a La Palma y en el marco de su comparecencia junto al presidente y vicepresidente del Cabildo palmero, Mariano Hernández Zapata y Anselmo Pestana, respectivamente. Rodríguez reconoce sin ambages que “no bastará estar excluidos de las tasas si finalmente se imponen, sino que tenemos que hacer un esfuerzo en Canarias, como destino turístico y como sociedad, para favorecer la descarbonización”. Canarias y su industria turística, principal músculo de la economía productiva del archipiélago, puede verse perjudicada por las consecuencias directas de un cambio climático que genera, cada vez en mayor medida, una conciencia medioambiental que condiciona a una gran masa de turistas a la hora de escoger un destino que oblige a utilizar el avión como medio de transporte por un efecto que algunos ya denominan “vergüenza a volar”.

Vigilar el abuso en las tarifas aéreas

La bonificación al transporte aéreo y fiscalizar a las compañías para frenar el sobrecoste que en paralelo han impuesto, es un asunto que está en manos del Gobierno estatal y en el marco del acuerdo negociado con en la última legislatura de Mariano Rajoy y negociado, directamente, por el ahora vicepresidente del Gobierno de Canarias. “La redacción en la Ley de Presupuestos la propusimos nosotros y dice cosas tan claras como que la bonificación pasa del 50 al 75%, pero también que las autoridades españolas responsables, y financiadoras de la subvención, están obligadas a controlar y a vigilar los  temas de mercado”. Román Rodríguez dejó claro en su visita a La Palma que el instrumento más útil para frenar los posibles abusos que pudieran estar produciéndose, y en detrimento del interés de los beneficiarios directos de la bonificación al transporte, pasa por la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia, que recuerda “debe vigilar, perseguir y sancionar si se están produciendo pactos de precios o subidas artificiales”.