AGRICULTURA

La futura organización de productores de aguacate ilusiona a los cosecheros palmeros

Competir con fuerza y tener una sola voz, objetivos irrenunciables que busca el sector

Aguacates. / ARCHIVO

Los cosecheros de aguacate de la Isla aguardan con esperanza la creación de la organización de productores de ámbito regional, una entidad con una finalidad y estructura similar a la de Asprocan con el plátano, cuya creación ha entrado en una fase clave en los últimos dos meses y que permitirá mejorar la comercialización de esta fruta dentro y fuera de España.

El presidente de la Asociación de Productores de Aguacates de La Palma, Carlos Rodríguez, destaca el peso específico que con un 55% de la producción regional, tiene la Isla Bonita, pese a lo cual defiende la igualdad de protagonismo frente a la producción del resto de Islas, de entre las que se destaca especialmente Tenerife, por su crecimiento de superficie cultivada en los últimos años. Rodríguez apuesta por “copiar y quedarnos con todo lo bueno que ha hecho Asprocan en el sector platanero y conseguir que el aguacate pueda no dividir, sino sumar frente a los retos de futuro, con una sola voz fuerte allá donde tengamos que defender nuestros intereses”. El cultivo del aguacate representa el 12% de la superficie cultiva de la Isla, con un total de 822,7 hectáreas, lo que según la estadística de la Consejería de Agricultura del Gobierno de Canarias, supone un crecimiento del 37,1% de la superficie cultiva en la Isla del también conocido como “oro verde”.

La evolución de los precios del aguacate en La Palma, sus acusados descensos en determinadas temporadas con precios bajos en los que el kilo no se ha pagado a más de 1,80 euros, frente a periodos de repuntes importantes que han llegado a superar los cinco euros por kilo, hacen pensar en la necesidad de una organización de una producción que está consiguiendo no solo ser sostén económico, sino complemento de la renta, para muchas familias del agro palmero, donde muchos defienden la recuperación de zonas abandonadas para la implantación de este cultivo.