coronavirus en canarias

El director del H10, figura de cohesión para los empleados, que “hacen piña”

Los trabajadores de la cadena hotelera enfatizan la importancia que ha tenido su jefe para lograr que “todo salga bien” y se preste un servicio de calidad a las personas aisladas en el complejo adejero
Los trabajadores del complejo hotelero se muestran agradecidos con el trato recibido por los clientes. DA
Los trabajadores del complejo hotelero se muestran agradecidos con el trato recibido por los clientes. DA
Los trabajadores del complejo hotelero se muestran agradecidos con el trato recibido por los clientes. DA

Todos los días, a cuentagotas y de forma respetuosa, cientos de personas se acercan a la recepción del H10 Costa Adeje para preguntar qué está ocurriendo en el exterior, cuánto tiempo van a permanecer en cuarentena o si serán repatriados a sus países de origen. Los huéspedes desconocen cuál será su destino para los próximos diez días, tiempo que, se dice, pueden continuar confinados en el interior del complejo hotelero para prevenir posibles contagios del Covid-19. Los recepcionistas, en tono amable y cuidado, intentan, en la medida de las posibilidades y haciendo gala de sus dotes políglotas, calmar los ánimos. Son pocos los datos que pueden ofrecer. No tienen una fuente directa de Sanidad.

Ayer, a las 07.30 horas, era el director del hotel quien citaba a todo el personal. Es quien carga sobre sus espaldas la responsabilidad de lo que va a ser transmitido a los que allí se alojan y lo que no. Asimismo, a sus trabajadores les da a conocer las pautas que la Consejería ha estimado, en base al protocolo establecido, que deben seguir para eludir la propagación del patógeno, como “cambiarnos la mascarilla una vez al día y los guantes al pasar por cada habitación”, explica una camarera de piso a DIARIO DE AVISOS, o, de forma genérica, “lavarnos con frecuencia hasta los brazos”, señala otro miembro de la plantilla.

En la madrugada del lunes, los teléfonos de los empleados del hotel sonaron a la vez. En un mensaje, la empresa les informaba que el complejo iba a pasar a estar en cuarentena porque uno de los huéspedes había dado positivo en un test para el coronavirus de Wuhan. Tenían dos opciones: la primera, quedarse en su puesto de trabajo o acudir al mismo para cumplir con el aislamiento; la otra, entrar a formar parte del “seguimiento activo” y pasar a estar recluidos en sus propias casas, una circunstancia que muchos rechazaron para prevenir contagiar a sus familiares (entre ellos, menores de edad), así como para prestar ayuda a sus compañeros.

“Nadie ha estado obligado a venir. Me sorprende ver a tanta gente trabajadora apoyándose, nunca había visto a un grupo tan unido, hemos acabado haciendo piña para sacar adelante lo que teníamos que hacer, y el director ha estado muy pendiente de que las cosas salgan bien, nos lo explica todo”, afirma a este periódico una empleada del H10. Reconoce que los dos primeros días predominaba una sensación de “nervios, caos e histeria”, principalmente por el shock inicial. Sin embargo, a medida que ha ido pasado el tiempo, “los huéspedes pasean más tranquilos, están muy agradecidos con nosotros y eso nos da mucha fuerza. Los atendemos para que no les falte de nada”.

En esas primeras horas, la mayoría de clientes estaban encerrados en sus habitaciones. Por la mañana, les llevaban el desayuno, y al término del día, ellos mismos ponían sus bolsas de basura en el pasillo para que las camareras de piso las recogieran. Estas, a su vez, les dejaban toallas limpias. Una desconfianza y un hermetismo que fue remitiendo, hasta el punto de que “ahora podemos limpiar casi todas las habitaciones, salvo las de algunas personas que no quieren que entremos, y nosotras lo respetamos”, aseguran las trabajadoras.

Sin duda, la figura del director ha adquirido una importancia vital para la gestión de las personas que se encuentran en el interior del hotel, visto que es el principal nexo con las autoridades sanitarias. La cadena de comunicación es: el Gobierno regional transmite nueva información al líder del complejo, luego este reúne a la plantilla a primera hora de la mañana para darles instrucciones de lo que deben hacer, y, finalmente, los recepcionistas resuelven las dudas a los huéspedes. A pesar de todo, los empleados del H10 Costa Adeje Palace aseveran que “vamos dando pequeños pasos”, eso sí: “A medida que Sanidad nos deja”.

TE RECOMENDAMOS