política

El nuevo plan de vivienda ofrecerá 400 pisos vacíos a familias con pocos recursos

El Gobierno busca un pacto regional por la vivienda donde pretende sumar a todos los partidos políticos del Parlamento
El Consejero, Sebastián Franquis, conversa con el diputado del PP, Hipólito Suárez. Fran Pallero
El Consejero, Sebastián Franquis, conversa con el diputado del PP, Hipólito Suárez. Fran Pallero
El Consejero, Sebastián Franquis, conversa con el diputado del PP, Hipólito Suárez. Fran Pallero

En seis meses, el actual consejero de Obras Públicas, Sebastián Franquis, ha pasado de ser un peligro para el Pacto de Progreso a convertirse en uno de sus puntales. ¡Qué cosas más raras tiene la vida! Si antes alentó pactos contra Nueva Canarias en Gran Canaria que estuvieron a punto de truncar el acuerdo, ahora desatasca políticas empozadas desde hace años, como la de vivienda. Franquis prometió ayer que, en breve, 400 de las 138.000 viviendas que, según el ISTAC, están vacías en Canarias, se destinarán al alquiler a familias con rentas bajas. Una medida anunciada ayer que costará cuatro millones de euros y que forma parte del pacto sobre la vivienda que el Ejecutivo quiere presentar próximamente con la participación del resto de fuerzas políticas.

Según datos del Gobierno canario, en los últimos diez años se han entregado solo 870 viviendas públicas de alquiler y 68 de reposición para gente que vivía en casas con graves daños estructurales, a pesar de que hay más de 15.000 solicitudes. Desde 2009 no se planifica una nueva construcción, según afirmaba ayer la diputada de Nueva Canarias, Carmen Hernández, que fue la que pidió la comparecencia de Franquis. Y solo el 2% del parque total de viviendas de Canarias está dedicado a la vivienda protegida de alquiler. Está dentro de la media española, pero muy lejos de parámetros europeos, con el 7,5% de media. Países como Holanda alcanzan hasta el 32%.

Esta situación calamitosa atravesó ayer el Parlamento regional, donde Franquis reconoció que es un problema “histórico” en las Islas y en España. “¿Cómo es posible que, en una comunidad como la nuestra, los gobiernos no hayan priorizado una cuestión como esta?”, se preguntó, a sabiendas de que, en esos Gobiernos también ha estado el PSOE. Y comprometió inversión pública, no solo por la necesidad social, “sino porque el sector de la construcción está dando síntomas de paralización”.

El precio de las 400 viviendas vacías rondará, según afirmó, los 450 euros. Pero Franquis también contó que pretenden construir 2000 viviendas públicas en los próximos cuatro años, y que ya tienen otros cuatro millones destinados a comprar vivienda privada ya construida. Franquis afirmó que quiere presentar el Pacto por la Vivienda la semana que viene, y que para eso ha esperado hasta hace unos días las propuestas de otras formaciones políticas, que que suman a las de municipios, cabildos y organizaciones sociales.

“Vamos a estar con usted en ese pacto para construir vivienda pública y equilibrar el mercado”, afirmó la portavoz de Cs, Vidina Espino, que ya le hizo llegar sus propuestas a Franquis y rechazó cualquier penalización sobre la vivienda vacía para los grandes propietarios o el establecimiento de límites a los precios del alquiler. “Da la sensación de que ustedes quieren establecer algún tipo de conflicto moral respecto a la propiedad privada”, afirmó.

El diputado del PP, Manuel Domíguez, pidió más reuniones antes de sumarse a un pacto. “Esto no es un cheque en blanco”, afirmó. Y pidió que Franquis le asegure que no va a considerar la “aberración” del “gran tenedor”, que según Domínguez, se utiliza para definir a las personas que tienen más de cuatro propiedades u ochocientos metros cuadrados, para obligarlos a alquilar a precios tasados. “Y eso se está debatiendo en Cataluña y se propuso en el Congreso de los Diputados”. Aunque el acuerdo entre PSOE y UP deja todavía abierta la definición de este concepto.

Los reparos de la diputada de CC, Socorro Beato, tenían más que ver con reivindicar la herencia de política de vivienda de CC, negando que no se hubiera hecho nada desde 2009, pues se han entregado vivendas en los últimos años. “Si nos vamos a poner de acuerdo, empecemos hablando con rigor”, dijo Beato. “Nos referimos a promoción, a proyectos”, contestó Carmen Hernández, que afirmó que no busca “enfrentamientos”.

Ayer también se debatió, a iniciativa de la diputada de CC, Nieves Lady Barreto, sobre la situación demográfica en Canarias, con un proceso de envejecimiento y despoblación que afecta especialmente a las tres islas no capitalinas de la provincia occidental y que quizá tenga más alcance mediático con esto de la España vaciada y los agricultores en las calles madrileñas. Uno se pega media vida luchando y, hasta que no aparece algo parecido en los telediarios nacionales, parece un exagerado. “Esto afecta a la convivencia, al modelo territorial, a la cohesión social y, por supuesto, a la economía”, afirmó la diputada de CC.

Barreto se traía una intervención bien preparada y pensada, sin ningún partidismo cansino, que fue lo que tenía ayer a raudales el diputado del PSOE, Pedro Viera, que fue al debate con un discurso de réplica ya construido sobre lo mal que lo había hecho CC, algo en que no cayeron ni Manuel Marrero, de Sí Podemos Canarias, ni Luis Campos, de Nueva Canarias, mucho más constructivos. “Cometeríamos un gran error si, ante el mayor reto que tiene esta comunidad en las próximas décadas, nos centramos en echarnos la culpa unos a otros”, afirmó Barreto.

“Habrá que introducir la perspectiva demográfica en todos los planes que haga el Gobierno”, y pidió la mejor conectividad en las zonas rurales o convertir al sector primario en “un fijador” de población en estas zonas a través de precios adecuados para la producción agrícola. La consejera de Economía, Elena Mañez, reconoció que era el tema “un gran reto”, pero su intervención sonaba un poco difusa, repitiendo una y otra vez lo bien que lo estaba haciendo el Gobierno.

También hubo rato ayer para otras cosas, como la PNL de Vidina Espino que pedir el apoyo del Parlamento canario “a los órganos constitucionales y para instar al actual Gobierno de España a no realizar concesiones a los grupos independentistas”. Una de esas cosas efectistas que hace uno cuando está en la oposición, pero que ayer pasó si pena ni gloria. Lo que sí tuvo más gracia fue la primera derrota parlamentaria del Pacto de Progreso en la votación de una PNL del PP para que se incremente el servicio de fisioterapia y de terapia ocupacional en la sanidad pública canaria. Faltaban tres personas del pacto.

TE PUEDE INTERESAR