Agrocanario

El tomate canario llega a Berlín en tiempo de ‘brexit’

Ante el incierto futuro, los exportadores de productos hortofrutícolas del Archipiélago tratan de llegar a nuevos destinos

Tomate canario. / EP
Tomate canario. / EP

La exportación canaria de tomates rebasa el ecuador de la zafra que iniciamos en diciembre pasado y vive la llegada del anunciado brexit. La campaña padece desde hace unos años una drástica reducción en fechas al verse acortada a marzo, dejando atrás el habitual calendario que abarcaba de septiembre a junio. Ante el incierto futuro, los exportadores de productos hortofrutícolas del Archipiélago tratan de llegar a nuevos destinos y para ello asisten desde hoy a la Fruit Logística de Berlín, feria de gran proyección en la que muestran la calidad diferenciada que les distingue, avalada por el esfuerzo innovador que han mantenido durante más de 130 años.

Febrero ha representado tradicionalmente para los productores de tomate el mes de la planificación, el tiempo dado para evaluar resultados y establecer estrategias orientadas a planificar la campaña siguiente. La desconexión oficial del Reino Unido y el inicio del proceso negociador que formalizará el complejísimo acuerdo con la UE hace que la incertidumbre crezca en las seis empresas que en Tenerife y Gran Canaria siguen apostando por el cultivo. “Desde 2002-2003 el tomate canario ha entrado en declive, reduciendo las hectáreas plantadas, pasando de 1.657 a 540. En esta campaña han cerrado otras tres empresas”, recuerda Gustavo Rodríguez, portavoz del sector, que ante la respuesta oficial, “todo se mantendrá igual hasta diciembre, contemplando la desconexión oficial”. No oculta la preocupación, pues considera que “al depender de las ayudas, necesitamos que la entrega no se retrase, en especial la correspondiente a la compensación al transporte, máxime cuando se puede ver afectada por el Poseican”.

La mitad de las hoy menguadas exportaciones canarias de tomate se comercializan en el Reino Unido, Rodríguez considera que a la próxima zafra iremos “en peores condiciones que Marruecos”. Señala que el país alahuita contará con un acuerdo comercial preferente, fruto del intercambio con contrapartidas de bienes de equipo. “No tendrán precios de referencia, ni cupos, que teóricamente habían establecido en 250.000 tm”. Los costes de producción en Marruecos, con salarios de cinco a seis euros/días, distan mucho de los 59 euros/día que se pagan en Canarias, pendientes de la subida del salario mínimo.

En estas últimas semanas los precios del tomate han experimentado un repunte, y esa tónica abarca por igual a la exportación de pepinos. Los efectos del temporal Gloria en el sureste peninsular ha reducido la presencia de fruta en el mercado. El estudio Tomate canario de exportación: una evaluación de costes, que elaboró el grupo Ecoagrocan en la ULL, estima que el coste de nuestra fruta, situada en el mercado europeo, asciende a 1,05 euros/kg mientras que la de origen marroquí llega a 0,70-0,80 euros/kg.

La inquietud por el futuro la sienten tanto los productores como las firmas receptoras canario-británicas que operan en destino, en la actualidad solo dos: Fortuna y Victoria. Pese a ser muchas las incógnitas por resolver, subyace el deseo de continuar contando a favor con el prometido respaldo que dará la anunciada Representación Permanente en el Reino Unido, a través de la red exterior de Sociedad Canaria de Fomento Económico (Proexca).

No hay tiempo de respiro. Si alguien considera que el problema comercial se queda corto, surge en el inmediato horizonte otra amenaza: la presencia hace unos meses en un invernadero de Almería del “virus rugoso del tomate (ToBRFV)”, un tobamovirus, que no dudan en citar como “el ébola del tomate” y al que la Unión Europea ha declarado de cuarentena.