economía

Las alternativas modernas al cigarro reducen la toxicidad hasta en 10 veces

Son 7,2 millones los muertos por tabaco al año, seguido de 6,8 millones por la mala condición y la contaminación del aire
Gráfico donde se muestra el daño producido por los productos relacionados con el tabaco, desde los más tóxicos a los menos, en el Congreso internacional sobre reducción de daño y enfermedades de no transmisión que se celebra este 2 y 3 de febrero en París
Gráfico donde se muestra el daño producido por los productos relacionados con el tabaco, desde los más tóxicos a los menos, en el Congreso internacional sobre reducción de daño y enfermedades de no transmisión que se celebra este 2 y 3 de febrero en París
2/2/2020

Las alternativas modernas al cigarro convencional reducen la toxicidad en sus consumidores hasta en 10 veces, según datos de un estudio del servicio público de salud de Polonia presentado por el pulmonólogo Andrzej M. Fal.

Así lo ha detallado el médico en el transcurso de la Conferencia internacional de la reducción de daño y las enfermedades de no transmisión, que se celebra este 2 y 3 de febrero en París. Así, el médico detalló que el efecto reductor de estas alternativas no es idéntica, sino que algunas logran mejores resultados que otras. Entre las que más reducen la toxicidad están primero los parches, seguido de productos orales, los sprays nasales, los cigarrillos electrónicos, el tabaco masticable o los productos de tabaco sin humo o tabaco calentado.

Ese es el grupo de productos que permite mayor reducción de toxicidad mientras que entre los productos que la causan extrema están las pipas de agua, los puros o las pipas, siendo los más perjudiciales los pequeños cigarros y los cigarros convencionales. Así, el médico sostuvo que si no se puede evitar que la gente deje de fumar totalmente, lo que se ha demostrado casi como “imposible”, es importante centrarse en “reducir la toxicidad”, porque “las enfermedades del tabaco” representan un gasto directo solo en Estados Unidos de 170.000 millones de dólares.

Además, indicó que actuar sobre los efectos dañinos del tabaco generarán fácilmente impacto porque estamos hablando de la mayor causa de muerte mundial por un motivo modificable a voluntad de la persona afectada. Son 7,2 millones los muertos por tabaco al año, seguido de 6,8 millones por la mala condición y la contaminación del aire, 4,1 millones por exceso de consumo de sal y sodio, 3,3 millones de fallecidos a causa del alcohol y otro 1,6 millones de muertes por falta de actividad física suficiente. Con ello, estos cuatro motivos representan el “80 por ciento de las muertes prematuras” en el mundo.

TE PUEDE INTERESAR