Familia e infancia

El embarazo, una etapa maravillosa y complicada

La mujer tiene que enfrentarse durante el embarazo y postparto a grandes cambios en su vida

Cambios en el embarazo
Por Isabel Bermúdez Hernández – Psico-up

El embarazo es una etapa maravillosa para la mujer, su pareja y la familia. Un nuevo ser se está gestando en su interior, ¡su cuerpo es capaz de crear vida! ¿Pero en esta etapa sólo suceden cosas bonitas? Seguro que lo primero que te viene en mente si hablamos de los efectos “negativos” del embarazo son: las nauseas, los kilos de más, el cansancio… realmente es lo más evidente y lo que más comentan las mamis. Pero hay otra parte que es menos escuchada, y que, sin embargo, está muy presente en la mayoría de las madres: los miedos y las dudas.

Decidí especializarme en psicología perinatal después de haber sido madre. Me costaba entender, incluso siendo psicóloga, muchas cosas que me pasaban en esos meses de embarazo y tras el parto. Más tarde, leyendo y estudiando a fondo sobre el tema, acabé entendiendo la complejidad que nos supone a las mujeres este proceso en nuestra vida. Los datos estadísticos muestran que una de cada cinco mujeres ha sufrido algún trastorno de salud mental durante el embarazo o postparto.

Hay muchos tipos de miedos o inquietudes que puedes tener en el embarazo: miedo a que el bebé tenga alguna enfermedad, a no saber como criar a tu hijo/a, a no soportar el dolor en el parto, a no gustarle a tu pareja por el cambio de aspecto físico… Puedes llegar a pensar, incluso, que igual no estabas preparada para este paso tan importante y que ya no hay marcha atrás.

Además, la presión social hace que las mujeres no expresen esos sentimientos, ya que se espera de ellas que estén pletóricas, radiantes, ilusionadas… y si no lo están las pueden juzgar como “malas madres”.

Como hemos dicho antes, los cambios físicos están a la vista de todos, pero lo que pocos saben es cómo se transforma el cerebro durante la gestación. Efectivamente, el cerebro sufre transformaciones en los meses de embarazo, estos cambios son positivos. Sirven para preparar a la mujer a afrontar su maternidad y poder atender mejor a su hijo o hija. Esto precisamente es lo que ayudará a forjar el vinculo de apego madre-hijo/a. Un dato curioso es que este apego es tan sólido, que algunas madres pueden llegar a sufrir malestar físico al separase de sus hijos en los primeros meses tras el parto.

Pero no todo acaba en el parto; después de dar a luz, tras un desgaste físico importante, empieza un nuevo camino para la mujer, descubriéndose en una nueva identidad y ocupando la mayoría de sus pensamientos en preocupaciones por el bienestar de su bebé.

Por todo esto he decidido diseñar e impartir unos talleres grupales para mujeres embarazadas, donde hablaremos de esos miedos, veremos algunas técnicas de relajación y afrontación y, sobre todo, lo que me parece más importante, informarlas y prepararlas para esa maravillosa pero complicada etapa de sus vidas.