Coronavirus

En California hay gente que todavía va a surfear

Tinerfeños en Estados Unidos, Francia y Corea del Sur nos hablan de las diferentes medidas que se han tomado (o no se han tomado) en esos países ante el coronavirus

David y Eduardo, con su esposa y su novia, se encuentran ahora en Dallas (Texas) / DA

Que si España ha llegado tarde a la contención del coronavirus, si fuimos tibios en las medidas de confinamiento. La discusión va a seguir siendo permanente, pero fijándonos en lo que pasa alrededor nuestro, parece que pocos han encontrado la solución , tomando caminos diferentes para atajar al bichito que vino de China.

David y Eduardo ( Estados Unidos)

En Estados Unidos, pese al aumento de contagiados, el presidente Donald Trump no ha ordenado el confinamiento, porque “no tiene potestad para ello, es una cuestión de los estados”, señala David, un tinerfeño que fue a Dallas (Texas) hace un mes a una boda y ahora no podrá regresar a España, si lo logra, hasta mediados de abril”. Allí, en Texas, el confinamiento decretado por el juez del condado de Dallas “es suave”, porque la gente sigue yendo a trabajar y hace vida normal, “aunque hay colas en los supermercados”, afirma, recordando que cuando llegó al aeropuerto de Los Angeles, procedente de Barcelona, “un policía, precisamente de origen chino, me preguntó si venía de China, no si traía jamón o vino, la pregunta habitual”.

Eduardo Fernández, otro tinerfeño que realiza un master de ADE en California, indica que “pese a que en el estado se ha ordenado a la gente a no salir de sus casas, en las playas se sigue viendo a surfistas”, porque supone “no se han hecho a la idea del problema”, añadiendo que “a mi no me ha cogido de sorpresa, viendo lo que ocurre en España, donde si se han puesto medidas drásticas. Mi familia me dice que aguante aquí, que no regrese aún porque la situación sigue siendo complicada en España”, afirma el hijo de un odontólogo de Santa Cruz.

 

Luisma Hernández entrena al filial del Daegu y es asesor táctico del primer equipo. / DA

Luisma Hernández (Corea del Sur)

Luisma Hernández, entrenador del Daegu de Corea del Sur, insiste en que “la obediencia es fundamental para entender el ejemplo coreano, que en cuatro semanas han logrado contener el virus, tras unas medidas estrictas, pero que no pararon al país”, afirma mientras ya ha comenzado a entrenar a la espera de reanudar en breve la competición. Luisma está ahora más preocupado por lo que pasa en España, con su familia en Buenavista del Norte, que en Corea. “Trato de ser cauto a nivel personal con este asunto, sobre todo con mis hijos, para no alarmarles”, recordando que su madre se encuentra bien y que curiosamente, cuando llegó el virus a Corea, se encontraba de viaje en Vietnam”.

Samuel Mora, con la declaración jurada que se exige en Francia para salir de casa / DA

Samuel Mora (Francia)

Samuel Mora, de Candelaria, es un joven periodista que vive en un pequeño pueblo cerca de Lille, al norte de Francia, un país que ha comenzado a endurecer las medidas porque “la curva sigue ascendente y se teme un brote parecido a España o Italia”.

Como en España con Pedro Sánchez, en Francia “las criticas van dirigidas a Macron por actuar tarde y mal”, al anunciar el confinamiento desde el lunes 16, “sin que suspendiera las elecciones municipales del día antes”, lo que se le ha criticado duramente. “El problema -dice Samuel- es que los políticos no saben qué hacer, se llevan por lo que le dicen los científicos, muchos de los cuáles hablaban antes de que este virus no dejaba de ser una gripe más, como nosotros los periodistas, que hemos ridiculizado al coronavirus y ahora cambiamos de opinión”, añadiendo que para salir de casa “hace falta firmar una declaración jurada y marcar la opción con lo que vas a hacer, casi las mismas actividades que permiten en España, aunque en Francia si se deja practicar deporte individual”.