nutrición y cocina

Cuatro formas de aprovechar al máximo la fruta en casa

Si la fruta que tienes en casa empieza a ponerse muy madura, no la tires, aprovéchala mejor con estas ideas

La fruta es un alimento que nunca debe faltar en tu alimentación. Es rica en fibra, antioxidantes, vitaminas y minerales. Si bien lo ideal es consumirla fresca, esto no siempre te va a ser posible, pero con un poco de imaginación podrás prepararla de diferentes formas y sacarle mucho partido en tu cocina. Si además la fruta que tienes en casa empieza a ponerse muy madura, no la tires. Evita el desperdicio de comida y aprovéchala mejor con estas ideas que te propongo a continuación.

Smoothies y helados

Uno de los mejores métodos para conservar la fruta en las mejores condiciones es lavarla bien, pelarla, trocearla y luego congelarla. Así, podrás consumir variedades de fruta todo el año aunque no sean de temporada. También, evitarás tirar a la basura la fruta madura y en cualquier momento tendrás una opción a mano para nutrir tu cuerpo y mantener tus defensas en buen estado.

Con la fruta congelada puedes cocinar:

** Batidos o smoothies: La fruta congelada le aportará a tu batido textura, cremosidad y un granizado suave muy interesante y apetecible. Puedes batirla con leche, yogur, bebida de coco o con agua. También puedes añadirle verduras para potenciar aún más sus propiedades. Las espinacas frescas, el pepino y la zanahoria son las más comunes con las que preparar tu batido. Endulza con stevia o con miel y dale un extra de sabor con jengibre fresco.

** Helados: La fruta congelada también será la base para preparar deliciosos helados caseros con ingredientes saludables. Puedes preparar tus helados con nata, yogur o leche y te quedarán muy cremosos. Si los prefieres más ligeros, únicamente usa la fruta. Batir y congelar; más fácil, imposible. Además, la fruta madura es tan dulce que no será necesario añadir endulzante.

Foto de smoothies y batidos con fruta

Mermeladas o compotas

Si la fruta está muy madura, hacer mermelada en casa o compota te será muy útil para evitar desperdicios.

Puedes hacer la compota rápidamente cocinando la fruta o bien en el microondas o cociéndola. Puedes añadirle una rama de canela y piel de limón. No te pases con el azúcar añadido e intenta aprovechar el sabor natural de los alimentos que ya de por sí son dulces. La canela aporta un toque dulce y sabor sin necesidad de añadir azúcar.

Para hacer mermelada casera tendrás que trocear la fruta y cocinarla a fuego lento. Si la conservas en un recipiente de vidrio hermético podrás disfrutarla durante meses en tus desayunos.

Postres caseros

Una de las frutas más deliciosas, pero que más rápidamente se estropea es el plátano. Cuando está muy maduro puedes hacer varias cosas: o bien quitarle la piel, trocearlo y congelarlo para utilizarlo más adelante en smoothies y helados o bien utilizarlo como base para preparar un bizcocho. También puedes usar la compota como base de tus bizcochos y magdalenas.

Ensaladas

La fruta fresca es un topping ideal para las ensaladas. Las fresas, las frambuesas, los melocotones o las naranjas son un complemento perfecto que añadir a tu bol de ensalada en el que no deben faltar las hojas verdes, verduras, frutos secos o semillas y una buena fuente de proteína como el huevo, el atún, el salmón, el pollo o el tofu.

Salsas o aderezos

Prueba a darle una segunda oportunidad a tu fruta usándola para preparar salsas o aderezos como, por ejemplo, una salsa de mango y curry o una salsa de frutos rojos.

El zumo de naranja, la compota o la mermelada aportarán un extra de sabor, nutrientes y frescura a tus ensaladas y platos de carne o pescado.

Son consejos de la nutricionista María Alcázar García como parte de una iniciativa de Diario de Avisos y supermercados Lidl en Canarias para mejorar los hábitos alimenticios de los canarios.