caso tamayazo

Vidina Espino, imputada por hablar de “tamayazo” en Santa Cruz

La diputada y portavoz de Ciudadanos en el Parlamento canario deberá comparecer ante el juez por la querella de Juan Amigó, exdirigente del partido, al que presuntamente acusó de orquestar con malas artes una operación para apoyar al PSOE y desbancar a CC en la Alcaldía capitalina
La diputada regional Vidina Espino ha sido llamada a comparecer en calidad de investigada el próximo día 18 en el Juzgado de Instrucción número 1 de Las Palmas de Gran Canaria.
La diputada regional Vidina Espino ha sido llamada a comparecer en calidad de investigada el próximo día 18 en el Juzgado de Instrucción número 1 de Las Palmas de Gran Canaria.
La diputada regional Vidina Espino ha sido llamada a comparecer en calidad de investigada el próximo día 18 en el Juzgado de Instrucción número 1 de Las Palmas de Gran Canaria.

La actual diputada regional y candidata a la Presidencia del Archipiélago en los comicios de mayo de 2019 por Ciudadanos (Cs), Vidina Espino, ha sido llamada a comparecer en calidad de investigada (imputada) el próximo 18 de marzo a las nueve y media de la mañana en el Juzgado de Instrucción número 1 de Las Palmas de Gran Canaria. Ello es consecuencia de la admisión a trámite de la querella que presentó contra Espino el exsecretario de Organización de Cs en las Islas, Juan Amigó, quien, según el magistrado, pudo ser objeto de una “injuria muy grave” al haber sido acusado de orquestar un “tamayazo” por la también expresentadora de informativos.

El episodio en cuestión tuvo lugar poco tiempo después de las negociaciones de pactos para el Gobierno autonómico, el Cabildo de Tenerife y el Ayuntamiento de la capital chicharrera. Durante ese periodo, Espino se alineó con Coalición Canaria y el Partido Popular, apostando por la suscripción de un acuerdo que mantenía a los nacionalistas en el poder, al menos en los casos de las dos corporaciones locales, pese a las reiteradas promesas electorales que desde Ciudadanos se hicieron durante la campaña sobre la necesidad de dar un giro a la política en Canarias tras décadas de mandatos ininterrumpidos de CC.

CUMPLIR CON LA PALABRA DADA EN CAMPAÑA

En consecuencia con dichas promesas a la ciudadanía, los dos ediles de la formación en el Consistorio santacrucero, Matilde Zambudio y Juan Ramón Lazcano, votaron a favor de la socialista Patricia Hernández como alcaldesa, a fin de desbancar a José Manuel Bermúdez (CC); un movimiento que fue secundado por sus compañeros en el Cabildo, Concepción Rivero y Enrique Arriaga, quienes emitieron un voto favorable hacia el también socialista Pedro Martín en detrimento del coalicionero Carlos Alonso. Ambas actuaciones fueron puestas en cuestión por Vidina Espino, que llegó a declarar a varios medios de comunicación que se trataba, en el caso del municipio, de un “tamayazo” diseñado por el entonces secretario de Organización de Ciudadanos en Canarias, Juan Amigó. O lo que es lo mismo, lo relacionaba con uno de los casos más escandalosos de posible compra de votos acaecido en la política nacional.

A este respecto, cabe recordar que el 30 de junio de 2003 Esperanza Aguirre (Partido Popular) fue elegida contra todo pronóstico presidenta de la Comunidad de Madrid gracias a los votos de dos diputados autonómicos del PSOE que, a última hora, traicionaron a su partido: Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez.

DOBLE RESPUESTA: PENAL Y ORGÁNICA

Sea como fuere, lo cierto es que, ante la ofensiva verbal de su compañera de partido, Amigó decidió reclamar por dos vías: por una parte, mediante una querella (la que ahora ha sido aceptada a trámite); por otra, abriendo un procedimiento de demanda dentro de la formación política.

Este último trámite fue estudiado por la Comisión de Garantías y Valores de Cs, que determinó vulnerados los derechos de Amigó como afiliado, prohibiendo a Espino volver a hablar de “tamayazo” al no ser una terminología ajustada a la realidad de los hechos, y elevando el asunto a la Comisión de Régimen Disciplinario, órgano que dirimirá si procede imponer o no una sanción a la referida diputada regional.

LA INVESTIGACIÓN JUDICIAL COMPROMETE EL FUTURO DE ESPINO EN CIUDADANOS

Cuando el escenario regional era muy difuso y aún se intentaba fraguar un pacto para liderar el Ejecutivo canario por distintas vertientes, precisamente, Vidina Espino, que mostró una posición favorable a cerrar un acuerdo de Gobierno con CC, PP y presumiblemente ASG, puso como condición la cabeza de Fernando Clavijo (investigado por el Caso Grúas), otorgando virtualmente la presidencia a Asier Antona (PP), quien a su vez no aceptó temiendo una trampa por parte de Coalición Canaria.

Sin embargo, el plan diseñado desde CC para mantenerse en el poder regional fracasó de inmediato al recordar Espino que su partido siempre tuvo a gala no llegar a acuerdos con políticos imputados, y que tal norma está considerada como una línea roja para los componentes de la formación naranja. Sin embargo, ahora que ella ha pasado a estarlo por una querella criminal la duda es: ¿seguirá sosteniendo dicha afirmación?

TE RECOMENDAMOS