Economía

Los hoteleros de Canarias se decantan por no abrir antes de tres meses

El Gobierno apuesta por la trazabilidad del cliente y que existan test para los turistas en origen y en el destino isleño

Imagen de un establecimiento                  hotelero en el sur de la Isla. Sergio Méndez
Imagen de un establecimiento hotelero en el sur de la Isla. Sergio Méndez

Un 26% de los alojamientos de Canarias tendrían intención de abrir en los meses inmediatos al confinamiento derivado del coronavirus, mientras que un 74% no lo haría, siendo mayoritaria la respuesta de que aún no se sabe la fecha, pero no será antes de tres meses. Así se desprende de una encuesta realizada por la Consejería de Turismo, a través del Observatorio Turístico de Canarias, con los establecimientos alojativos sobre los planes que manejan tras el periodo de confinamiento.

El sondeo, al que han contestado, de momento, 239 establecimientos hoteleros y extrahoteleros de todas las Islas, con una oferta conjunta de unas 56.000 plazas, muestra que mayoritariamente el sector se decanta por no abrir por lo menos en los meses inmediatos al desconfinamiento.

La consejera de Turismo, Yaiza Castilla, mantuvo ayer un encuentro con los responsables de las patronales turísticas canarias con el objeto de compartir información actualizada de la situación de las empresas del sector y coordinar acciones en relación a la futura apertura de hoteles y apartamentos en las Islas tras el periodo de confinamiento.

Según informó la Consejería, todas las partes estuvieron de acuerdo en que esta apertura no se realice hasta que no se den suficientes garantías de seguridad sanitaria por ambas partes (cliente y destino), por lo que el sector prefiere esperar y no correr para abrir sus hoteles si esta situación no está contemplada, pues hacer lo contrario supondría volver a poner en peligro por la Covid-19. “Prudencia y no correr”, fueron al respecto las palabras empleadas por los representantes de las patronales.

Yaiza Castilla expuso a los responsables de las patronales turísticas que ya se está trabajando desde el Gobierno en el rediseño de procesos de toda la cadena de valor de la actividad turística. “Los equipos de trabajo que permitirán crear los protocolos para cada servicio, minimizando cualquier riesgo con el fin de transmitir seguridad sanitaria, ya se están configurando y esperamos poder desarrollar este trabajo en el mes de mayo para a partir de junio próximo empezar a implantar la estrategia”, anunció. No obstante, advirtió la “absoluta necesidad de la trazabilidad del cliente de forma que garanticemos que haya pruebas y test en destino y pruebas y test en origen”. “Es una acción recíproca y una vez esto esté garantizado podremos abrir, porque ya se abran implementado los nuevos procesos de seguridad en toda nuestra cadena de valor”, dijo.

Esta propuesta, liderada por el Gobierno de Canarias, se hará con la implicación del sector empresarial y la participación de profesionales de cada uno de los servicios prestados a los turistas, desde su llegada al aeropuerto, recogida, transporte hasta el hotel (taxis y guaguas), recepción e identificación en el establecimiento, estado de las habitaciones y procesos de limpieza de las mismas, control de alimentación y bebidas, medidas de distanciamiento social (aforos en restaurantes, bares), uso de hamacas, excursiones, ocio nocturno, alquiler de coches y un largo etcétera de puntos de contacto. Puntos que, según la consejera, “hay que revisar para implantar nuevas formas de hacer las cosas, transmitiendo higiene, seguridad y calidad”.

Ashotel pide test rápidos en los aeropuertos y una app de trazabilidad

La Asociación Hotelera y Extrahotelera de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro (Ashotel) ha pedido la realización de test rápidos a los turistas que decidan viajar al Archipiélago y el desarrollo de aplicaciones móviles de trazabilidad para garantizar la seguridad de residentes y visitantes en la era post Covid-19. Ashotel considera vital que si Canarias es finalmente la primera comunidad autónoma en llevar a cabo el proceso paulatino de desconfinamiento, debe garantizarse absolutamente la seguridad de la población.